MEMORIAS DE GETXO

lunes, 16 de septiembre de 2013

RETAZOS DE HISTORIA, EL HOTEL ANTOLIN


Retazos de historia, tiempos pasados, lugares y gentes que existieron. Puertas que se abrían para dar alojamiento a clases emergentes, que desde el centro de la villa bilbaina se acercaban a nuestro municipio. Para disfrutar de nuestras playas, de nuestros balnearios. Uno de aquellos lugares de acogida fue el “Hotel Antolín”, que estuvo situado en Nº 10 de la llamada “Plazuela de Las Arenas”, junto al puente Bizkaia.

Su existencia se data en 1880. Fue construido por Antolín Urtiaga Juaristi natural de Amurrio-Astobiza. En 1890 se solicitaba permiso al consistorio para la instalación de un toldo en la fachada que daba a la ría, protección solar que se puede apreciar en la (fotografía inferior). Plazuela que contaba con una amplia zona de arbolado (plataneros) y bancos para el descanso de los vecinos.

 

Era un edificio rectangular, de planta baja y tres pisos, cubierta de teja árabe, a cuatro aguas, y un gran reloj en el frontispicio. Con espléndidos miradores, que daban a la ria. En la parte trasera del edificio disponía de una amplia escalera, que fue reformada en Marzo de 1907, esa escalera permitía el acceso a los piso superiores. En su primer piso el Hotel disponía de dos cocinas, dos comedores, siete habitaciones, dos salas, dos wc, un cuarto de plancha y la oficina del establecimiento.

Cara a la ría, tenía galerías de madera acristaladas. La fachada del hotel en sus distintas épocas fue variando, así se puede apreciar en las fotografías, que acompañan a esta entrada, el reloj debió ser colocado al principios del Siglo XX. Junto a su fachada, la que daba a la ría, zona en la que tenia la parada de tranvía, tenía una parra que daba a su fachada un aire acogedor y familiar.


En el hotel se alojó la tripulación de la trainera de Ondarroa en el año 1926, cuando ésta vino a regatear a la ría, la Copa de la Diputación. Los años 1925 y 1926, fueron de total dominio de la trainera de Ondarroa patroneada por J. B. Beitia.

Algunos años mas tarde, tras el fallecimiento de Antolin Urtiaga, seria su esposa la Sra. Valeriana Aydillo Urruñuela, quien gestionaría el local hasta Abril de 1917. Fecha en que lo arrendó, por causas de enfermedad, a Eusebio Alcorta. En 1925 surgió un conflicto, entre el heredero de Valeriana Aydillo y el Consistorio de Getxo, que se había hecho cargo del local. Al vencer el plazo de arrendamiento, el municipio le reclamaba el pago de los derechos de apertura del local, a lo que Ramón de Urtiaga alegaba que nunca había sido traspasado.


Sin embargo el 26 de diciembre de 1925, el consistorio advertía al interesado, que el “Hotel y Café Antolín” figuraba inscrito en la matricula industrial a nombre de Eusebio Alcorta. Al no darle la razón el consistorio, presentó un recurso ante el Tribunal Económico de la Diputación de Bizkaia, quien parece se inclino por los argumentos de Ramón de Urtiaga y sus hermanos. 
 
A partir de aquí la historia de dicho Hotel corre por diferentes cauces, según lo cuenten los viejos del lugar que vivieron aquellos días, o los vencedores de la guerra de 1936. En versión de los primeros, transmitida de forma oral y parece ser escrita por Eusebio Alkorta, se afirmaba que el Hotel Antolin desapareció al ser bombardeado por la aviación franquista en Junio de 1937.


Según otras versiones la desaparición del mismo fue debida los incendios que entre los días 15 y 17 de Junio de aquel año, se sucedieron por parte de tropas republicanas (Batallon Malatesta), las versiones de los vencedores resultaban poco creíbles, ya que un periodista de la época, en su libro “Memoria de la Guerra en Euskadi” afirmaba que también “...fueron voladas 20 manzanas, la Casa Social,...”, a todas luces la Casa Social no fue volada. Tras la quema del la Iglesia de las Mercedes, el culto durante un corto periodo de tiempo continuo celebrándose en el Club Marítimo del Abra, para pasar a la Capilla de Nuestra Señora de los Ángeles en el Barrio de Romo. En Septiembre de 1937, el párroco de Las Mercedes pidió permiso al Ayuntamiento para hacer unas obras en la Casa Social (Actual Escuela de Música Andres Isasi), y continuar en ella, de forma provisional el culto, hasta la construcción de la nueva Iglesia, que fue inaugurada el 24 de septiembre de 1944, festividad de Las Mercedes.

 
En cualquiera de los casos, aquel hotel desaparecería, dando lugar a un grupo de viviendas. Perdiendo la tranquila belleza de aquella zona, de un urbanismo menos agresivo, que hacia del barrio un lugar casi de culto de las élites bilbaínas.

1 comentario:

  1. En la foto 4, la edificación que está al lado del Hotel, parece un almacén, ¿sabrían decirme qué era? Es para un estudio que estoy haciendo del modernismo arquitectónico
    gracias

    Valentí Pons
    http://vptmod.blogspot.com

    ResponderEliminar