MEMORIAS DE GETXO

martes, 7 de febrero de 2012

LAS TORTILLAS DE ROMO, UNA FIESTA DE UN BARRIO OBRERO

El primer Concurso Internacional de Tortillas de Romo se organizó en torno a la Sociedad Gobela, sería sobre los años 64-65. El núcleo organizador estaba formado por Jesús Andrés, Javi García "Guasmada"( GB), Alfredo García, Alfredo Saez y Julen Aresti. Como animación contaron con Triki-Trixa con el panderetero Guillermo Etxebarria "Artxanda", al que Julian trajo en coche desde su caserío de Artxanda.

Para muchos de los que participábamos, en aquellos años, supuso una prolongación de los ya existentes en Andra Mari (Paellas) y Berango (Bacalada), suponía un día de armonía en torno a la cuadrilla y la buena mesa, los preparativos suponían toda una movilización de recursos, entonces escasos, pero que fueron mejorando con los años. Ya el día anterior había que organizar el toldo, para ello se montaban las estructuras con maderas, mas complicadas que los mecanotubos de paellas, pero haciamos de carpinteros con mucha habilidad,  y se recogían helechos, para cerrar un poco el toldo y evitar así los vientos o en su caso lluvia. Era una verdadera ampliación de la fiesta, ya que muchos hacíamos noche en el toldo para evitar que algún avispado nos quitara los cartones, helechos o cualquier otro utensilio, la verdad es que no resultaba nada cómodo el pasar la noche, ya que las hormigas, arañas y otros insectos te solían dejar marcado de picaduras, y al día siguiente estabas hechos unos zorros.


La campa de celebración del concurso era grande por su tamaño y cómoda por la localización, estaba en los terrenos del antiguo Golf pegados al también antiguo Campo de fútbol de Gobela, tal y como se aprecia en la foto superior, por lo que se podía llegar en coche, entonces no había tantos, en tren y sobre todo a pie.

Ya desde la mañana aparecía cubierta de toldos, kaikus, txistularis y gente dispuesta a celebrar por todo lo alto el día, los bailes de jotas, cadenetas y otros discurrían en un ambiente alegre y bullicioso, el trabajo de la elavoración de las tortillas era minucioso y cada cuadrilla tenia su secretillo, a medida que pasaban las horas el aspecto de las tortillas, algunas incluían algo de carne en forma de hormiga y algún que otro visitante, era de los mas apetitoso. Las tortillas de patata eran variadas y diferentes como los gustos de las personas. Algunos las preferían gruesas, finas, con o sin cebolla, con o sin pimiento verde, jugosas o más secas.


Las cuadrillas mantenían la competencia por realizar el mejor plato, que se podía apreciar por la calidad y por su artesana e imaginativa decoración.

La hora de la prueba por parte del jurado hacia que todos apurasen los últimos minutos para acabar su delicado plato, y los nervios aflorasen en mas de una cuadrilla. La gente se arremolinaba entorno al cercado donde sobre tableros de madera, se iban exponiendo aquellas deliciosas creaciones, mas de uno deseaba en lo mas intimo poder ser miembro del jurado y catar aquellas delicias.


Después de la comida empezaba una tarde llena de cánticos y bailes, las cadenetas se sucedían y el ambiente se iba haciendo cada vez mas reivindicativo, los Txistularis eran parte del cuadro de aquellos días, eran tiempos de prohibiciones.

El reparto de premios animaba mas aun el ambiente festivo, la cuadrillas cuando eran nominadas montaban una algarabía difícil de imaginar, y ya se desbordaba la fiesta con el Champan llenando los trofeos obtenidos.


Muchos romances se iniciaron en aquellas campas, la edad animaba a ello, y a veces también el exceso de alcohol, facilitaba la imaginación oratoria, desinhibiendo algunas torpezas de juventud.

Algunas cuadrillas apuraban la fiesta en la campa y otras la trasladaban al barrio continuando hasta las diez o once de la noche, era otros tiempos y los horarios de cierre de bares no eran los de hoy en día. Así terminaba un día de festejo y armonía en el barrio y finalizaban las fiestas con la pena de que había que esperar otro año para las próximas, aunque siempre quedaban las de los pueblos limítrofes, antes que el otoño con sus lluvias nos hiciera olvidar esos días largos de sol y fiesta.

2 comentarios:

  1. ¿Alguien sabe porqué a Javi García se le conocía como Guasmada?
    Estoy especialmente interesado por saberlo

    Alberto alberurko@yahoo.es

    ResponderEliminar
  2. Vivi en Lope de vega 23 ,ya no existe el edificio me dijeron ,hice la comunion en la iglesia de al lado no me acuerdo su nombre,estudie primaria en un colegio muy betusto con su fronton algo de Eugenia creo que se llamaba,de ahi nos pasaron al Pedro Aristegui (se abria ese año),ya ha llovido;la campa de detras de mi casa donde estaba Iberduero ,el Gobelas ,la fiesta de las TORTILLAS;El Arenas con las gradas de madera,sobre todo las fiestas;como lo hecho de menos,ya tengo 53 años mi idea es volver algun dia ,pero esta dificil la cosa.Que de recuerdos habeis destapado las noches de San Juan ,en fin aunque este a mil kilometros de alli soy mis padres ya no viven y no tengo apenas fotos de aquellos años os he encontrado por casualidad y no veais el subidon.
    Pedazo de blog muy bien realizado ,de 10.Buscando fotos de los años 70 y mira lo que encontre;mil gracias amigo
    Un saludo cordial
    Francisco

    ResponderEliminar