MEMORIAS DE GETXO

martes, 5 de febrero de 2013

UNA EXPERIENCIA PIONERA,LA DISCOTECA SIN ALCOHOL EN ANDRA MARI



La Discoteca Pública de Andra Mari fue en su día una experiencia inédita y pionera, abrió sus puertas en Diciembre de 1.989, consiguió en poco tiempo la accesión de multitud de jovenes, ávidos de un lugar barato, donde poder relacionarse y divertirse.

Fué una de esas ideas que surgieron desde el Aula dentro del proyecto “Asteburua”, que consistia en convertir las Aulas de Cultura en lugares de encuentro, dentro del equipo de gestión, aunque habia mas gente en esos momentos, quienes lanzaron la iniciativa fueron Eugenio Gandiaga y Marta Herrera.


Uno de los fundamentos de aquella incipiente iniciativa era, como poner en marcha una actividad de baile sin alcohol, para la gente mas joven del Municipio, el poder trabajar por la diversión sin alcohol les pareció muy interesante. Al principio pensaron que era algo que podia no tener mucho éxito, asi que empezaron la actividad en el probadero de Andra Mari.

Pronto comprobarian que habian infravalorado la iniciativa, su éxito fue incuestionable, mas de 200 jovenes abarrotaron las inmediaciones, deseosos de diversión y nuevas experiencias, para muchos iba a ser la primera experiencia de sus vidas, llegaban de los pueblos mas cercanos (Leioa, Sopela, Erandio), tambien de Bilbao, Portugalete y Santurtzi.


El trabajo en el carrejo del probadero era penoso, tenian que barrer, recoger y limpiar las instalaciones, hacer aquella limpieza, entre cantos rodados, era muy costoso, asi que empezaron a colocar moqueta, ademas al no ser el suelo muy estable, habia que colocar algo que impidiera que se pudieran producir lesiones entre los animados bailarines.

Contrataron a una empresa de eventos musicales de Gernika cuyo nombre era Radmatad, ellos se encargaban, del Disjokey y de seleccionar la musica, para poder realizar aquella actividad, contrataban tambien, al lo que entoces llamaban “trompos”, era chavas y chavales que trabajaban para el Aula de Cultura, con unos contartos a tiempo parcial, y durante unas horas controlaban la discoteca, desde la venta de entradas, coordinar las entradas y salidas, control de la zona de cuartos de baño, vestuarios, todos los servicios que aquella discoteca requeria.


Tuvo un pequeño paron con motivo de las Navidades y enseguida, el 6 de Enero, volvió a abrir sus puertas, cada sabado el numero de chavales iba en aumento, por lo que se tuvo que trasladar al fronton del Polideportivo anexo al probadero de Getxo.

Enseguida esta experiencia sobrepaso las espectativas de los promotores, la afluencia iba increschendo, fueron mas de 1.500 jovenes los que hicieron uso de aquellas instalaciones, según fuentes de la propia Aula de Cultura, en el año 1.991, afirmaban que incluso se habian superado estas cifras y daban una media de 1.903 personas de asistencia, durante las 34 semanas que duró aquel evento, contabilizandose un total de 64.720 chavales a lo largo de un solo curso escolar. 

 
Dentro de las estadisticas que el Aula de Cultura manejaba, se daban las siguientes cifras, el procentaje global de jovenes de 16 años que habian asistido a la discoteca habia sido del 19,89%, entre los de 17 años el porcentaje fue de un 4,18%, de 18 años un 0,96% y de 19 años un 0,05%, lo cual certificaba que a medida que aumentaba la edad el interes por aquella actividad decrecia.

Aquello iba aumentando en cuanto a aforo, la cantidad de chavaleria que se acercaba a la discoteca, llenaba los alrededores de las instalaciones, lo cual generó un nuevo “problema”, habia que vigilar los andenes de la estación de Andra Mari, era el medio mas utilizado para llegar a la discoteca, para evitar que se pudiera producir algun accidente, para ello se contó con el concurso de Eusko Tren, Policia Municipal y Ertaintza, los chavales llegaban en oleadas, la carretera de Maidagan hasta llegar al Probadero, era una autentica riada de gente joven dispuesta a divertirse.
 
La seguridad de las instaciones contaba con la ayuda de la Dya, y como hemos dicho, de aquel servicio de “trompos”, los alrededores eran controldados por aquellos jovenes, para evitar que se pudiera introducir bebidas alcoholicas y los trapicheos de drogas, ademas de evitar que nadie que tuviera encima exceso de alcohol o pudiera provocar conflictos accediera a la discoteca, a su vez aquellos monitores de tiempo libre, al formar parte de los grupos de los barrios, conocian a la gente que llegaba, por lo que contaban con información detallada acerca de que gentes estaban acudiendo. 

 
Una de las cosas que le confirió popularidad era el precio, para la época 100 pesetas, no era un coste excesivo, incluia un refresco como consumición, todos aquellos controles hicieron que los padres de aquellos chavales de 16-17 años, que acudian, vieran con buenos ojos la iniciativa.

Para poder preparar aquella actividad se reunian mucho antes de la hora de apertura, habia que colocar y rellenar las neveras de refrescos, las mesas que hacian de barra en el fronton, en el lado donde estaba en marcador, revisar toda la instación incluidos baños y vestuarios, el equipo de musica se colocaba en el pasillo intermedio (balconada) que esta entre el fronton y el probadero,

La discoteca abria sus puertas los sabados, desde las 17,30 hasta las 21 horas de la noche, sus limitaciones eran ser menor de 14 años y estar sobrio a la entrada, el equipo de control de la misma era de unas 15 personas, tenia disck-jockey, guarda de seguridad, personal de control que se distribuian entre la entrada, guarda ropas, servicios y bar.

La experiencia resultó un éxito, la colaboración en aquella iniciativa pionera, contó con la participación de monitores de tiempo libre de los grupos que actuaban en el municipio (Eleixpe, Romoko Ardatza, y otros grupos), eran contratados como decia anteriormente, será algo que las generaciones que pudieron disfrutarla recordaran toda su vida.


Una de las actividades que se realizaron dentro de aquella discoteca fue el “Concurso de Baile”, que se celebraba en el mismo fronton, en su ultima edición, en Junio de 1.991, un total de 1.347chavales acudieron a la cita, el jurado estaba compuesto por algunos de aquellos bailarines aficionados, se establecieron dos categorias (individual y en grupo), en la categoria individual el primer premio fue para Eddie Santos (San ignacio), en la categoria de grupos el premio fue para el trio formado por los Santurtziarras Jorge Santos y Koldo Mikel Lopez con el Portugalujo David Vega, en ese apartado en segundo puesto quedarían el Getxotarra Fernando Gomez junto al Leioatarra Gonzalo Arnal.

Finalmente el exceso de aforo, los problemas de seguridad, sobre todo en las salidas de emergencia, a pesar de que el fronton disponia de escaleras y tunel de salida, las obras de reforma que hubieran tenido que realizar, por motivos de seguridad, las quejas de algunos vecinos por el ruido en las inmediaciones, una zona residencial y dormitorio, no parece que admitia bien aquellas aglomeraciones de una juventud alegre y ruidosa, aunque eso es algo generacional, hicieron que aquella iniciativa terminara prematuramente en Junio de 1.991.

1 comentario:

  1. Me ha hecho muchísima ilusión descubrir esta web y sobre todo esta entrada sobre la discoteca de andramari, en la que yo y mis amigas pasamos tantas tardes de sábado. Con total seguridad estamos en todas esas fotos. Gracias

    ResponderEliminar