MEMORIAS DE GETXO

miércoles, 11 de abril de 2012

AÑOS 40-50 EN LAS ESCUELAS PUBLICAS DE LAS ARENAS


En Las Arenas existieron varios colegios, aunque Publico solo era el de la “Plaza de las Escuelas”, su construcción se realizo entre los años 1899 – 1903.


El primer maestro de Las Arenas fué Dn Paulino Mendivil, nacido en Gatika en el año 1858, que se casó con Dn Dolores Ituarte natural de Markina, vivieron en el nº 6 la calle Amistad, ejercio como maestro durante 34 años, falleciendo el 3 de enero de 1918.

Era la escuela de transito para casi todos los niños de los años 50 al 60, de ella iban directamente a otros centros ( San Agustin en Santa Ana, Santa Maria de Portugalete o bien a academias como la de Estivariz en Santa Ana o Mari Paz en Romo, en contados casos algunos fueron a Gaztelueta en Leioa).

La Escuelas situadas, en la denominada “Plaza de las Escuelas”, que algún advenedizo luego llamo “plaza de los enanos”, aunque este nombre no llego a cuajar afortunadamente los Pueblos mantienen su toponimia, entre las calles Paulino Mendivil y Las Mercedes, tenían la entrada por esta ultima calle.

Para acceder a ellas había que subir por una escalera, ancha casi en forma de caracol, con una barandilla con el pasamanos de madera y los montantes metálicos, todos los pisos incluidas las escaleras eran de madera.


En la primera planta estaban las aulas para las niñas, entonces había división por sexos, también en esta planta existió un aula de parvulario para niños, por aquella aulas pasaron varias maestras (Dn Amalia, Dn Pilar, Dn Vicenta, Dn Ines).


En la segunda planta estaba a la derecha según se subía por las escaleras, el vater, y a continuación el aula de los “pequeños”, en la misma actuaba de profesora Dn Maria Mulero, casi en el centro del aula había una vieja estufa para calentar el local, los inviernos solían ser mas fríos que los actuales, y al que le tocaba encenderla casi era un premio para el, entrando por la misma, al fondo,  se pasaba a la de los medianos en la cual el profesor era el marido de la anteriormente citada Dn Agustín Estivariz, un hombre corpulento que fue Teniente del Ejercito llamado “nacional”, que gastaba algunas veces muy mal genio, a mas de un chiquillo le propino algún mamporro, a la izquierda del edificio estaba la clase de los “mayores” de la que era profesor Dn Samuel Gonzalez era una persona delgada y seria, pero muy buen profesor.

En aquella época eran muy habitual los castigos físicos, golpes con la regla en la manos, creíamos, ilusamente, que untándolas con ajo los golpes dolían menos, también te ponían de rodillas con los brazos en cruz y en ambas manos te colocaban libros, con lo que al de poco tiempo el dolor en los brazos era enorme, tirones de orejas, de pelo y algunas otras habilidades de aquella filosofía de que “la letra con sangre entra”, aunque debo decir que conocí otro centro en Romo en el que repartían “leña” a veces de una forma brutal.


Los hábitos de la época tampoco desmerecían ya que a la entrada por la mañana nos obligaban a ponernos firmes y cantar aquella cosa horrible llamada “cara al sol”, el adoctrinamiento era cuartelario, nos solían hacer leer un libro, decían que para aprender lectura, en el que contando las vicisitudes de dos huérfanitos de guerra, aprovechaban para explicarnos lo malvados que eran los “Rojos” y lo “valientes y beatíficos que eran los nacionales” y que bello y apacible era el territorio español.


Un día a la semana, no recuerdo si eran los jueves, solían venir unas señoras que les llamaban “las señoritas de canto”, eran de la Falange y ademas de enseñarnos canciones fascistas utilizaban eso que ahora llaman “adoctrinamiento”.  Se tenía que festejar el Día del Caudillo, la Fiesta de la Raza o de la Hispanidad, los aniversarios de la muerte de José Antonio Primo de Rivera, el Día de la Victoria, San Pedro y San Pablo, la Consagración del Sagrado Corazón de Jesús, el Domund, el Día del Párroco…, lo del Domund tenia su allá, solía consistir en una especie de campeonato para ver quien salvaba a mas chinitos o negritos, eso si se trataba de dar dinero, que se iba reflejando en un grafico tipo escalera para ver quien llegaba mas rapido arriba. Lo del queso amarillo y la leche en polvo de la ayuda americana, ademas de tener sabor asqueroso, debía de ser solo para los pobres ya que se distribuía en las Escuelas Publicas. Afortunadamente no le sirvió para nada.


Estas Escuelas hoy son la “Escuela de Idiomas”, aunque este edificio es mas moderno que aquellas, tenían las mismas alturas que las actuales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario