MEMORIAS DE GETXO

jueves, 18 de abril de 2013

DE LA PERLA A IGERETXE -I-


El 6 Octubre 1.886, hace 127 años, nacía en Algorta, sobre la playa de Ereaga el primer Balneario de baños de mar el “Balneario la Perla”. Y mas tarde a traves del primer proyecto del arquitecto Antonio Araluce Ajuria, el “Balneario de Igeretxe” que en 1.913 ocuparia su lugar, uno de los primeros edificios de Bizkaia construido con hormigón armado, hoy reconvertido en un bello y moderno restaurante, que conserva parte del encanto del diseño inicial, y que ya esta a punto de celebrar el centenario de su nacimiento.

Pero antes de este hubo otros que fueron precursores de los Balnearios de Mar, fueron los de interior, la construcción de aquellos grandes balnearios comienza a mediados del Siglo XIX, tras una fase de crecimiento y fulgor, que alcanzaria su cenit entre 1.890 y 1.900, entre los balnerarios de interior estaban los de Alzola, Betelu, Cestona, Santa Agueda y Urberuaga, eran lugares de asueto medicinal, destinados a la corte y sus circulos de nobleza, aunque pronto decaería su uso, dando paso a los de mar, a pesar de que se hallaban en fase embrionaria.

La difusión de sus propiedades y metodos curativos, pronto atrajeron a las élites económicas, la aristocracia hasta entonces era de rango y fortuna modesta en Euskadi, durante la Restauración entre 1. 875 y 1.931 se crearon muchos nuevos títulos, aquellos nuevos nobles, saldrian del mundo de la política, la milícia, en el caso de Bizkaia, de la industria y las finanzas, como fue el caso de Aznar, Sota, Churruca, Chávarri y Urquijo, que tanta influencia tuvieron en la recuperación del pulso económico de las márgenes de la ría en los albores del siglo XX.


Aquella élite disfrutaba de sus veraneos en los palacetes y playa de Portugalete, tras la urbanización y construcción del establecimiento de “Baños de Mar” de Las Arenas (1.888), del asentamiento en aquellos arenales de algunas de las familias mas influyentes, en dicho barrio, pronto atrajeron a los seguidores de aquellos, conformando una nueva clase, que entonces disfrutaba de nuevas sensaciones, como las casetas rodantes de “Ostende”, casetas de baño, que en atención a la estricta moral de la época, acercaban mediante bueyes, a los bañistas hasta la orilla del mar.

Pero la construcción del Puerto exterior del Abra, con la construcción de los diques de contención, fueron poco a poco reduciendo aquella bella y espaciosa playa, iba desde la actual hasta la de Balanar (La Bola), haciendo que el atractivo de aquellas instalaciones fueran decayendo, provocando su traslado a Ereaga. 

 
Sin embargo antes de nacer el “Balneario de Igeretxe” en 1.913, existia ya en 1.887 otro balneario, que naceria piedra a piedra de la propia playa de Ereaga, el 17 de Febrero de 1.887 Antonio Arechavala, vecino de Getxo, solicitaba al consistorio permiso para la extracción de piedra, aprovechando las grandes bajamares, aquellas piedras se extrajeron según sus propias palabras de “...las peñas que estan enfrente, de donde la gente suele bañarse...”, el 3 de Marzo del mismo año el Ayuntamiento concedia el permiso, sujeto a la extracción donde se le indicara y a la obtención del permiso de edificación.

Asi en el exterior de los contramuelles, se iria formando, una nueva instalación de Baños de mar denominada “La Perla”, pabellón balneario situado en la misma playa de Ereaga, proyecto promovido por Antonio Arechavala, que constaba de planta baja (duchas y bañeras) y alta (bañeras y vestidores), sin embargo tuvo una vida corta, ya que en 1.912 se derribó, levantándose cerca el nuevo “Balneario de Igeretxe”.

Las mareas fueron provocando el deterioro de aquellas instalaciones, las ultimas mareas habian arrancado el primer machon de mamposteria e hidraulica, aquella pequeña instalación, con sus casetas a rayas, soportada sobre una pobre estructura de madera, no resistia los embates del mar. 

 
El 11 de Marzo de 1.897, a solicitud de Antonio Arechavala, se instruia el expediente para la cesión de un terreno publico de 126 metros cuadrados, situado en la playa de Ereaga, entre la fuente de la plazuela del mismo nombre y el camino sendero que existia junto al muro de la propiedad de Vicente Suarez, con destino a albergar parte de los utensilios (bañeras) de aquel viejo balneario de baños calientes, de gran concurrencia en la época estival. Por lo que la corporación concedia un rectángulo de 14 mts. de largo por 9 de ancho, situado en aquellos jardines, el plano de aquella pequeña edificación puede observarse (en la fotografia inferior).


Aquella cesión gratuita, solo duraría mientras aquellos terrenos no fueran necesarios para la construcción de equipamientos de interes publico, como compensación Arechavala debería de suministar baños calientes, de forma gratuita, a las personas asiladas en el “Hospital Hospicio del Sagrado Corazón” de Algorta, que lo requirieran por prescripción facultativa.

En 24 de Noviembre de 1.899 el consistorio le conminaría a derribar aquel edificio, tras varios litígios, en los que intervino el Gobernador Civil, finalmente fue derruido, es dificil de saber si debido a intereses de gentes influyentes, ya interesadas en la construcción de un nuevo Balneario.



Asi el 13 de Junio de 1.912, el Arquitecto Antonio de Araluce y Ajuria confeccionó el pliego de condiciones facultativas por el que se iba a regir el contrato para la construcción de un Balneario en la playa de Ereaga. El presupuesto de la obra ascendió a 183.159,94 pesetas, el Balneario fue bautizado como “Balneario de lgeretxe”.

El 10 de Abril de 1.913 se realizaría el proyecto para saneamiento del Balneario de Erega, se estimaba un vertido de 10.848 l/h., las aguas eran conducidas a una “fosa mora”, desde ella por vertedero a un deposito de almacenamiento y desde el eran bombeadas mediante una bomba centrifuga a la red municipal, según se puede apreciar en la foto inferior.

En Junio de 1.912 se realizó una lista de suscriptores del Balneario de Ereaga, la encabezaban Ramón de la Sota, Jose Maria Olavarri, Benigno Chavarri, Horacio Echevarrieta, seguidos de un total de 75 personas y entidades, entre ellas las Sociedades del Tranvia y la de Terrenos de Neguri, con diversas aportaciones económicas, hasta un total de 179.800 pts., componian la élite economica del pais (Ver relación en la foto inferior).


Asi aquel 22 de Junio de 1.912 se dirigian al Exmo. Sr. Ministro de Fomento, planteandole que en el Municipio de Getxo, se hallaba enclavada la playa de Ereaga, de gran concurrencia publica, por lo que se hacia preciso la construcción de un Balneario de moderno diseño, asi mismo se señalaba que con la próxima prolongación de la linea del tranvía, se alcanzaría una mayor afluencia de público, por lo que bien apropiado sería denominar a aquella playa “Playa de Bilbao”, por lo que “...aquel Ayuntamiento se hacía eco de las aspiraciones del vecindario...”, (se referían a las de aquellas elites), para la realización de aquel proyecto, por lo que para cumplir con la Ley de Puertos, se habia instruido aquel expediente y solicitando la autorización. Aquella concesión aparecio publicada en el BOE el 29 de Enero de 1.913.

Se crearon los estatutos de aquella “Sociedad del Balneario de Ereaga”, quedando constituida ante el notario Francisco de Santiago y Marin el 20 de Julio de 1.912, como objetivo consignaban la explotación de aquel Balneario, nacía con un capital social de 200.000 pts., contaba con un consejo de administración cuya composición estaba formada por quienes aparecen en la foto inferior. 


El acta de recepción de aquel Balneario se redactaba el 13 de Enero de 1.913, iba firmada por el Arquitecto Antonio de Araluce, por la Junta de Obras del Puerto por Valentin Gorbeña, por la Jefatura de Obras Publicas por Juan de Churruca y con el Vº Bº del Ingeniero Jefe Sr. Eguidazu, quedando aprovada por la Dirección General de Obras Publicas el 4 de Septiembre de 1.913.

En la proxima entrada continuare con esta historia del Balbeario de Ereaga, que debido a la extensión de la misma, he decidido dividirla en dos entradas, seguire empezando por la descripción de aquel edificio, sus gentes y los habitos de la época.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada