MEMORIAS DE GETXO

miércoles, 27 de junio de 2012

EL HOTEL EGUIA UN CLASICO DE ALGORTA



El Hotel Eguia se abre gracias a la iniciativa de Manuel Eguia Iturain (natural de Gatika) e Isabel Renteria Bilbao (natural de Lemoiz).

El Hotel Eguía se inauguró en el año 1907. A lo largo de su vida, se convirtió en un referente para la vida social getxotarra, ya que acogió, entre otros, conciertos, galas benéficas, bailes, verbenas, combates pugilisticos, y otros eventos.


En los alrededores del Hotel se edificaron otras dos casas. Así, el Hotel se inauguró en 1907 y a el acudían muchos bilbaínos a pasar el verano. Personas de otras nacionalidades también buscaban la paz en el Hotel Eguia: alemanes, noruegos, franceses, madrileños. Era un hotel muy familiar, los clientes solían volver a menudo, a veces incluso los trabajadores del hotel y los clientes solían hacer excursiones juntos.

Algunas de las galas beneficas lo fueron a beneficio del “Santo Hospital Hospicio Municipal”, en dicha gala intervinieron la Banda Municipal y la Orquesta del propio establecimiento, celebrandose la misma en la terraza principal como despedida de la temporada de verano. Asi mismo concertaron un tranvia que circularia desde el Puente Bizkaia hasta el Casino 10 minutos despues de terminada la fiesta.


En el Hotel Egia era comun ver aficionados haciendo guantes, los encuentros boxisticos eran habituales, ya que Ramón Egia era gran aficionado y patrocinador de los mismos.

La Banda Municipal ensayaba allí, el balet de Olaeta daba clases, en una época el grupo de danzas Itxasgane tambien ensayó allí. Por otro lado en el exterior, en los fines de semana de verano se celebraban bailes muy famosos.


Uno de los boxeadores que nacieron alli fue Gabriel Zubiaga, de quien ya realice una entrda anteriormente, quienes le conocieron cuentan, que un buen día en el Hotel Egia de Algorta, ante un grupo de que hacian guantes, Ramon Eguia, dueño del Hotel, le lanzo la pregunta ¿ Y tu ya te atreverias a enfundarte los guantes?, a Gabriel le falto tiempo para responder afirmativamente, contaba solo 20 años aquel día, y su impetuosidad no era menor que su tamaño.

Gabriel no tenia ni idea de tecnicas de boxeo, le asesto un golpe tan contundente a su contrincante que lo dejo sentado, se coloco su chaqueta y se despidió con un seco “Agur”.

En el año 1933, en la temporada de invierno el precio de la habitación era de 12 pesetas, cosa que se anunciaba en un periodico madrileño el 5 de Noviembre.


En La Vanguardia Española, el Viernes 25 de Septiembre 1959 aparecia la sigueinte noticia -“Multa de mil pesetas a la «Pensión Eguía», de Algorta (Vizcaya), por uso indebido de la palabra «hotel»”-.

El 30 de Julio de 1933 uno de los asistentes a una reunion del Pacto de Galeuzka decia lo siguiente sobre los dantzaris Algorteños y la calidad de la comida del Hotel Eguia:

-”En el hotel Eguia nos dan la comida; estoy convencido que la Sociedad de Naciones no las degustó mejores. La fiesta se celebra en los jardines, frente al mar, con un tiempo delicioso de primavera. Al degustar el champán hablamos, entre ovaciones apasionadas, Batista i Roca, la señorita Urcelay, Irujo y yo. Guardo el menú firmado por los presentes. Al final llega un grupo de chavales espatadantzaris. Se nota que estamos en el barrio más aristocrático de Bilbao: son mozos elegantes, muy bien puestos, de líneas hidalgas y gentiles. Observo por primera vez en mi vida las antiguas danzas de esta raza única en la tierra. Primero el baile con palos, luego un combate suavísimo, que tiene olores de valle de cuento; más tarde una danza de cintas muy parecida a la de nuestros danzantes de Alariz y al final es hondo poema racial que termina cuando los seis bailadores cogen al jefe de la cuadrilla, que se hace el muerto, brillantes como la espuma de las olas, fúlgidos como el arrebol. Confieso que rompí a llorar como un niño. Emoción como ésta no volveré a disfrutara en mi vida”-.


En 1967 cerró para siempre sus puertas el Hotel Eguia, era el vestigio de una época que iba desapareciendo para dar paso a otra mas desumanizada, donde las relaciones entre las personas se hacian cada vez mas distantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario