MEMORIAS DE GETXO

jueves, 31 de mayo de 2012

RAMON DE LA SOTA Y LLANO

Ramón de la Sota y Llano, nació en Castro Urdiales, Cantabria, el 20 de enero de 1857 y fallecido en Guecho, Bizkaia el 17 de agosto de 1936. 

 
Fue hijo de Alejandro de la Sota y de Alejandra de Llano, naturales de Portugalete y Castro Urdiales respectivamente, su casa familiar la tenian establecida en Muzkiz, antes de estallar la segunda Guerra Carlista en 1868, se traslado a Bilbao para cursar estudios y posteriormente lo haria a Madrid donde termino su carrera de Derecho en la Universidad Central, una vez finalizada regreso a Bilbao para comenzar su actividad profesional.

Empresario naviero, abogado y politico, una de las mayores fortunas de su época. Contrajo matrimonio con Dñ Catalina de Aburto, hija de unos comerciantes Bilbainos.

La Casa de Sir Ramón de la Sota, en la actualidad sede de la ingenieria Sener en los años 60, fue proyectada desde Inglaterra por los arquitectos ingleses Chatterton y Couch. Pero fue el arquitecto Gregorio Ibarreche quien dirigio las obras, siendo a efectos legales él quién firmó los planos depositados para la licencia de obra. Es un ejemplo de la arquitectura del periodo eduardiano, manifestado en su carácter más compacto y regular, emparentado con la obra de Voisey. 
 
El inicio de su fortuna comienza en el año 1881 cuando forma una sociedad con su primo Eduardo Aznar y de la Sota, Marqués de Berriz. Esta sociedad inicialmente se dedica a la minería y a la exportación de hierro.

En 1900 fundo la Compañía Euskalduna, para la construcción de Buques, durante la Primera Guerra mundial, perdio muchos buques, unos 20 que hacian un total de 50.000 toneladas de registro bruto, resurgio a pesar de estos abatares, gracias a su colaboración con el Almirantzago Ingles. Por este motivo, el Gobierno Britanico le otorgo, el 9 de Marzo de 1921, el titulo de “Sir Kinght Comander of the Order of the British Empire”, titulo honorifico por el que se hizo llamar, constantemente, Sir Ramon de la Sota. 

 
Fallecio en Getxo el 17 de agosto de 1936 poco después del inicio de la Guerra Civil Española. Tres años después de su muerte, el Tribunal de Responsabilidades Políticas le condenó al pago de una multa de cien millones de pesetas por "conspiración para la rebelión militar", por lo que sus cuantiosos bienes fueron embargados, entre otros los 40 barcos de sus compañías que se utilizaron para evacuar Bilbao.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada