MEMORIAS DE GETXO

viernes, 15 de febrero de 2013

UN “CERDO EPILÉPTICO” EN GETXO



"Un Cerdo Epileptico", asi titulaba Miguel de Unamuno, en un artículo de prensa, al "personaje" y alguno de los hechos históricos que dan lugar a esta entrada.

Para situar el ambiente social y politico de esta entrada, de los hechos que acaecían, del motivo de la misma, y de la desazón que da el que el Municipio en el que uno ha nacido, haya podido albergar y colaborar en el homenaje a un personaje, cuando menos siniestro, hago a continuación una pequeña historia de mis palabras anteriores:

En Barcelona a principios de 1900, la conflictividad social era elevada, los enfrentamientos entre la patronal y los sindicatos se habian radicalizado a partir de 1919, los empresarios crearon la “Federación Patronal” para luchar contra las fuerzas obreras, recurriendo a la contratación de pistoleros a sueldo para asesinar a los principales líderes sindicalistas, algunos sectores anarquistas optaron por la violencia y los atentados como estrategia de lucha.

En 1.923 Alfonso XII, aceptó la dictadura del general Primo de Rivera, que suspendió el sistema constitucional, aquella dictadura contó con el apoyo de buena parte de la patronal, la Iglesia Católica, el ejército y de las fuerzas conservadoras en general.


El Directorio Militar (1923-1925) dio paso a un Directorio Civil (1925–1930), aquel simulacro de Parlamento, sólo sirvió para desnudar las divisiones que había entre los seguidores de la dictadura, católicos conservadores de viejo cuño y corporativistas autoritarios atraídos por el fascismo, entre militares codiciosos y oportunistas de todo pelo y disfraz.

El Directorio que se constituyó a finales de 1925, pasarian a formar parte civiles, y militares que se ocupaban de los asuntos políticos y de orden público, las primeras medidas de aquella dictadura fueron:

Prohibición de la bandera y el himno catalán y restricción de la lengua catalana al terreno privado. Política de "mano dura" en todo lo referente al orden público. Formación de la “Unión Patriótica”, cuyas principales lineas ideologicas eran:

Rechazo de la democracia liberal y del sistema parlamentarista.

Nacionalismo centralista anti-regionalista.

Defensa a ultranza de la religión católica.

(Es curioso que hoy se den movimientos similares en algunos sectores de lo que coloquialmente se llama Madrid).



Tras el crash de la bolsa de Nueva York, en 1929, los problemas económicos se extendieron con gran rapidez por el mundo. El descontento social, con la vuelta de los movimientos huelguísticos, vino a acrecentar la oposición a la dictadura.

En aquel caldo de cultivo, el 23 de Agosto de 1.929, visperas de la celebración de un Consejo de Ministros en Bilbao, visitaron nuestro municipio, reuniendose en consejo, en el despacho de la alcaldia, a invitación del Alcalde de Getxo Juan L. Prado Matrurin, todo se preparó con gran meticulosidad, los portafolios, perfectamente alineados, con su lapiz y block de notas encima, los tampones para secar la tinta de las plumas, los platillos para recoger las cenizas de los cigarrillos, el calendario señalando tan “magna fecha”, el telefono al lado de la presidencia, preparaban aquella visita.

Para preparar la llegada de aquellos ministros, la Alcaldia emitió un Bando, en el que se decía “...con motivo de la visita a este Municipio del Excelentisimo Sr. Presidente del Consejo de Ministros, Miguel Primo de Rivera Marques de Estella, y demas Ministros...”, “...nos enorgullecemos de contar con ellos como huespedes...”, “...hoy el pleno del Gobierno debera permanecer en este municipio...”, “...aceptando el banquete que la Caja de Ahorrros de Vizcaya les ofrece en el Club Maritimo del Abra...”, por medio de aquel bando animaba a toda la población a que “...unidos en unanimes sentimientos de acendrado patriotismo.., expresemos todos con las autoridades a la cabeza..., nuestro respeto y adhesión...”, “...siendo el modo mas adecuado de expresión, el congregarse todo el pueblo, al medio día, junto al Maritimo del Abra...”.


En aquel consejo de Gobierno, Presidido por el Dictador Miguel Primo de Rivera,
uno de los “personajes” asistentes, a quien se homenajearia, a propuesta de una campaña del Ayuntamiento de Enguera (Valencia), pidiendo para el un homenaje nacional y la concesión de la Gran Cruz del Merito Civil, iniciativa secundada por el Alcalde de nuestro Municipio, con una aportación economica, las Cajas de Ahorros de Vizcaya y Municipal de Bilbao habian abierto sendas cuentas corrientes para recibir los donativos, fué Severiano Martínez Anido, que fuera desde 1920 a 1922 Gobernador militar de Barcelona, su actuación durante la dictadura de Primo de Rivera, fue caracterizada por la brutalidad y el uso de métodos que la prensa de la épca denominaria como terroristas.

La Comisión Municipal Permanente, en sesión celebrada el 30 de Junio, acordo participar de aquella iniciativa, a la par que el Alcalde y el tercer teniente de Alcalde Francisco de Aldecoa, contribuyeron con una cantidad a titulo privado a dicho homenaje.


Asi mismo el día 1 de Octubre de 1.929 se daba cuenta del acuerdo adoptado por la Comisión Municipal Permanente, del 28 de Agosto de aquel mismo año, que con motivo de la celebración de aquel Consejo de Ministros, celebrado en el Ayuntamiento de Getxo decia “...teniendo en cuenta la alta honra y distinción que ello suponia, se dispuso conmemorar dicho acto colocando una placa recordatoria en el vestibulo de la Casa Consistorial...”, dicha placa ocupa al día de hoy una de las paredes del despacho de la Alcaldia.



Quizá el propio Alcalde y algunos concejales sabedores de la crueldad de aquel individuo, quisieron salvarse de sus inquinas, o quiza lo pudieron hacer por simpatia, hacia el personaje y sus metodos, ¿Quien sabe?.

En su “historial” cabe destacar, que ante un hecho como la muerte de un policia, en Barcelona, a manos de sindicalistas de orientación anarquista, cuenta el poeta y prosista Alicantino Juan Gil-Albert en una de sus obras maestras “Memorabilia (Tiempo de Memoria)”, como una anécdota, de lo acaecido durante la “Semana negra Catalana”, que demuestra la catadura de aquel individuo:

Severiano Martínez Anido hace que trasladen al depósito donde yace el muerto, varios cadáveres de sindicalistas encarcelados con anterioridad, y que elegidos al azar, habian sido ejecutados por orden gubernativa, cuando va a rendir al caído su visita de adiós, pronuncia estas palabras “No te quejaras por las flores que te he traído, lo cual da el perfil “humano” del personaje y de la gente que estaba en el poder.



El propio Unamuno le calificaria de “cerdo epiléptico”, pero tal era el miedo que inspiraba aquel personaje, incluso en personas de cierta relevancia, que el propio Unamuno, le envió en 1.936 una carta, en la cual le mostraba su sometimiento, lamentándose por haberle herido con aquellos términos “tan en lo vivo” decia, asi su miedo, por librarse de la muerte por represalia, lo conviertia en un servil.


En aquella misiva le decia “...y en medio del actual desenfreno patológico de pasiones políticas, que si en aquellos días, mucho más serenos que estos, me pude exceder en la dureza y la rudeza, a las veces cruel, de expresiones en mis juicios, no creo que a la actuación gubernativa y policíaca de ustedes entonces, por perjudicial que me hubiera parecido, le llevó al egoísta móvil de lucro personal y que trató usted de dejar a salvo su estricta honradez...”.
 
El miedo que inspiraba tan deleznable personaje, llevó tambien a que personas de las responsabilidad política como Lerroux (Presidente de la Republica), le pidiera disculpas por no haberle contestado a dos cartas y un telégrafo que Severiano le mandó cuando estaba al frente del Gobierno, parece que el Sr. Lerroux queria garantizarse un retorno a España sin consecuencias, y le expresaba en su escrito “... mi cortesía no le hubiese dado por respuesta la grosería del silencio y mucho menos aún mi gratitud, porque si usted en cumplimiento de su deber ordenó dos veces mi prisión -como en su caso hubiese hecho yo- no puedo olvidar, ni olvido, ni olvidaré la atención, benevolencia y caballerosidad con que trató a mi mujer y a mi hijo...”.


El “personaje” con quien el Ayuntamiento de Getxo colobaró a homenajear en 1.929, creó con la “Ley de fugas” una de las páginas más sucias y sangrientas de la historia, fundó el “Sindicato Libre”, que junto con los servicios de la policía, trituraria a la CNT, esta “Ley” consistía en simular la fuga de un detenido en un traslado, para asi poder asesinarlo, ya que estaba justificado el uso de las armas, cuando un detenido huía, no obedeciendo al “alto” de la policía.
Poco mas que hablar respecto a la “figura”, solo recoger esta parte negra de la historia, que gracias a unas fotografias encontradas en un cajón, he podido traer hoy a estas paginas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario