MEMORIAS DE GETXO

viernes, 19 de abril de 2013

DE LA PERLA A IGERETXE y -II-


Continuando con la entrada de la historia de Igeretxe, continuo con la misma, en el punto que dejé la anterior entrada, con ella finalizo, lo referido a la vida de aquel Balneario, hoy Hotel, con la seguridad de que habra nuevos aspectos que descubrir, pero sirvan estas lineas, para recordarlo en su centenario.

La descripción que se hacia de aquel edificio, el 20 de Diciembre de 1.913, era la siguiente:

La Planta baja, con su distribución de cuerpo central y dos laterales, tenia en su cuerpo central la sala de maquinas, lavadero y secadero, 42 cabinas, cocina, despensa, departamento para material de salvamento y dos escaleras para acceso a los cuerpos laterales.



La Planta principal comunicaba directamente con el muelle-carretera por medio de un puente de hormigón armado, y estaba distribuida en vestibulo, hall y salón en el cuerpo central, con pasillos que partian del hall hacia los cuerpos laterales, en cada uno de aquellos cuerpos había, dos grupos de cuartos de baño para baños calientes, un grupo de retretes y lavabos, una terraza cubierta, escalera de comunicación con la planta baja y otra que comunicaba con el segundo piso, una sala de chorros y duchas, un botiquin, un reservado, un salón restaurante y dos salas de espera.


La Planta segunda se distribuia en sala de lecturas, dos departamentos, patio central cubierto y dos grandes terrazas laterales.

La Planta tercera estaba distribuida en huecos para la administración y depósitos de agua.

Es digna de transcribir, la descripción que del local realizó en su “Historia de Getxo” el Trinitario Carlos Mª Zabala, “...Todo el personal estaba uniformado, las mujeres, que atendían a los bañistas, llevaban traje azul claro, delantal y cofia blancos, las camareras vestían de negro, con delantal y cofia blancos, perfectamente almidonados. El “bañero” tenía un peculiar atuendo, los botones, parecían marinos de un yate, con jersey blanco, con escarapela del establecimiento, con pantalón azul marino.

La mayor y más distinguida clientela veraniega concurría al balneario a partir de las once de la mañana, a esa hora comenzaba la orquesta su concierto, que duraba hasta la una, mientras, se tomaban el vermout, algunos se bañaban en el mar. 

 
Más frecuenre era el paseo de las damas, lo aprovechaban para exhibir los últimos modelos de sombrillas, por ta larde era escasa la concurrencia. En los domingos y fiestas, con buen riempo, no faltaban quienes se acercaban a pasar el tiempo y merendar chocolate con bizcochos o mantecado con barquillos, durante los meses de verano funcionaba un servico de tranvías que salía frente al Puente de Bizkaia, en Las Arenas, y llegaba hasta la puerta del Balneario...”.

Incluso un Semanario Chirene de la época “Sinsorgo”, dedicaba el 3 de Julio de 1.913 su portada al Balneario de Ereaga (ver foto inferior).


Las dificultades económicas de aquella sociedad comenzaron antes de concluir las obras, el 16 de Abril de 1.914 la Junta General de Accionistas del Balnerio acordaba la venta en publica subasta y como consecuencia la liquidación de la sociedad, el 12 de Mayo de 1.914 era adjudicada aquella subasta al medico de Getxo Jose Antonio Galdiz Mendiola, en nombre de la “Sociedad Anonima Iguereche” en el precio de 130.000 pts., en las condiciones de aquella venta se incluia la cláusula de que “...dicho edificio no podria ser destinado a otro objeto que balneario, y que el Ayuntamiento de Getxo podria exigir el cumplimiento de dicha obligación, restringirla, ampliarla, modificarla o rescindirla cuando proceda...”.


Se suceden una serie de nuevas escrituras el 7 de Octubre de 1.925 la Sociedad Anonima Iguereche vende el Balneario y la concesión administrativa a Dña Petra Moratinos; El 11 de Junio de 1.927 se vuelve a escriturar a nombre de la “Sociedad Anonima Playa de Algorta”, esta vez la escritura se otorga a Jose Maria Fernandez Cervera y su esposa Petra Moratinos Garcia; El 17 de Noviembre de 1.927 Jose Maria Fernandez Cervera solicita como Director Gerente de “Playa de Ereaga S.A.”, que se considerara a esa sociedad como concesionario del balneario; Sin embargo el Director General de Obras Publicas el 24 de enero de 1.928, resolvia que “...los testimonios que presentaba el Director Gerente eran inadmisibles para justificar las sucesivas sucesiones, por no estar reintegradas...., ….que se precisaban las primeras copias de las escrituras testimoniadas....., ….debiendo ser las mismas previamente reintegradas y presentada en la oficina liquidadora del impuesto de derechos reales..., ….que habria que acreditarse en forma, mediante documento que reuna aquellos requisitos, la cesión del Balneario y la concesión por el Ayuntamiento de Getxo a la “Sociedad Anonima Balneario de Ereaga”...”, en todo ello se podía percibir que algo, no muy claro, estaba sucediendo en aquel negocio.


En Junio de 1.930 la administración del Balneario instaló unos depósitos de agua que sobresalían ostensiblemente, para ocultarlos montó unas vallas de madera, no obstante el Ayuntamiento de Getxo el dia 2 de Junio le requeria la retirada inmediata de aquellas instalaciones.

El administrador del Balneario justificaba las obras emprendidas argumentando que:

Que la construcción de aquel nuevo depósito, con forma de faro, era para poder atender los servicios de duchas y chorros de presión, en el, se habia instalado una pequeña chimenea, del del hervidor del extractor de algas, tubo que quedaba disimulado con la colocación del mastil de una antena (ver foto inferior).


Asi mismo justificaba la instación de las vallas de madera, para que ciertas pacientes pudieran utilizar, para su curación, los baños de sol, estando amparadas “...de toda discreción y dentro de una perfecta moralidad...”, ademas justificaba la instalación de tendederos de ropa, para el secado e higienización de la misma, que a pesar de eran visualizos desde las zonas altas del pueblo, en que se venia utilizando el mismo sistema en el Hotel Inglaterra de Bilbao, sin que los vecinos de la villa se escandalizasen.

Despues de varios intercambios epistolares, finalmente y con algunos pequeños cambios, el Ayuntamiento autorizaría aquellas obras.

Durante los veranos, entre las columnas de la parte inferior del edificio, se venia instalando un servicio de bar, el 30 de Mayo de 1.934, el administrador Jose Maria Fernandez Cervera, solicitaba al Ayuntamiento la licencia para instalar de forma permanente aquel bar, aquel espacio habia estado desde su creación a disposición del publico, para guarecerse cuando la lluvia y otras inclemencias metereológicas lo aconsejaban, el consistorio terminaría denegando aquella instalación. Aquella denegación llevó a un pleito ante los tribunales que finalmente fallaron a favor del Ayuntamiento el 6 de Noviembre de 1.946.


A partir del año 1936, el desenvolvimiento del mencionado Balneario fue deteriorándose hasta el extremo de ser destinado a Sala de Fiestas, dándole una orientación tolalmente opuesta a la de su primera etapa de construcción.

En enero de 1.954, la escalinata en forma de puente, para el acceso al Balneario, seria sustituida por unas escaleras laterales, que actualmente existen, para el acceso al vestibulo del Hotel (ver foto inferior).


Tras varios contenciosos con la “Sociedad Anonima Balneario de Ereaga”, el 17 de Diciembre de 1.958, por Orden Ministerial se declaraba la caducidad de la concesion otorgada al Ayuntamiento de Getxo el 13 de enero de 1.913, para establecer un balneario en la playa de Ereaga.

El Balneario, hoy reconvertido en Hotel Igeretxe, tuvo una vida social que le llevó a celebrar por iniciativa del Ayuntamiento de Getxo el 10 de Septiembre de 1928, un Festival Benefico para el Hospital-Hospicio (ver entrada del martes 20 de diciembre de 2011), el proximo 14 de Junio, para celebrar el centenario de su creación, los actuales administradores, plantean realizar un “remake”, que como un “flashback” de aquella época, una ambas celebraciones, con la “I Verbena Solidaria” del nuevo Hotel Igeretxe, una fiesta a beneficio de Caritas Diocesana.


Hasta aquí una pequeña pincelada de la historia de este historico edificio, que permanece entre nosotros, como una de las joyas de la arquitectura popular vasca, en el que muchos Getxotarras que hoy peinan canas, pasaron aquellas tardes de domingo bailando en sus bellos salones, que fueron bautizados con los nombres de elementos tan emblematicos como “Grúa Titán” y “Portu Zaharra”.

3 comentarios:

  1. Interesantísimo y entrañable. Muchas gracias y beti aurrera.

    ResponderEliminar
  2. he encontrado una moneda, entre una bolsa de monedas antiguas que me dio mi padre, una moneda de aluminio de 50 centimos que por una cara pone balneario de ereaga, ¿ sabe si hubo algun tipo de ficha o algo así para alquilar casetas o ir a los baños?

    ResponderEliminar
  3. Por lo que he encontrado respecto del Hotel Tamarises, parece que era algo, mas o menos, habitual en la época. Así que es fácil de suponer que esos hábitos se repetían en los diferentes establecimientos hoteleros de al zona.

    ResponderEliminar