MEMORIAS DE GETXO

lunes, 28 de mayo de 2012

ANDRA MARI 1945, UNA JUVENTUD INQUIETA


En Andra Mari las inquietudes teatrales se desarrollaron entorno a la Parroquia de su mismo nombre y a las Escuelas de Maidagan, uno de sus protagonistas, Julian Billelabeitia nos relata como vivió aquellos días.

Las representaciones teatrales las hacían en el Pórtico de la Iglesia de Andra Mari, salvo en una ocasión, fue cuando se celebraban -“no recuerdo si fue la primera o segunda olimpiada de Ereaga”-, el organizador era “Goyo Diego, del estanco de la cantina de la estación de Neguri”, que estaba metido en el deporte rural, propusieron a cada sociedad o cada equipo participante, que como no andaban muy holgados de dinero, en lugar de poner unas cuotas por la participación hicieran una actuación teatral, esa fue la primera y casi única vez que actuaron fuera de su entorno de Andra Mari. 

 
Para esa actuación les pidieron que lo hicieran en Leioa, el titulo de la obra fue “Peru Gizon”, esta fue una de la obras de mas categoría que representaron. Mas tarde también actuaron con la misma obra en Lamiako, lo hicieron en el salón de la Parroquia de San Maximo, el motivo fue que el párroco de Lamiako mantenía una muy buena relación con el segundo de Andra Mari Dn. Eugenio Foruria.


Dn. Eugenio Foruria fue el que creo el primer coro parroquial que tuvo una vida efímera, 3 o 4 años, ya que le mandaron a Arrankudiaga.

El grupo teatral de Andra Mari realizo muchas funciones teatrales, no obstante antes de la época de Julian Billelabeita hubo una generación anterior de actores, Magunacelaya, Anton Urkidi, Agustin Bilbao y otros mas, eran 10 ó 15 años mayores que el elenco de Julian, tendrían aquellos primeros actores sobre los 20 años, las actuaciones de ese primer grupo teatral fueron entre los años 1942-1945, actuaban en las Escuelas de Andra Mari, comenta Julian al ser preguntado, que si lo hacían bajo el paraguas de la Iglesia -“que entonces no se miraba eso, era el despertar, después de una Guerra, y cualquier entidad era valida para dar suelta a las inquietudes populares”-, cuando el llego al barrio, en el año 1939 estaban de sacerdotes Dn. Juan Azpuru (Parroco) y Dn. Matias Etxebarria, eran los dos mayores y -”el ambiente de la feligresía estaba estancado”-, todas estas actividades eran realizadas siempre por pequeños grupos que en palabras suyas respondían a -“una hornada con mucha inquietud”-.


Dn. Matias Etxebarria, tenia ya 78-80 años, y se retiro y marcho a vivir con su familia.

Cuando llego el cura nuevo Dn. Eugenio Foruria, era de Forua(Bizkaia), vino con muchas inquietudes, organizó el coro de chicas y chicos, el grupo de teatro de la nueva generación,

Uno de los motivos de aquellas actuaciones fue que en aquellos años no había medios de diversión para la juventud, no existían Tv, ni cines en un entorno próximo, por lo que había que agudizar el ingenio para crear esos medios y crear entorno social en el barrio.


Anton Urkidi era muy inquieto, gracioso y dicharachero, era sobrino de uno de los presbíteros que tuvo Andra Mari, vivían en la casa de Mentxakatorre, entonces estaba de párroco Dn. Juan Azpuru. Los Urkidi eran gentes muy dadas al ambiente nacionalista, al tío de Anton Urquidi le mandaron de capellán a algún convento, comenta Julian que cuando el llego de Mungia a Getxo le extrañaba que no hubiera actividad en la parroquia,

El grupo de Julian trato de hacerse con un local, algunas veces actuaron también en las escuelas, pero era muy complicado, había que pedir permiso para las actuaciones al Ministerio de Educación, cosa complicada en aquellos años, ademas había que retirar los entarimados. Las obras de teatro las realizaban con la ayuda de unos libretos que probablemente alguien traía de la biblioteca del Seminario de Derio, en este lugar también se realizaron importantes Obras teatralizadas, o de otros lugares donde se hacían actuaciones similares, también obras entresacadas de algún libro, comenta Julian -”tengo un libro en casa que lleva por titulo “Humoristas Vascos”, muchos de aquellos apuntes estaban mecanografiados.


