MEMORIAS DE GETXO

lunes, 30 de julio de 2012

PLAYA BALANAR



La playa Balanar, tambien llamada playa de la bola, este nombre es debido a una figura de hormigon de forma redonda que existe en la parte inferior de la rampa, esta situada en la esquina que forman “El paseo del Muelle de Las Arenas y el Paseo de Arriluze”.


Entre los años 40-50, en los jardines que actualmente estan encima de la playa, justo en el extremo opuesto a los actuales WC, existia una cervecera regentada por Burgoa, hermano del carbonero de Las Arenas, durante el día era un lugar agradable para quitar las sed provocada por la canicula, al anochecer dicen que solia ser lugar de encuentro de gente de ”vida alegre”, a este lugar solian asistir lo mas florido de la gente de “Neguri”.


Toda la zona, hasta Ereaga, estaba bien surtida de establecimientos hosteleros, estaban el “Cubita”, “Igeretxe”, frente a el el Bar “Teresa”, que era justo hasta donde llegaba el tranvia, habia 7 establecimientos de hosteleria.


Durante los años 80 fue lugar de pesca de las ya casi desaparecidas “Angulas”, quiza tuviera que ver el hecho que alli salian los excedentes, a traves de dos tuneles, enclavados en su rivera, de las aguas del rio Gobela, ademas de las residuales de los alcantarillados.


En bajamar queda al descubierto la diminuta playa y la rasa rocosa, habitada por comunidades de algas, invertebrados, y peces que antaño poblaban toda la costa. La tranquilidad de sus aguas y la existencia de alimento atrae a numerosas especies de aves, en especial durante el invierno y en migración, lo que le convierte en un excelente observatorio. 

 
Rica en crustaceos, es habitual ver a gentes que repasan los arenales de la rivera, con sus azadillos, balde en mano, para obtener unas explendidas almejas.
Lugar de paso de diversa variedades de aves marinas, la “Calidris alpina”, suele aparecer por la playa de Balanar y restinglas (playa de la bola), avanzan trotando vivarachamente, con la cabeza encogida entre los hombros y el pico inclinado hacia el suelo, de pronto echan a volar en un conjunto perfecto, zigzaguean en cerrada formación y vuelven a posarse, tras describir algunas evoluciones por la orilla del mar, vuelan a ras del agua y, remontándose con un zumbido de las alas, se estiran en una línea caprichosa para girar bruscamente y juntarse. Su distribución es muy amplia, en verano, aparecen desde los humedales a islas del norte de Europa y por la tundra, hasta el sur europeo, en zonas de marismas, playas y desembocaduras.


Esta pequeña playa lugar de diversión en los veranos de muchos vecinos del municipio, que en las pleamares quedaba resumida a un pequeño cerco de arena, hoy ha dejado de ser lugar de baños como antaño, para dejar paso a la concurrida playa de Ereaga.

2 comentarios:

  1. ¡Hola, amigo!
    Desde acá hasta La Galea existían unos peces pequeñitos llamados Guaitos... Muy cerca de esta playa de La Bola aprendí a nadar con poco más de 6 años. ¡Qué recuerdos! En nuestros años mozos decían que Neguri era un barrio de Algorta, al igual que Txomintxu. Más allá de la Playa de la Bola hasta el Embarcadero y Puente Colgante era Las Arenas, también eran arenales hasta la calle que divide Getxo y Leioa, debajo de Gaztelueta. Un abrazo y gracias por deleitarnos con tu Blog y paciencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aupa Manu:
      Efectivamente que tiempos aquellos, cuando la rivera estaba llena de una diversidad de peces y crustaceos que hacia nuestras delicias, yo recuerdo que iba con mi Aita, en un bote de remo, desde Portugaleta, a coger pantxitos y txitxarrillos a la boya roja, frente al cementerio de Getxo. Y de los Arenales de Romo-Leioa que te voy a contar, era mi zona de juegos, para mi era como para los colonizadores de America, la Frontera, estaba todo por construir, era simplemente salvaje.
      Gracias por tus comentarios y por tus Blogs.

      Eliminar