MEMORIAS DE GETXO

miércoles, 15 de febrero de 2012

YA LLEGA EL CARNAVAL


El origen del Carnaval se remonta a la antigüedad, desde el Siglo VI en Grecia y en Roma. El culto a las divinidades se celebraban las Bacanales, las Saturnales y las Luparcales, estas ultimas eran fietas relacionadas con el lobo (advocación de la loba que amamanto a los fundadores de Roma) o bajo cualquier otra advocación, tenían todas un denominador común, el paso de los tiempos de ceremonias religioso-rituales a tiempos de desenfreno, sátira y desorden civico.

Al Carnaval, Carnestolendas o Antruejo se designa en euskera como Iñauteria, Iñoteria, Inhauteri, Iñateri, Ihauteri, Ihaute, Iaute o Iote según las zonas, o bien Aratuztea, Aratoste. 


Don Manuel de Lecuona señala al respecto: «Las lupercales son uno de los números de las fiestas o prácticas de februación o purificación. Ovidio cuenta entre las februas de las lupercales la torta de harina tostada y sal (...): Torrida cum mica farra vocantur idem (februa). La gente que en tropel baja por las vías del Palatino se dirige a la antigua cueva, hoy templo, de las Lupercales, donde los pastores tienen establecido el culto de dios Pan, y donde se ofrecen también los sacrificios februales. En ellos se inmola un macho cabrío. Con la sangre se tiñen de rojo sus caras los sacerdotes; con la piel cubren la desnudez mayor de su cuerpo; fingen luego una lucha entre sí y por fin, salen disparados por todas las calles del Palatino azotando a los que encuentran, con las tiras de piel del propio animal sacrificado. Y a la carrera siempre como nuestros porreros, buscan sin descanso, no precisamente una víctima en quien descargar sus iras, sino un sujeto sobre quien ejercer la virtud expiatoria de la azotaina. En otros de los febriles: creen las mujeres que sus latigazos les conferirán el don de la fecundidad».

Los Carnavales, en nuestros días, se celebran durante el mes de Febrero, empiezan con la Candelaria para terminar antes de la cuaresma.


Desde Bizkaia a Iparralde, desde Nafarroa a Araba, el Carnaval tiene sus propios personajes populares, Zanpantzar en multiples localidades Berango, Lequeitio, hasta en el Bearn, Ziripot, Xaldiko, Ferralaria y Txatxo en Lanz, Marquitos en Zalduondo, Txerrero, kukulleros, afiladores (caldereros, afiladores, herradores) en Zuberoa, los Atorrak en Mundaka. Personajes-victima que en algunos casos son quemados, tiroteados en el carnaval rural, mientras que en el urbano queda como reminiscencia, la hoguera para la destrucción de la sardina.

Los Carnavales de Getxo se desarrollan a lo largo de todo el Municipio, normalmente, el Aula de Cultura colabora con los centros escolares del municipio organizando los carnavales infantiles, así en Algorta, Andra Mari y Romo, Las Arenas, la fiesta desde la mañana se desarrolla con desfile de disfraces, música, payasos… 

 
Las calles del los barrios se llenan de gentes anónimas, cuadrillas con disfraces de todo tipo, Gitanos, Sacerdotes, Payasos, Etc.

Uno de los puntos de máxima concentración suele ser la Plaza de la Estación de Algorta, donde se suele instalar un Kiosko para la música. A lo largo de todo el día es una explosión de colorido y de ilusión, entre pequeños y mayores, por el trabajo realizado en torno a su disfraz.


Son días de transgresión donde se rompen tópicos, donde todos se saltan, algunas, normas y banalizan aquellas otras que por costumbres se tenían.

No hay comentarios:

Publicar un comentario