Cuando comenzaron con las primeras actuaciones hacia las veces de director Marcelo Urtasun, su padre era medico y su madre era Dña Obdulia Ocariz Urkia, maestra del parvulario de Andra Mari, Marcelo en la época de la República también fue maestro y daba clases en Saratxaga, que pertenecía a las Escuelas Rurales creadas por la Diputación de Bizkaia, Juan Madariaga le solía contar a Julian que este maestro daba clases en esas escuelas, recordaba que cuando cogían la regla para trazar les decía -”Ori da Zuzeinki”-, la historia de este personaje es un poco controvertida ya que documentos oficiales del año 1937 le sitúan en ambos bandos (Falangista y Nacionalista), en Andra Mari después de la Guerra, había gentes que no le tenían mucha simpatía, por aquello del aceite de ricino, etc., era un hombre con conocimientos musicales, estaba metido siempre en la salsa del “apostolado de la oración, las hijas de Maria”, a los actores del coro les tomaba su papel del libreto como si fuera una lección, para ver si se habían estudiado el papel, puesto que luego lo tenían que hacer de memoria.

En cada sainete proponían como actores a unos cuantos de aquellos jóvenes, Juan Madariaga, Anton Madariaga, Luis Maguna, Agustin Bilbao, dice Julian que -”todos esos eran de una hornada”-, -”y entre nosotros estaba, Anton Landaida, Julian Billelabeitia, Juan Mari Mezo y también alguna chica como Espe Garay, una hermana de Josu Zabala que fallecio falleció muy joven, el problema de ellos con respecto a las chicas era que ellos eran un poco niños, por la diferencia de edad, Anton Urquidi por asuntos profesionales fue dejando el grupo.


En el himpas de la llegada de Eugenio Foruria, por las actuaciones cobraban 1 peseta o dos reales a los espectadores, con el primer dinero que sacaron, estima Julian que fueron unas 100.000 pts., que en aquel tiempo era una cantidad muy importante, pusieron nueva toda la instalación eléctrica de la parroquia de Andra Mari, porque durante la celebración de la Navidad de 1948, habían decidido que el Coro cantase en la misma después de cenar en casa, a media noche fueron a cantar la misa, encendieron todas las luces y con la sobre carga, como el cableado era muy viejo, los cables se calentaron empezó a salir humo por detrás del altar, por lo que se quedaron a oscuras.

Con el dinero que sobro compraron una partida de fardos de tablas de entarimar, otro de los que estaba en el grupo asesor Jose Ramon Fuertes de Plentzia, casado con una hija de Teodoro del caserío Maidane, tenia mucha imaginación y era muy generoso, en cuanto hacia falta algo decía -”vete donde mi suegro y dile que te de esto, esto y el otro”-, eran los primeros que empezaron a criar gallinas en jaulas y como compraban piensos, con los sacos que desechaban el grupo de teatro los utilizaba para las decoraciones.


Jose Ramón dijo -”no podemos estar así, si cada vez que hacemos una actuación tenemos que sacar todos los bancos de la Iglesia, con lo que pesan, para hacer la base del escenario, hay que comprar algo”-, entonces ellos mismos con la supervisión de el, hicieron unas plataformas, que apoyaban en unos burros echos de tablones, que dicho sea de paso -“pesaban un huevo”-, todos los laterales cerraban con unas mamparas numeradas, con unos ganchos para colgarlas, como los que usaban los tenderos para cerrar las puertas, pintaron todo con Txapapote para que durasen mas las maderas y comenta -”llevábamos unos pringues con aquel txapapote....”-, -“era el festejo del Barrio”-, cuando terminaban la función las desmontaban y las ponían al fondo del popórtico, allí permanecían hasta una nueva actuación, para vestuario cada uno llevaba lo que susuponía que era adecuado para el personaje que representaba.


También formaron un grupo de Espatadantza, ensayaban con Patxo Sorozabal, que vivía en el barrio de Sarri, tío de Ramón Bilbao “Pirulo”, después se formo el grupo de mas jóvenes, Maxi Billelabeitia, Txutxin Serrano, Jernar Serrano, Ramon Bilbao, estuvieron hasta el año 1955.

Era una juventud inquieta que dejo huella en el barrio de Andra Mari y aun hoy sigue su huella planeando entre nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario