MEMORIAS DE GETXO

lunes, 30 de mayo de 2016

LA TRADICION DE LA FESTIVIDAD DEL CORPUS EN EL PUERTO



La celebración del Día de Corpus Christi se remonta a los años 1192-1258. Festividad de liturgia cristiana, que se celebra 60 días después del Domingo de Resurrección. Fue instituida por el Papa Clemente V en el concilio general de Viena de 1311. En 1317 se promulga una recopilación de leyes por otro Papa Juan XXII, por lo que se extenderá la fiesta a toda la Iglesia.



El Corpus es una tradición festiva que durante más de 150 años ha venido celebrándose en Algorta. Que aparece recogida ya en el libro de actas del Consistorio de Getxo del 10 de junio de 1870. Celebración que tenía su inicio en la Parroquia de San Nikolas de Bari de Algorta. En dicho año se celebró el día 16 de junio. Y que a la salida del templo, como era tradicional, fue acompañada por la banda de música.



Banda que en esas fechas dirigía Idelfonso Arrola, quien solicito ayuda al consistorio para dicha agrupación musical: “...como director de la banda de música de esta localidad, haciendo presente que que con motivo de la próxima festividad del Corpus Christi, se esta ensayando con la intención de solemnizar la procesión que se acostumbra a celebrar en esas fechas...” Eso si, ponía como condición para dicha actuación: “...siempre que el Ayuntamiento remunere con alguna cantidad, por los gastos de luz, copias,...” El consistorio de Getxo tomó en consideración dicha solicitud y acordó abonar, de los fondos municipales, a dicha agrupación con 100 reales.



Festividad que transitaba por un Puerto Viejo de casitas encaladas de inmaculado blanco, con balcones engalanados con rojos geranios. Y que al igual que hoy celebraba por todo lo alto, una fiesta que según un viejo dicho “brilla más que el sol”.



Este año, el domingo 29 de mayo, al igual que años anteriores, ya desde la víspera, ha tenido gran actividad. Al medio día los amigos de “Itxas Egurra Haizean”, procedieron a limpiar la playita del Puerto de cantos rodados. Mientras que en la plazita, al comienzo de la calle Nueva, quedaba expuesta la embarcación “Aixerrota” de 1951, que al día siguiente fue bendecida durante la celebración religiosa, que año tras año, se celebra en la Plaza del Arrantzale. Este año, las embarcaciones de los amigos de la Asociación “Itxas Egurra Haizean”, que se dedican a la recuperación de viejos botes de madera, partieron de la playa de la Bola “Balanar”, hacia el Puerto Viejo en un colorido despliegue de velas.



Como en otras ocasiones, cientos de caras conocidas del pueblo se dieron cita en la Plaza del Arrantzale y en el Etxetxu, haciendo cierto el dicho de que ser un día que brilla más que el sol.

jueves, 26 de mayo de 2016

LAS LEYENDAS DE KAROLO



Eduardo Larrea Echevarria, “Karolo”, el nieto de Jenara, personaje del Puerto Viejo sobre el que ya escribí anteriormente, es uno de los últimos vestigios de un Puerto de aventureros y mareantes, que seguro a nadie deja indiferente. Tiene admiradores y detractores. Quizá todos tengan algo de razón. Sus historias son cuestionadas por unos y ensalzadas por otros, pero es indudable que muchas de sus afirmaciones son rigurosamente ciertas. Personaje polifacético, ha practicado casi todas las facetas relacionadas con el arte. Fue bailarín, cantante, pintor, actor, incluso modelo. También viajero y niño de la guerra.

Al cabo del tiempo de ir narrando sus vivencias, seguramente las ha ido mezclando unas con otras y de sus historias, en muchos casos reales, ha ido confundiendo realidades y fantasías. Y es que, en su maraña de recuerdos salta constantemente de un tema a otro, lo que hace muy difícil distinguir la verdad de la fantasía.




Durante cierto tiempo, algunos miembros de la Productora algorteña “Old Port Films”, de quienes hablaré en una próxima entrada, estuvieron en su casa del Puerto Viejo realizando entrevistas y grabaciones de sus testimonios. En algunos casos lograron confirmar sus afirmaciones, entrevistando a los artistas aludidos, hurgando en filmotecas para encontrar sus imágenes.



Una de estas facetas que él afirma haber realizado, la de actor, es absolutamente cierta si le añadimos el adjetivo “extra”. Porque Eduardo intervino como tal en varias películas del spaghetti western, como “El más fabuloso golpe del Far-West” de Jose Antonio de la Loma. (ver fotografía inferior).


Pero también en una gran producción del 1964, de Henry Hathaway, junto a Jhon Wayne, la película “El fabuloso mundo del circo”. En la fotografía inferior podemos verle junto al mítico interprete del western americano. En esa escena, en la que se estaba hundiendo un barco, Karolo entra en escena como elefante en cacharrería y tapa la imagen del protagonista. Entonces el director montó en cólera y le gritó: “...¿quién es éste? ¡Qué me lo quiten de aquí, qué me ha estropeado el plano...!” Jhon Wayne salió en su defensa diciendo “...No le trates así, que es un buen chico...”.





También lo hizo como extra en otras películas como “¿Dónde vas Alfonso XII?”, cinta española de 1958 del director Luis César Amador, en la que aparece bailando un vals en un salón de palacio. 

Durante su vida en Barcelona asistía a “La Buhardilla”, que era propiedad de Gustavo Smtih, un piso donde se juntaba gente que se dedicaba al teatro, principiantes de las artes escénicas, donde el que sabía cantar, cantaba y el que sabía interpretar, interpretaba. Allí Karolo entabló varias amistades. Una de ellas con la luego gran dama del teatro, una jovencísima Núria Espert. Años más tarde al entrevistarla en su piso de Madrid y mostrarle un video de Karolo sacado en el Puerto Viejo de Algorta, al darle al play y ver su imagen, se le ilumino la cara, le recordó y dijo “...Nos juntábamos en casa de Gustavo Smith, gente muy joven, entre los 16 y 25 años. La actriz Julieta Serrano paso por allí..., !Sí, sí, es él, pero entonces le conocíamos como Eduardo Larrea! Me ayudaba a hacer las replicas en la buhardilla. Era muy ameno, especial, tenía una vena espiritual muy interesante. !Esta lucidísimo!...” Y le dedicó unas palabras muy bonitas de cariño.



En su faceta como modelo basta ver la realizada por el Doctor Carta en Italia. La técnica que utilizó para retratar a Eduardo fue mediante una proyección de la foto tomada previamente y proyectada sobre una sábana, dibujarla como cuando calcábamos de txikis en el cristal de la ventana de nuestras casas. En su época más bohemia se dejo una barba muy larga y en Barcelona, por las Ramblas, era conocido como “El Cristo de las Ramblas”. Sobre la pintura es de sobra conocida sus características, por él llamada, pintura naif. Una de sus exposiciones la realizó en el “Viejo Café” de Algorta. También hizo sus pinitos como cantante, actuando en algunas emisoras bilbaínas.



De sus viajes y andanzas fui testigo de excepción en el año 1973, en la población gerundense “Lloret de Mar”. Allí pude verle, en la playa, con una de sus creaciones, mientras contaba sus fantásticas historias a turistas alemanes. Tuvo su época sudamericana: un familiar había montado un restaurante y estuvo por esos mundos (Chile, Argentina). También lo hizo por Europa (Estocolmo, Dinamarca, Francia, Bélgica, Grecia, Florencia, Nápoles, Suecia, ...).

Como niño de la guerra, con tan solo 8 años fue llevado junto a otros pequeños de Algorta a Iparralde, donde existía una colonia de acogida sostenida por D. Manuel de Intxausti, con 34 niños. Una de las colonias más numerosa era la de Donibane Garazi (Saint Jean Pierd de Port), que al 13 de agosto de 1937, tenía un total de 401 niños acogidos. entre ellos estaba Eduardo.


Y aprovecho la ocasión para mencionar un proyecto que un vecino de Algorta prepara relacionado con el Puerto viejo. Dentro de él, una de las figuras, podríamos decir estelares, es Eduardo Larrea. Este evento (en preparación) recogerá entre otros actos un memorial de sus habitantes “...donde se reconozca a sus gentes, a sus tradicionesdonde recuperar la memoria histórica de éstas y que sea trasladada y asumida por las nuevas generaciones y así garantizar el relevo...” En este acto quieren distinguir a Edu, “Karolo, El Divino” y a la “Comisión de Fiestas”. El cual contará con una exposición de fotos en vinilo, reproducciones de personajes del Puerto, carteles de fiestas, exposición de botes tradicionales. Y diversas actividades creativas como cine, pintura, música, poesía y talleres infantiles. Además de con actividades relacionadas con la gastronomía local. En la fotografía superior podemos ver el programa de festivo que están preparando.



Sirva este pequeño recorrido por la vida de uno de los personajes del Puerto para que algunas de sus historias, a veces cuestionadas, las nuevas generaciones a quienes asaltaba con sus ”fantásticas historias”, sepan que realmente eran vivencias reales.

miércoles, 25 de mayo de 2016

PREMIOS “AIXE GETXO” A LA CULTURA




El Ayuntamiento entregará mañana jueves, 26 de mayo, los premios “Aixe Getxo!” a la Cultura cuyo objetivo es “hacer un reconocimiento a las personas e iniciativas que trabajan en la Cultura en su concepto más amplio: desde las Artes Escénicas a la Educación en Valores; desde la Música Clásica a la Arquitectura o desde la Literatura a la Ciencia y la Innovación” como ha señalado el Alcalde de Getxo, Imanol Landa.


El acto, convertido en el punto de encuentro anual del mundo de la cultura del municipio, dará comienzo a las 20:00 h. en el salón de actos de Fadura.

GALARDONADOS

Un jurado compuesto por seis getxotarras relacionadas con distintos ámbitos de la Cultura, cuatro de ellas mujeres, ha establecido 14 categorías de reconocimiento. Las y los galardonados en 2016 son:

Artes Visuales y Audiovisuales”, Pedro Zarrabeitia, fotógrafo.

Artes plásticas”, Usoa Fullaondo, artista, investigadora y docente .

Artes Escénicas”, Ramón Ibarra, actor.

Música Clásica y Contemporánea”, Mercedes Albaina, titulada Superior en Música y Licenciada en Psicología.

Música Actual”, Alex Blasco, músico profesional, componente de “Malvadillos”.

Literatura”, Esther Zorrozua, escritora.

Diseño”, Serifalaris, encuentro de diseñadores gráficos en Getxo.

Arquitectura y espacio público”, puesta en valor de las Galerías de Punta Begoña.

Cultura en la Educación y Valores”, Gizatiar, asociación socio-cultural de mujeres de Romo-Las Arenas.

Cultura científica e innovadora”, Borja Sorazu, miembro de uno de los equipos experimentales que ha participado en el hallazgo de las ondas gravitacionales.

Patrimonio cultural tangible”, renovación del Skate Park de Las Arenas.

Patrimonio cultural intangible”, Karla Llanos Etxabe, autordelblog “Memorias de Getxo”.

Aixegaztea” para jóvenes promesas, Garamendi, compositor, arreglista y productor musical.

Trayectoria profesional y artística”, Javier Lasa (pintor), y Javier de Solaun, tenor e investigador de la obra del compositor Andrés Isasi.


lunes, 23 de mayo de 2016

EL CUENTO DEL MES DE MAYO DE J. J. RAPHA BILBAO


Aunque con el consabido retraso de siempre, ha salido el cuento del mes de mayo de J. J. Rapha Bilbao.


En esta ocasión la ironía del autor corre por los malos tiempos que nos toca vivir. Sobre todo a los buscadores de empleo, a los licenciados universitarios que ya saben que el camino más corto para colocarse de bombero es doctorarse en ingeniería industrial. Sirva de ejemplo este párrafo del cuento:

“....-¿Don Epifanio es tío de usted?
-Por parte de padre.
-¡Pero, hombre por Dios, tome asiento, tome asiento. Perdone mi indiscreción. ¿Posee algún título universitario?
-Ingeniero Industrial.
-¿Algún otro?
-No.
-Algo es algo. A ver. Desde hace un par de años los ingenieros industriales suelen colocarse por lo general de bomberos. Pero tampoco les hacen ascos las empresas dedicadas a la fontanería. Luego pueden optar a trabajar como gasistas o como plomeros. Yo, sin embargo, aconsejo paciencia. Hay tres profesiones para gente con titulación superior y que sean doctores: modelo, afinador de gaitas y soplador de vidrio. Ahora mismo sé que un taller de Mallorca necesita un soplador de vidrio...”.


jueves, 19 de mayo de 2016

UN POLÍTICO EN LA ARQUITECTURA DE GETXO



Esta entrada que la tenía lista para publicar, coincidió en el tiempo con la publicación del libro “Luis Arana y Goiri, Un arquitecto desconocido”, por lo que decidí dejarla dormir durante un tiempo antes de publicarla. Ahora que he vuelto a recuperarla, trataré en la misma de señalar y enseñar su obra arquitectónica en nuestro municipio a partir de los expedientes municipales, relacionados con sus edificaciones en los distintos barrios. Obra que desarrolló Luis de Arana y Goiri en el Municipio de Getxo desde 1919 hasta 1936.

Pero antes unos pequeños apuntes de su biografía: D. Luis Arana Goiri, nace el 25 de agosto de 1862, en el seno de una familia de armadores, comprometida con el levantamiento Carlista de 1872-73, lo que les lleva a refugiarse en Baiona (Lapurdi), Ciboure y Saint-Jean-de-Luz desde 1873 a 1876. Sus padres fueron D. Santiago de Arana y Ansotegui (1823-1883) y Dña. Pascuala de Goiri y Acha (1824-1888), contrajeron matrimonio el 23 de Noviembre de 1844. De este matrimonio nacerían 8 hijos (Lucila, Francisca, Juan, Dolores, Tiburcia, Paulina, Luis y Sabino). Estudia en el internado de los jesuitas de Orduña y el preparatorio de arquitectura en el colegio de los Jesuitas de Laguardia (Pontevedra) en 1880. La carrera de arquitectura la empieza en Madrid en el curso1881-1882. A la muerte de su padre en 1883, la familia se traslada a Barcelona. Allí Luis continúa sus estudios de arquitectura influido por su profesor de proyectos D. Elies Rogent. En 1888 tras el fallecimiento de su madre, todos regresaron a Bizkaia.

Su actividad profesional, como arquitecto, que se desarrolló entre 1893 y 1936 se vio subordinada en una época a su actividad política. Por lo que caben destacar dos épocas diferenciadas, la primera entre los años 1893-1921 en la que predominará su faceta política, y la segunda entre 1922 y 1936, en la que tuvo un mayor peso la labor arquitectónica, lo que se explica en buena medida por la supresión de las libertades políticas, debido a la dictadura de Primo de Rivera. En la primera fase, en su estilo arquitectónico, imperarían el eclecticismo y el modernismo; y en la segunda el estilo neovasco, el art-déco y el racionalismo.

MUSIQUE AURREKOA Nº 6
(1.924)

En el municipio de Getxo edificó varias viviendas, además de acometer diversa reformas en otras. Y es precisamente en uno de sus barrios, en Algorta (Getxo), donde inicia sus primeros trabajos de arquitectura. Será en 1924 cuando desarrolla su primera edificación, en la calle Muxike Aurrekoa Nº 6, para la familia de D. Juan Llantada, casa que actualmente tiene el nombre de “Zelai-Ondo”, (Ver planos originales y fotografía inferior).

MUSIQUE AURREKOA Nº 6
(1.924)

A esta casa le seguirían otras construcciones en dicha calle:

De 1924 también son: En el Nº 4, en la propiedad de Marcelino Elorriaga. En el Nº 7, en la propiedad de D. Alejandro Elorriga. En los Nº 15, en la propiedad
de D. Eusebio Muñoz, esta casa fue derribada.

De 1925 son: En los Nº 16 y 18, en las propiedades de D. Tomas Gaubeca y D. Jose Aguirre. En el Nº 14, en la propiedad de D. Alfredo Mills.

MUSIQUE AURREKOA Nº 14
(1.925)

De 1930 son: En el Nº 12, en la propiedad de D. Francisco Landeta. En el Nº 13, en la propiedad de Dña. Maria Icaza.

En 1926: En la calle Konporte (Algorta), en los números 12 y 14, realizaría las viviendas propiedad de D. Guillermo Basañez y D. Calixto Igual.

KONPORTE Nº 14
(1.926)

En la calle Kalamua (Romo), en el Nº 13, edificaría las viviendas de D. Clemente Aguirre y D. Norberto Astigarraga.

En la calle Errekagane (Romo), en el Nº 2, edificaría la vivienda de D. Nicasio Magunacelaya.

ERREKAGANE Nº 2
(1.926)

En la calle Zulueta (Neguri), en los números 8 y 10, edificaría las viviendas para D. Tomas Mendiguren.

En la calle Ibaiondo (Romo), en los números 8 y 10, edificaría las viviendas para D. Jose Guillen.

En 1927: En la calle Iturrigorri (Antes Travesia Urkijo) de Areeta-Las Arenas, en el Nº 2, edificaría la vivienda de D. Agustin Basurto.

TRAVESIA URKIJO Nº 2
(1.927)

En la calle Leioako Hiribidea (Neguri), en el Nº 6, edificaría la vivienda de D. Estanislao Sanchez.

En 1928: En la calle Kalamua (Romo), en el Nº 11, edificaría la vivienda de D. Manuel Garcia.

En la calle Errekagane (Romo), en el Nº 4, edificaría la vivienda de D. Juan Alger.
En la calle Caja de Ahorros (Romo), en los números 4, 8 y 10, construiría las viviendas para D. Baldomero Garcia, Miguel Barreiro y D. Francisco Irusta.

En la calle Gobela (Areeta-Las Arensa), en el Nº 19, edificaría la vivienda de D. Casto Ugarte.

GOBELA Nº 19
(1.928)

En 1929: En la calle Amistad (Areeta-Las Arenas), en el Nº 9, edificaría la vivienda de D. Antonio Irureta.

AMISTAD Nº 8
(1.929)

En la calle Kalamua (Romo), en el Nº 7, edificaría la vivienda de D. Eduardo Laria.

En la calle Zulueta (Neguri), en el número 6, edificaría la vivienda de D. Tomás Arechavala.

ZULUETA Nº 6
(1.929)

De 1932 son: En el nº 20, en la propiedad de D. Miguel Inchausti. En el Nº 24, en la propiedad de D. Canuto Astola, esta casa fue derribada.

Desarrollaría su labor arquitectónica por todo Getxo, con diversas edificaciones en Algorta, Andra Mari, Neguri, Las Arenas y Romo, hasta hacer un número de 30 edificios. De ellas, algunas muestras fotográficas y planos originales, acompañan a este articulo:

En 1932: En la calle Amaya de Santa Ana (Areeta-Las Arenas), en el Nº 12 propiedad de D. Ramón Mutiozabal, en este proyecto intervendrían como arquitectos D. Luis Arana Goiri y D. Juan Maria Uribe.

AMAYA Nº 12
(1.932)

D. Luis Arana Goiri falleció en Santurtzi (Bizkaia) el 25 de junio de 1951, cuando estaba cercano a cumplir su 89 onomástica. Hasta aquí un pequeño semblante, con unas pinceladas de su biografía y de la obra arquitectónica que desarrolló en nuestro municipio.


lunes, 16 de mayo de 2016

UN CAMPEÓN EN SU PUEBLO



Entre los clubs de foot-ball de nuestro municipio destacó a principio del siglo XX el Arenas CF, que se codeó con los equipos punteros de la época: el Celta, Iberia, Real Sociedad, Real Unión de Irún, Madrid y Barcelona. Un referente deportivo que a lo largo de su dilatada historia, cuando tan solo era un grupo de amigos, que jugaban en los campos de Lamiako, allá por el año 1901. Entonces no sabían la fama que el conjunto que empezaban a crear llegaría a adquirir.

Sólo me voy a referir a un momento de su historia. Los clubs son recordados por sus victorias, pero sólo a los grandes se les recuerda incluso cuando caen derrotados. El Arenas fue un campeón. Sólo es necesario asomarse a su época de máximo esplendor, entre 1913-1936 para corroborarlo. En su pueblo, fue reconocido por sus grandes victorias, pero también celebrado cuando el cansancio y las lesiones le llevaron a la derrota. Así lo demostraron sus aficionados, su pueblo, su barrio, cuando le recibieron tras perder por 1-0 frente al Real Unión de Irún, en la final del Campeonato de España de foot-ball en 1927. Tras un duro encuentro, con las condiciones físicas mermadas por ambos equipos, en el campo de Torrero de la S.D. Iberia de Zaragoza.

Arenas CF 1927

Los prolegómenos de aquella épica habían comenzado antes, pero para esta historia se iniciaron un sábado 14 de mayo de 1927, día en el que se celebró una romería por la noche para homenajear al equipo “Muelleco” en el vecino barrio de Algorta. Y deseosos de aplaudir a su equipo, decidieron celebrar otra, fuera cual fuese el resultado, el lunes día 16 por la noche, en la “Plaza del Transbordador” (Puente Bizkaia), mediante carteles que se iban a colocar en la misma.

Tras una larga y penosa competición, el Arenas había conseguido eliminar a sus más fuertes rivales: el Iberia, la Real Sociedad, Celta y el Barcelona en semifinales. La prensa decía sobre la final que se iba a celebrar: “...Deshechos ambos equipos a consecuencia de las durísimas jornadas sostenidas para llegar al puesto de finalistas, con varias bajas en sus filas...” Además el equipo getxotarra jugaba sin dos de sus figuras más emblemáticas: “Vallana” y “Careaga”. Respecto del Arenas decía uno de los diarios bilbainos: “...Sus muchachos han ido dejando sus arrestos y sus fuerzas a lo largo de ese doloroso “vía crucis” que ha sido esta competición, !gloriosa gesta!, bien merecían un triunfo final...” Desde la víspera el ambiente se había caldeado, la prensa bilbaina decía: “...existe una enorme animación. Todos los hoteles de Zaragoza están completamente abarrotados...”, también las entradas al campo. Los jugadores de Las Arenas llegaron en el tren correo de las nueve de la noche, hospedándose en el zaragozano “Hotel Oriente”.

Real Unión de Irun 1927

El partido, a decir de la prensa de la época, resultó: “...de escasa brillantez, pero emocionante hasta el último minuto...” Que no concluiría hasta los 117 minutos de juego, con la victoria del real Unión de Irún por 1-0. Decir sobre los jugadores del equipo arenero lo que el diario deportivo Excelsior comentaba en su primera plana del 17 de mayo de 1927: “...Una y otra vez llegaban los delanteros del Real Unión a la puerta del Arenas..., Jauregui estaba allí, que es lo mismo que decir que no pasaba nada. Como pilar de la defensa Llantada !Qué gran zaguero internacional para la próxima temporada! El momento de mayor emoción fue un penalty cuando faltaban siete minutos para que terminara el tiempo reglamentario. René lo tiró fuerte, a la derecha y Jauregui hizo una de las más formidables paradas que hemos visto....”. Finalmente sería un chut del delantero Echeveste, del Real Unión de Irún, quien en el minuto 117, lograría batir la portería de Jauregui haciéndose con la Copa. El equipo titular del Arenas estaba compuesto por: Jauregui (Portero), Llantada y Crispulo Sesumaga; Laña, Urresti y Fidel Sesumaga; Anduiza, Rivero, Yermo, Gurruchaga y Robus. Los suplentes Mateo y Delicado, y los titulares “Monacho” Careaga y “Perico” Vallana, estaban el primero lesionado, y el segundo, convaleciente de una grave operación.


Como estaba anunciado, el lunes día 16, por la noche, se celebró la romería en la plaza del transbordador. Romería que fue animada por la Banda de Portugalete, ya que la de Getxo tuvo que acudir a Dos Caminos. A las siete de la tarde llegaron a Dos Caminos, donde se encontraba ya organizada la comitiva, donde desde minutos antes les esperaban los coches preparados para conducir a los jugadores hasta Las Arenas.

Camino de Bilbao se les fueron agregando muchos coches y camiones que habían acudido retrasados a recibirlos. En la Ribera se encontraron con el autobús que conducía a la Banda de música de Getxo, la cual se colocó al frente de la comitiva hasta llegar a Las Arenas. A su paso por Bilbao fueron recibidos en medio de atronadores vítores, aclamaciones y aplausos, especialmente a su paso por el Arriaga y el Arenal. Por toda la ribera del Nervión fueron aclamados como auténticos campeones por aficionados que llenaban las aceras de los pueblos rivereños. La llegada al barrio de Las Arenas se produjo a las ocho y media de la noche. Todos los balcones del barrio aparecían engalanados por colgantes y banderas rojinegras. La multitud, a lo largo del recorrido, les brindó una calurosa acogida con vítores y aplausos. Desde el Puente Bizkaia se lanzaron coloridos fuegos de artificio, así como ruidosas bombas que anunciaban la llega del equipo. Al entrar en la plaza fueron recibidos a los sones de un alegre pasacalles interpretado por la Banda de Portugalete, que ocupaba el quiosco de la música. Para darnos una idea de aquel recibimiento decir que: “...por la Plaza del transbordador desfilaron setenta y cuatro vehículos. En ellos figuraban representantes de los Clubs Athletic, Cantabria. Deportivo de Lejona, Club Deportivo de Bilbao y otras entidades...”. La música duro desde las 19 hasta 21 horas, en medio de una gran asistencia de enfervorizado público, deseoso de homenajear a su equipo, que esperaba la llegada de sus ídolos.



Pero no solo fue la fiesta y el recibimiento. La afición arenera acordó para recibir a sus jugadores, como auténticos triunfadores, mediante el bando “Vecinos de Las arenas”, en el que se llamaba al recibimiento al Club de sus amores. En él, entre otras, se decían las siguientes frases: “...Hoy llegan los que lucharon como titanes..., peleando como gigantes, la fortuna les abandonó en el supremo instante..., fueron dignos de que la victoria coronase sus esfuerzos..., Loor a los vencedores..., no es gran virtud sumarse a los triunfadores. Si lo es no abandonar a los vencidos... Hoy llegan..., acudid a recibir a los que son dignos acreedores de los aplausos...” Pocas veces un sentimiento deportivo habrá logrado más adeptos. El pueblo entero se juntó para recibir a sus héroes en un día memorable para la historia del Arenas CF. El bando citado aparece recogido sobre estas líneas. Deseo agradecer a Javier Muro este documento y su ayuda para realizar la entrada.

jueves, 12 de mayo de 2016

SAN ISIDRO UNA FIESTA DE LABRADORES, CASI NUEVA EN GETXO



Al igual que otras celebraciones festivas, no todas de origen antiguo, San Isidro, al igual que Santiago, se puede considerar de nueva tradición. Era San Isidro una festividad atribuida a los labradores que, sin embargo, en Getxo (Andra Mari), no aparece en sus carteles y/o expedientes municipales hasta bien entrado el siglo XX. En el siglo anterior, a lo largo de 1.800, se celebraban las fiestas de “Las Arenas y Algorta”, como lo acredita un cartel de 1.888, y durante el mes de agosto en Andra Mari. En 1897 se produjo una petición de los vecinos al consistorio para que se celebraran competiciones de arrastre de piedra en la campa de la iglesia para diversión del barrio.


Según los expedientes existentes en el Archivo Municipal relacionados con las fiestas de Getxo, las celebraciones se limitaban a los meses de julio y agosto. Lo mismo sucederá a lo largo de la primera decena del Siglo XX, ya que en el barrio de Andra Mari se celebraban las fiestas de La Asunción de Santa María, San Roque y el Ángel de la Guarda (1.925) durante los meses de Agosto y Octubre. Celebraciones que ya en el tríptico de festejos de 1.925 van extendiéndose dando lugar a un amplio programa festivo en los barrios de Las Arenas, Algorta y Andra Mari.


El 15 de mayo de 1.927 se celebraba la festividad con un concurso de ganado, al que asistió la corporación en pleno. Tras la misa de rigor, en la que ofreció el sermón el Trinitario del convento de Algorta Padre Lucio, dedicada al santo del día, las autoridades se dirigieron a la feria. Allí llamó la atención un novillo de veintitrés meses, nacido en Andra Mari, propiedad de don José de Ia Cruz. También otro, de raza suiza, que lo presentaba el vecino de Neguri D. Fermín de Oyarbide. El jurado fue presidido por el primer teniente de Alcalde D. Armando Artolozaga. En dicho concurso se entregaron los siguientes premios: dos premios de honor a D. José Urresti por la vaca “Goldi” y un lote de nueve cabezas de ganado. Se concedieron otros premios a los Sres. D. Fermín Arbide, D. José Urresti (que en total obtuvo seis premios), D. Valentín Celaya (que obtuvo cinco), D. Cándido Silva, D. Juan Abaroa, D. Pedro Goiri, D. Vicente Aguirre, D. Francisco Aldecoa y D. José Izcoa. La banda de música municipal fue la encargada de animar a los jóvenes del barrio. 


Pero aún tardaría en aparecer en una programación una referencia a San Isidro. Lo iba a hacer 10 años más tarde, en las de 1.935, año en el que ya aparecen recogidas en un espléndido programa festivo. Y no volverán a aparecer contempladas hasta que en un cartel de 1.950 lo hagan anunciando unas pruebas de arrastre de piedra.


Este año, tal y como podemos ver en el cartel que la comisión de fiestas a elaborado, las fiestas se celebrarán desde el 1 al 15 de mayo, con un programa que incluye actividades infantiles, música para los más jóvenes, comida popular, dantzas de Itxas Argia en el polideportivo municipal, azoka en el parking, pelota y las siempre presentes idi probak.


Esta celebración, en general, siempre ha estado ligada a actividades agrícolas y ganaderas, y durante años fue auspiciada por la Cooperativa Agrícola y Ganadera de Getxo con el patrocinio de Ayuntamiento, y en la actualidad podemos disfrutar de la misma gracias al incansable trabajo de la Comisión de Fiestas.


lunes, 9 de mayo de 2016

LA BAJADA DE ARRIGUNAGA Y LA PLAYA DE AREATXU



Los años 1866-1868 fueron para Getxo el comienzo de una intensa actividad urbanizadora. Se trabajaba en crear nuevos caminos peatonales, plazas y fuentes. Una de esas obras para acceder a una de nuestras playas nos sirve para conocer el nombre que se utilizaba para denominar a uno de los rincones preferidos por muchos vecinos de Algorta y Getxo (Andra Mari), la “Playa de Areatxu” (Arrigunaga en una de sus zonas).

Según lo recogido en el libro de decretos de 1866-1868, el día 30 de abril de 1867 se daba lectura en un pleno del escrito remitido por varios vecinos, solicitando por las razones que exponían en el mismo, la ejecución de un camino para bajar a la “Playa de Areachu”. El pleno facultó al segundo teniente de Alcalde D. Martín Berreteaga y al regidor D. Francisco Sarria para visitar el terreno y presentar un presupuesto para que el consistorio pudiera tomar una decisión.



Para poder acometer esa y otras obras, se solicitó la ayuda de varios vecinos con economías saneadas. El 30 de septiembre de 1867 se reunía el pleno municipal junto a varios de esos bienhechores, los cuales lo hacían bajo la figura de vecinos asociados. Aquella convocatoria se hacía de acuerdo con lo establecido en la ley de desamortización: “...el alcalde, previa deliberación del ayuntamiento con un número igual de los mayores contribuyentes de los pueblos pueden invertir..., en obras de utilidad común...” Entre los convocados se encontraban: Juan Antonio de Zubiaga, José Antonio de Cortina, Victoriano Sarria, Luciano Alday, Juan Ramón Cortina, Pedro Goicoechea, Jose Ramón Menchaca, Juan Ignacio de Sarria, Antonio Arrigunaga, Miguel Eguia Villavaso, Ignacio Meñaca, León Aguirre, Cipriano Urquiola, Juan Bautista Cortina Piñaga, Juan Antonio Menchaca, Juan Ramón Mugica, Santiago Zubiaguirre, Juan Bautista Zalduondo, Jose Ramón Ibarra, Andres Cortina Arana, Juan Antonio Goñia, Juan Ramón Aldecoa, Juan Antonio Basagoiti y Juan Bautista Basagoiti.



Dentro de las obras que se pensaban realizar en octubre de 1867, se encontraban las siguientes: Un camino para carruajes desde “Mantequena” (que se hallaba próxima a San Nikolas), hasta la taberna del Ángel de Getxo, el cual pasaba frente a “Mujica Aurrecoa”, por detrás de la Iglesia nueva (San Nikolas). Una fuente en Satistegi. El lavadero y fuente de Aretxondo, la reparación de la Plaza de San Nikolas, nueva plazuela frente a “Jardingana”, la reparación de las escaleras de la iglesia vieja de San Nikolas; Una plazuela en la Avanzada y reparación de la de “Alangüetas”. La reparación de todas las fuentes del municipio. Un camino de veinticuatro pies de ancho que iba desde las inmediaciones de la casa “Jauregui” hasta el faro de la Galea. Dentro de la obra del camino para carruajes desde “Mantaquena” hasta la taberna del Ángel de Getxo se contemplaba realizar un ramal hasta la playa de “Areachu” (al referirse a esta playa, lo hacían denominando así a la zona izquierda, junto a Abasota, de la playa de Arrigunaga). Ya en 1853 en un expediente municipal se hablaba de: “...de un terreno común en el termino de Areachugana...”, lugar que se encontraba sobre dicha playa.



Hasta aquí una pequeña referencia a los comienzos de la urbanización del barrio de Algorta, la bajada de Arrigunaga y la playa de Areatxu.



jueves, 5 de mayo de 2016

UN CISNE LLORÓ SOBRE EREAGA



Los temporales y los naufragios se han sucedido sobre nuestras playas, en la barra de Portugalete o en las escolleras de nuestro litoral. Muchos de esos naufragios tenían nombre de mujer, desde el “Ntra. Sra. de Begoña” (1.715), el “Ntra. Sra. del Carmen” (1.795), el bergantín-goleta “Emilia” (1.860), la corbeta “Linda” (1.862), el vapor “Rita” (1.863), la barcaza “Fermina” (1.880), o con un nombre de tan sugerente actualidad como el vapor “Corina” (1.889); el bergantín-goleta “Dolores” (1.900), la goleta “María Gabriela” (1.915), el paquebote “Maria Mercedes” (1924) y el carguero “Iciar” (1.936).

Pero el único naufragio con un nombre de analogías míticas fue “El Cisne”, y como si de una premonición se tratara, ese nombre asociado al dios Apolo, de cuya leyenda decían que cantaba dulcemente antes de morir. La embarcación del mismo nombre, un velero que en 1.925 en medio de un ensordecedor temporal, dejaba oír su último estertor fúnebre, terminaba con sus restos esparcidos sobre la playa de Ereaga.

La prensa de la época titulaba: “...Desaparece en el naufragio la tripulación...” El sábado 21 de febrero de 1.925, por la tarde, se desató un impresionante temporal; el ambiente reinante era de intranquilidad y rápidamente iba adquiriendo tintes alarmantes: la mar embravecida, la lluvia intensa y torrencial daban la sensación de estar desatándose un auténtico huracán, que se aproximaba peligroso hacia la costa. Las olas se batían furiosas sobre el contramuelle y acantilados. En Las Arenas el potente viento dificultaba la escasa circulación. Los dueños de las embarcaciones doblaron sus amarras en el puerto.
A media tarde, el torrero de señales (vigía del puerto), dio aviso de haber oteado un velero zarandeado por el viento que trataba de ganar la entrada. Mientras el barco era zarandeado por el fuerte oleaje, los prácticos del puerto salieron en su ayuda. También acudió en su ayuda el remolcador de la compañía Sota y Aznar “Ariz-Mendi”. Para evitar las peligrosas acometidas del huracán el velero echó el ancla. Todos los esfuerzos de la tripulación resultaron estériles, la embarcación fue empujada hacia el contramuelle de Punta Begoña, y a pesar de los esfuerzos de sus tripulantes, las fuertes olas alejaron la embarcación mar adentro, quedando prácticamente destrozada, desapareciendo frente a la playa de Ereaga. Fueron varias las personas que vieron el terrible suceso y se hacían cábalas sobre el nombre de la embarcación siniestrada.

El Alcalde de Getxo, al anochecer, enviaba un telegrama al Gobernador Civil, en el que le daba cuenta del siniestro y apuntaba la suposición de que se tratara del velero “El cisne”. La Ayudantía de Marina de Portugalete tampoco pudo confirmar la identidad de la nave siniestrada, por lo que procedieron a dar aviso a los armadores. El paquebote “El Cisne” con matricula de la Coruña había salido de Gijón con un cargamento de carbón. Su tripulación constaba de 5 hombres, y se ignoraba su situación, aunque el temporal, el estado en que se vio el casco de velero y la forma en que fue lanzado contra el muelle, hacían presagiar lo peor. Además, la estación de salvamento de Arriluze, lanzó varios cohetes que no tuvieron contestación por parte de los naúfragos.


Aquel percance estuvo a punto de cobrarse otras vidas, ya que el “Arinda-Mendi” de la casa Sota y Aznar, que llegaba al Abra procedente de Sagunto, al realizar una maniobra en el puerto exterior, fue lanzado por un fuerte golpe de mar y viento contra las rocas, viéndose obligado a varar. Afortunadamente en este caso, dos remolcadores de la misma compañía, que acudieron en su auxilio lograron ponerlo a flote, y para el anochecer conseguía entrar en la ría. Dos días más tarde adquiría seguridad la impresión de que la embarcación siniestrada en la playa de Eeraga era “El Cisne”, ya que entre los restos, que más tarde quedaron diseminados sobre dicha playa, aparecieron un tablón en el que se podía leer dicho nombre con el aditamento de “La Coruña”. Sus despojos estaban diseminados sobre la arena de la playa, entre Igeretxe y el contramuelle de Arriluze. Como se puede observar en la fotografía de cabecera, eran muchos los curiosos que acudieron a ver sus restos.

El pailebote “El Cisne” era propiedad de los señores Acorme, de la Coruña, y venía de Avilés con un cargamento de carbón, consignado por Acha y Arregui. Lo capitaneaba el patrón José Vidal y tenía una tripulación de cinco marineros. A mediados de marzo la mar seguía dejando en la arena alguno de los cadáveres de aquellos infortunados marineros.