MEMORIAS DE GETXO

martes, 29 de octubre de 2013

LA TRADICION ORNITOLOGICA EN GETXO


En nuestro entorno próximo tenemos uno de los lugares mas privilegiados para contemplar y oír a numerosas especies de aves, el Humedal de Bolue. Situado en la confluencia entre el río Gobela y el arroyo del Larrañazubi, este paraje antes estuvo localizado en un área de mayor extensión, la vega de Fadura o Gobela. Zona húmeda de agua dulce, única de estas características, en el litoral costero.

Pero a pesar del interés de este paradisiaco lugar, no es de quien hoy toca hablar. Aprovechando su relación con el estudio de las aves, de la tradición centenaria que sus cantos han ejercido, sobre cantidad de aficionados y amantes de los pájaros.


Hoy traigo este tema, los pájaros cantores, aves a quien se priva de su libertad, para disfrutar de sus trinos, en privado o en innumerables concursos. Recojo a continuación alguna de las expresiones, de esta tradición en nuestro municipio, tradición que se ha desarrollado fundamentalmente en concursos, como el celebrado en 1954, bajo la denominación de “Concurso de Pájaros Cantores”.

El 24 de Junio de 1954, en medio de aquella ola triunfalista que a los golpistas de 1936 aun les inundaba, se celebró uno de esos concursos, en la “Campa de la Avanzada”. El concurso se realizaba para las variedades de Jilgueros, Canarios y Pardillos. Aquel concurso contaba con la colaboración del Ayuntamiento de Getxo y la sociedad pajarística “Artxandazar”. El domingo anterior ya se había celebrado una exhibición de estas aves, que tuvo gran éxito de afluencia de público.


Los comentaristas de la prensa decían de aquel evento “...tuvimos presentes a unos entusiastas embajadores, la afición pajarística santanderina, que destacó por sus pájaros y la preparación del sus equipos, estuches con capacidad para dos jaulas y “carcel” para las crias...”; “...los pájaros por estar mas en sazón a estas alturas de temporada, cantaron con mas brío...”. Tanto jilgueros como pardillos, anunciaban buenas maneras, presagiando días de de trinos irrepetibles.


En la variedad de mixtos de jilguero y canaria, figuraron los calificados de concursos anteriores. En aquella ocasión cedió el primer puesto el ganador de años anteriores Jacinto Bertolín de Bilbao, a mixto de jilguero y canaria del vecino de San Salvador del Valle Prudencio Arteagabeitia. El premio de honor al mejor jilguero recaería el el vecino de Algorta Jose Barrenechea. Otro de los clasificados, este del barrio de Areeta-Las Arenas, sería Jose Guillen.


Aquel concurso acabaría con un “delicado banquete”, decían las crónicas de la época, en el Hotel Igeretxe. Aquel menú estuvo compuesto por los siguientes platos: Caldo de galliña con Jerez, una sabrosisima colección de pescados, recién cogidos aquella mañana, y solomillos de herri-tzala, en opinión de los comensales “una comida de fundamento”.


Mas adelante, iré trayendo a estas paginas, las diferentes modalidades y concursos, que se han venido desarrollando, a lo largos de los años en nuestros barrios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada