MEMORIAS DE GETXO

jueves, 21 de junio de 2012

MARISABEL ARZUBIAGA Y LOS TERRENOS OCUPADOS POR JOLASETA


Cuando decido realizar esta entrada, lo hago porque dias antes se ha inaugurado en Neguri Langile, el denominado “Parque Gernika”. Este parque que desde hace ya algunos años pueden disfrutar los vecinos, no es algo que estaba ahi, tiene su historia. En los años 70, un grupo de vecinos, advertidos por los propietarios de un restaurante de la zona, supieron que los terrenos donde la Sociedad Jolaseta, habia realizado una ampliación de sus instalaciones, no era propiedad de dicha sociedad, y que realmente habia sido una donación de la Familia Aresti para el barrio. Esto provocó que algunos vecinos emprendieran una lucha, enfrentandose al Ayuntamiento y a Jolaseta, reivindicando la devolución de los terrenos al pueblo, que termino con una sentencia favorable a sus peticiones, y a que finalmente fuera permutado por el terreno, que hoy ocupa dicho parque, llamado popularmente “las campas del Conde de Aresti”. Una de las personas que encabezó esta lucha fue Marisabel Arzubiaga, durante muchos años, ese parque fue tambien conocido popularmente con su nombre.

Maria Isabel Arzubiaga Ardeo (Marisabel), nacio el 4 de Septiembre de 1936 en Neguri (Getxo). 

 
Marisabel era la mayor de 5 hermanos, su Aita Candido Arzubiaga, era de un caserio de Neguri “Errotasari”, que estaba situado, justo encima, donde se encontraba el campo del Neguri, ese caserio hoy esta en ruinas, su Ama Asunción Ardeo era de Berango. Su Aita trabajo como chofer en una casa de Neguri y su Ama, tambien trabajo en casa de otra familia de Neguri, de cocinera.

A su hermano pequeño Enrique, que era el menor, Marisabel, en palabras del mismo, “le adopto”, era la persona que le llevaba a la escuela, controlaba sus estudios, aprendio a leer y escrir con ella, era realmente como una madre para el.

Marisabel se caso con Jose Antonio Guarrotxena tubieron 4 hijos, el era marino y pasaba largas temporadas fuera de casa (9 meses al año), asi que Marisabel tuvo que realizar el papel de ambos, durante mucho tiempo, fue el pilar de la familia, mujer de gran personalidad, muy activa, sin que fuera autoritaria, inspiraba tranquilidad y mantenia unida a la familia. Persona muy trabajadora, era ella quien se encargaba de ir a la carpinteria para llevar a casa la madera que luego serviria para encender, la vieja cocina economica, como consecuencia del exceso de actividad que desplegaba, con la sierra de dicha carpinteria se hizo un corte en una mano, que le dejo una cicatriz peremne. 

 
Era una mujer muy competitiva, en las fiestas del Carmen, que se hacian en la campa delante de la Iglesia del mismo nombre, a la que acudian aquellas orondas “añas secas” que cuidaban a los niños ricos del barrio, todas vestidas con largos vestidos a rayas, con sus delantales de blancos, y sus moños bien recogidos, participaba en todas las actividades y concursos que hacian, sus hermanos se solian reir de ella porque no tenia sentido de la vergüenza “nos se cortaba un pelo” dice su hermano.

En el barrio “Neguri Langile”, termino que se empezó a utilizar en los años 70, para diferenciarlo de las zonas de chalets, en los que vivia la oligarquia de Neguri, ya que respondia al sustrato trabajador de las gentes que habitaban aquella area, que era una zona de llegada de inmigración, en aquellos años, en ese ambiente, Marisabel creo y participó en gran numero de actividades y ayudo a mucha gente, que por su humilde condición, malvivian en condiciones de pobreza, compartiendo viviendas, que con una misma entrada, estaba divivida en dos. Una de sus luchas fue la de integar en el barrio a toda aquella gente que iba llegando.


Cuando la campaña de “Bai Euskarari” en 1978, creo una Ikastola popular, en una vivienda situada frente a la suya, en la calle Paseo del Puerto, eran dos casitas que estaban juntas, con ella colaboraron algunos jovenes del barrio, llevaron unos pupitres, pizarras, y con una gran voluntariedad comenzaron a impartir clases de Euskera. El objetivo era que toda aquella gente inmigrante y sus hijos tuvieran la posibilidad de aprender nuestro idioma e integarse en el barrio.

Con ella participaron, entre otros, Juan Angel Santos, que era el propietario de la vivienda, los hijos de los dueños del Bar Isabel, y otros jovenes de la zona del rio Gobela.

Una de las aficiones de Marisabel era la pintura, quienes la conocieron, afirman que tenia un don para este arte. 

 
Entre los años 1964 y 1967 Getxo estuvo gobernado por los franquistas Fernando Ybarra Lopez-Doriga y Pedro Aristegui Bengoa, quienes propiciaron la cesion en alquiler al Club privado Jolaseta, por un plazo de 50 años y al precio inicial de 45.000 pesetas anuales, de un terreno de 14.500 metros cuadrados, donado al municipio en 1933, por la Familia Aresti, con la condición de que fuera utilizado como parque.

El terreno situado Junto a la carretera Bilbao-Plentzia, fue calificado en los planes de ordenación urbana de 1949 y 1964 como «espacio libre», lo que implicaba su utilización exclusiva para «usos públicos tales como iglesias, jardines, parques, instalaciones deportivas, etcétera».

En dichos planes se precisaba expresamente que en el solar «sólo se podrá autorizar, con carácter excepcional, la construcción de edificios que a juicio de la Corporación sirvan al interés público». 
 
Pese a ello, en los años 1966 y 1967, el Ayuntamiento concedió licencia para la construcción en dicho terreno de instalaciones deportivas, pistas de tenis, piscinas, pistas de hockey, etc., destinadas al uso privado de los socios de Jolaseta.

La asociación de vecinos presentó varios recursos al Ayuntamiento solicitando la anulación del contrato de alquiler y la devolución del terreno al pueblo.


Se sucedieron manifestaciones vecinales en las que participaron las de Romo, Neguri, Getxo, en las que se producian cortes en la carretera, jugandose en la misma un partido de tenis, e incluso una huelga de hambre en el Ayuntamiento de Getxo, reivindicando la devolución de los terrenos al Pueblo. Uno de los sectores mas particativos del barrio fue el grupo de jovenes denominado “Iraultza Taldea”.

El 23 de abril de 1977 y el 2 de diciembre del mismo año el pleno de la Corporación, presidido entonces por el marqués de Zubiría, decidió desestimar el recurso en base fundamentalmente al argumento de que el terreno «se había destinado a instalaciones deportivas, tal como exigía el plan de ordenación territorial». La sentencia del tribunal contencioso administrativo rechaza esta tesis por cuanto, «según se desprende de los estatutos del Real Club Jolaseta y de la, propia confesión judicial de su presidente, esta sociedad constituye un grupo cerrado de socios que resultan ser los únicos beneficiarios de los terrenos e instalaciones sociales, siendo claro que una zona calificada como "libre" aparece privatizada para uso de un número limitado de personas con exclusión de la generalidad».


En Julio de 1979 la sala de lo contencioso administrativo de Vizcaya acabó por anular dicho acuerdo del Ayuntamiento, recogiendo la argumentación del recurso presentado en tal sentido por la Asociación de Vecinos de Neguri Langile.

Con aquella sentencia se cerro el largo pleito que enfrentó durante años a los vecinos del barrio conocido popularmente como Neguri-Langile y el Real club Jolaseta.

Marisabel en una carta de opinión, publicada en su momento por la revista Getxotarra “Galea”, manifestaba su irritación por la forma en que se habia zanjado el contencioso, ya que la misma protegia unica y esclusivamente los intereses de Jolaseta, sociedad que mantenia la ilegalidad de la construcción, ahora amparada por el Pleno del Ayuntamiento, dando triste final a una lucha vecinal que consiguio que un tribunal fallase a favor de los argumentos vecinales, aunque luego los mismos acabaran siendo desvirtuados por “argucias democraticas”. Otros participantes consideraban que a pesar de todo no habia salido tan mal ya que habian conseguido algo.


Marisabel fallecio el 18 de Julio de 1985. En 1986 al cumplirse un año del fallecimiento de Marisabel Arzubiaga, los vecinos del barrio, le rindieron un homenaje, inaugurando de forma popular, el parque de los Arenales, en ese acto inaugural, extra-oficial, colocaron una placa con su nombre, sobre una piedra rectangular, piedra que estuvo situada en las inmediaciones de la vivienda de Marisabel, dando al mismo su nombre. Piedra que con nocturnidad, desaparecio el 14 de Junio de 1988, al igual que hechos similares de otras reivindicaciones vecinales, la corporación retiro con una excavadora, negando a su familia la recuperacion de la misma y la placa.

 

Deseo agradecer la ayuda para poder realizar esta entrada de la familia de Marisabel Arzubiaga.

1 comentario:

  1. excelente artículo, "Abadene"...

    Sarriko Basoa

    ResponderEliminar