MEMORIAS DE GETXO

miércoles, 30 de mayo de 2012

LA IKASTOLA “EGUN SENTIA” PRECURSORA DE “GEROA”



Los primeros años de la Ikastola se pueden considerar como de autentica peregrinación, ya que las clases se impartian, de forma rotativa, en los domicilios de los padres. Unos de los primeros que empezaron fueron Sabin Olabarria, Jose Luis Fuertes, Pedro Mari Rapha, Jesus y Martin Azpuru.


No habia ningun local donde poder impartir las clases, aun el franquismo no permitia estudiar en Euskera. Andra Mari, incluida la zona de Benancio, ha sido el barrio del Municipio peor dotado en cuanto a locales para actividades sociales y culturales, incluso en épocas de gran actividad como las del Club de Sarrikobaso y el de Azkorri, la caracterisca por falta de locales era -“se preparaba, se competia y hasta la siguiente”-. Las que se han podido realizar han sido siempre gracias al trabajo desinteresado de algunos vecinos. 


Para cuando Julian Billelabeitia empezo participar con la Ikastola ya se habian comenzado a realizar las obras de Itxas Argia, el nombre inicial de la Ikastola fue “Egun Sentia”, nombre propuesto precisamente por Julian, la primera andereño, una chica cojita, se sacrifico mucho por la Ikastola, los padres de los alumnos habian convenido en ceder cada mes una habitación de sus casa para dar las clases, lo cual requeria de un continuo trasiego de los pocos materiales que entonces tenian, aquello era un pequeño lio ya que cada cambio suponia que se tenian que trasladar hasta, por ejemplo, Maidane, Diliz, etc., una de las casas donde se realizaron aquellas primeras clases de la Ikastola fue en la de Kortabitarte, al lado de la “Venta”, lloviendo con frio y en unas condiciones pauperrimas.



En aquellos inicios solian pensar en cual seria la mejor manera de solucionar el problema de local para la Ikastola, Julian tenia un cariño muy especial por el desarrollo del Euskera y la Ikastola, entonces trabajaba en una empresa de colas y adhesivos, y tenian unos clientes que hacian unos modulos tipo barracon para habilitar zonas de administración en criaderos de cerdos, se trajo planos de aquellos modulos, un dia hablo con Bitoren el barbero de la Venta, y le planteo el asunto y este le contesto -”fenomeno Julian, adelante con la idea”-, la pretensión era tener a los niños bien centrados y en unas condiciones, para la época medianamente dignas, ya que no solo no se contaba con la ayuda de la administración si no que en muchos casos eran beligerante y ponia multiples obstaculos, e ideo una solución para la que incluso, penso contar con la ayuda de la iglesia, la idea era colocar estos modulos detras de la Iglesia de Andra Mari, justo donde estaban entoces el osario del antiguo cementerio, llego incluso a medir el terreno para verificar que entraban alli. 

 
El siguiente paso era contar con el beneplacito de la parroquia, y que les permitiera desalojar el osario a otra zona, para acomodar alli los modulos, mientras que a futuro se diese con una mejor solución. Sin embargo en aquellos dias todavia lo relacionado con los enterramientos causaba un gran “respeto” y la iglesia no veia que fuera a ser aceptado por los feligreses invadir, la para ellos, “zona sagrada” y le dijeron -”no, no que va, yo haria gestiones, pero esto es intocable y sobre todo la gente que tenemos en la feligresia, como se enteren de que hemos sacado todos los huesos nos monta un pollo que...”-, a pesar de que ya contaban con planos, presupuestos y todo, tuvieron que desechar la idea. Pidieron ayudas a gentes del pueblo, pero en algunos casos no recibieron ayuda y no terminaban de conseguir unos locales adecuados, los de “Abaroa” de Las Arenas, que una de ellas estaba casada con Jose Mari Laraudogoitia, dejaron algun mes su casa.

La Sociedad Itxas Argia ademas de ayudar economicamente al manteniento de la Ikastola tenia unos objetivos, que no solamente eran escursionistas si no tambien educativos, asi que optaron de forma provisional por impartir las clases en los propios locales de Itxas Argia.


Los siguientes pasos fueron la compra de los locales de Puerto de Orduña, donde hoy esta la Oficina de Bienestar Social del Ayuntamiento, por parte de Itxas Argia y de la actual sede del club de jubilados. Afortunadamente la Ikastola Geroa fue una realidad por el trabajo y el sacrifio de muchos socios y gentes de Getxo. Hoy es una Ikastola Publica cuya entrada principal esta situada en la calle Ormaza.

Con este capitulo cierro la serie dedicada a Julian Billelabeitia, un Txistulari de Mungia hecho en Getxo, en la que he hecho un recorrido de su actividad en nuestro Pueblo, he pretendido con estas entradas, ademas de hacer un semblante del personaje, reflejar algunos aspectos del transcurrir de los años en nuestro pueblo. Deseo agradecer a Julian Billelabeitia su ayuda para poder realizar estas entradas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario