MEMORIAS DE GETXO

jueves, 25 de abril de 2013

EL DESARROLLO DEL EUSKERA EN GETXO, LA IKASTOLA SAN NIKOLAS (50 ANIVERSARIO) -I-



El desarrollo del Euskera en Getxo, no se podría entender sin explicar, para quienes no lo vivieron, la pequeña historia de los Precursores, aquellos aitas y amas de la Ikastola San Nikolas de Algorta, que de forma desinteresada con una entrega, hoy dificil de entender, lucharon y abrieron las puertas a la recuperación del Euskera en Getxo y Uribe Kosta, ikastola que hoy esta a punto de celebrar su 50 Aniversario.



Se podria afirmar que este movimiento es la segunda parte del que en su día surgió de “Las Escuelas Vascas de Bizkaia”, escuelas que nacen en 1932 cuando la Federación de Escuelas Vascas “Eusko-lkastola-Batza” tomó la resolución de abrir una serie de centros, alguno de uno de aquellos centros estuvieron localizados en Algorta y en Las Arenas (1.935).



El origen de lo que luego seria la Ikastola San Nikolas, y de varias Ikastolas, formó parte de un hecho fortuito, casi intranscendente en aquel momento, corria el año 1.963, una tarde en una tienda de Bilbao, Gotzon Garamendi se sorprendió al oir hablar en un perfecto euskera, a un niño pequeño, Gotzon preguntó cómo habian conseguido que aquel pequeño tuviera aquel nivel, le explicaron que existian grupos de alumnos, que en casas particulares realizaban los estudios en euskera.



Contactará con Julia Berrojalbiz y Tere Rotaetxe, quienes le prometen enviarles una andereño si consiguen formar un grupo de 8 alumnos. Ese fue el embrión y comienzo de aquella “Ikastola”.



Empezaron con 9 alumnos, las familias fundadoras fueron: Aguirre-Zárate, Aristegi-Anduiza, Azkagorta-Aretxabala, Garamendi-Gárate, Garamendi-Uribe, Gárate-Urretxua, Iturriaga-Zabala, Rekalde-Uriarte, Ceberio-Gárate, en la entrada de la Ikastola, se conseva una placa conmemorativa, (Ver fotografia inferior).



La primera andereño de la Ikastola fue Begoña Abaitua, tenia titulo de Magisterio, sólo impartió sus clases el primer año ya que ganó una beca de canto y fue a estudiar a Alemania, esta andereño recogia a los niños en la estación de Algorta y se dirigia al domicilio asignado para las clases, el curso 1963-64 le sustituyó Itziar Berrojalbiz, con la que aumentarían los alumnos hasta hacer necesaria la contratación de otra andereño, Irene Elizondo, las clases empezaron a impartirse en el domicilio particular de Gotzon Garamendi, en la calle Bolue, antes Travesía de Villamarte.



Los inicios fueron increibles, como le habian planteado a Garamendi que era necesario tener 8 niños y el solo tenia uno, hablo con los amigos y formaron un grupo de 9 niños, no les dijo nada de lo que habia que pagar, por miedo a que alguno se echara atrás, el primer mes lo costeó el, pero ya el segundo mes les dijo “...a esta hay que pagarle...”, se referia a la andreño, el primer año, estuvieron en la casa de Gotzon dos meses, al princio para costear los gastos, se decia cual era el coste, y se pasaba un sobre anonimo, cada familia metia lo que podia, mas tarde se establecieron las cantidades que cada familia debia de aportar.



El segundo año entraron un monton de chavales pequeños, y no sabian donde meterlos, asi que desmonto la sala, sentados en el suelo, contra la pared, cuenta Gotzon que “...me dejaron una mancha de la cocorota en toda la pared...”, las clases en aquellos comienzos se daban, de forma rotativa, en los domicilios de los padres, rotaban mensualmente para no ser detectados, rotaron por las casa de Azkargorta, Lores, Urretxua, aquello empezaba a ser una locura, se juntaban 20 niños en la cocina de una casa, en la que, ya los habitantes de la misma, tenian otros 5 niños, poco a poco se fueron estableciendo pisos fijos, uno de aquellos pisos fijos fue la casa de Enrique Montano. La colaboración de familias, aun sin hijos, fue muy importante, la familia Aldama-Ormaza, ofreció su casa durante un curso. 

 

De esos días merece ser recordada la maestra de las Escuelas de San Martin Dña. Felisa (Viuda de Carnero), que les sellaba las cartillas, y examinaba a los chavales, persona que colaboró calladamente con la Ikastola, tambien con las hermanas Gorostiaga de Getxo, que desde Delegación les apoyaron mucho.



Gotzon Garamendi y Juan Mari Lores el curso 1964-65 viajan a Donosti y conoce la ikastola de Elvira Zipitria, no le convencen las condiciones que en ella se imponían, sólo podian acudir niños de padres euskaldunes y de probado abertzalismo, más tarde contactara con Carlos Santamaría que les muestra la ikastola de Hernani, con Jesús Atxa, del grupo Edili, a juicio de Gotzon Garamendi, el mayor impulsor de las ikastolas y con quien se reunen frecuentemente. 

 

Se constituye un grupo alrededor de Edili con el fin de impulsar las ikastolas en la zona. Por último, la visita al Liceo Santo Tomás y de Karmele Esnal y la observación de los grandes grupos de alumnos que ya no podían ser clandestinos, les incita a adquirir los locales de la calle Bidebarri en Algorta.



Ya, el numero de niños, habia crecio ostensiblemente, pasarian por el chalet de Urretxua, estuvieron dos cursos, en la calle San Nicolás (Bajada del Puerto) y muy pronto a unas lonjas en la calle Bidebarri, que se compraron a nombre de “Inmobiliaria Sarrikobaso”, y que fueron alquiladas a la Ikastola de Algorta.



Comienza el proceso de la legalización en el que José Luis Etxegaray, ya fallecido, juegó un papel importante. En los tiempos de Bidebarri, la normativa establecia que la clases tenian que estar dividas por sexos, asi que acordaron, con la colaboración de los niños, juntarlos, no atendiendo aquella obsoleta norma, eso si cada vez que anunciaban la llegada de la inspección, por el pasillo de atrás, se cambiaban rapidamente de clase, los propios niños sabian a que aula tenian que acudir, para pasar aquel tramite.



La financiación de la Ikastola siguió varias vias, en primer lugar mediante los padres, hacian colectas en el pueblo, “...nos ha apoyado mucha gente...” comenta Juan Mari Lores, incluso con fuerte cantidades de dinero, para hacer los locales de Bidebarri, ellos montaron una empresa de representaciones y dedicaban una parte de los beneficios para las Ikastolas, los primeros Saiokas (libros de euskera) que salieron, los financiaron ellos, hubo algunos vecinos de Getxo que como decia anteriormente, ayudaron con importantes cantidades de dinero, es el caso de los Basterra, Garteiz, Camiña, Galdeano, Basañez.



Montaron una Colonia de Verano en Barria (Araba), en un convento de unas monjas, junto con unos Gipuzkoanos, alli los trabajos fueron totalmente artesanales, con unos perfiles metalicos construyeron la camas, las andereños pensaban “...pero como pueden estar los chiquillos aquí..”, la primera visita que realizaron la amas “...se quedaron horrorizadas de aquellas instalaciones...”, pero habia que improvisar y conseguir que los pequeños tuvieran unas instalaciones en las que pasar aquellas primeras colonias, en aquellas pasaron tres años, luego fueron a Lekaroz.



Aquellos comienzos mezcla de clandestinidad y voluntarismo, corrieron a cargo de cuatro personas de Algorta, Gotzon Garamendi, Ricardo Manzano, Juan Maria Lores y Xabier Azkargorta, llevaban a las andereños a los cursillos a Donosti, se multiplicaban para que aquel proyecto saliera a delante, compaginaban su propia actividad laboral con la vida de la Ikastola.



Para seleccionar a las andereños iban a la Escuela de Magisterio y pedian las listas de las tituladas que habian salido aquel año, asi sabian de que pueblos eran y si sabian euskera, entonces visitaban a todas y las entrevistaban, algunas de aquellas andereños, terminaron su vida laboral en la Ikastola.



Mantenian la actividad escolar entre Bidebarri y el “Chalet de la Belga” de Villamonte, en el triangulo formado por las calles Villamonte, Villaondoeta y Basarrate, en este chalet tenian el parvulario y en Bidebarri los cursos mayores.



El día 11 de junio de 1.969, la Ikastola fue reconocida y autorizada como Centro no oficial de Enseñanza Primaria, contaba con 202 alumnos, un año despues se crearia la Coopertiva, (Ver cuadro de evolución inferior).



El curso 1970-71 comenzó a impartirse la enseñanza preescolar desde los 3 años y el curso 1976-77 se introdujo el B.U.P., al año siguiente se abriría también una guardería para niños de dos años. La primera piedra del actual edificio se puso el 3 de Marzo de 1973. El curso 1982-83 desaparece el B.U.P. que es trasladado al I.B. Getxo III.



En el curso 1989-90 ya existen 2 grupos en guardería infantil, 11 en preescolar y 21 en E.G.B. Desde el curso 1986-87 el descenso demográfico se hace notar con una disminución de alumnos que va a continuar en los próximos años.



La evolución del número de alumnos desde la fundación hasta nuestros días es la siguiente:



  Curso                                                              Número de alumnos

1963-64                                                                            9

1970-71                                                                        338

1980-81                                                                     1.456

1985-86                                                                     1.386

1989-90                                                                     1.226



El movimiento de las Ikastolas fue un movimiento muy extendido, muy universal dentro de cada pueblo, de una gran aceptación popular, fruto del deseo colectivo, que llevó a dejar en los comienzos, en manos de aquel profesorado, aun inesperto, el futuro de todos aquellos niños.


En la proxima entrada incluiré algunas de las actividades del la Ikastola de Algorta, que destacaron por su importacia, incluso internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada