MEMORIAS DE GETXO

viernes, 6 de junio de 2014

LAS GALLINAS QUE CONSPIRABAN EN GETXO


En mi entrada “Inauguración de Euzko Etxia de Algorta”, hablaba y dejaba entrever algunos movimientos que más tarde darían lugar al golpe de estado de 1936. También relataba la disolución de la Compañía de Jesús, obra de D. Alvaro de Albornoz, Diputado en las Cortes Constituyentes de la República que surgieron de las elecciones de 1931, Ministro de Fomento y luego de Justicia. 

Este Ministro fue el gestor de algunas de las leyes más laicistas de la República. Dentro de los muchos diarios que fijaban sus miradas en nuestro pueblo, uno de los que advertía de conspiraciones de núcleos aristocráticos madrileños asentados en Getxo era el periódico “Crisol”. Este periódico había nacido de la mano de Nicolás Urgoiti y Achucarro, miembro de una familia donostiarra ligada a ideas carlistas (por línea paterna) y liberales (por línea materna). Nació en Madrid, lugar al que habían emigrado sus padres a consecuencia de las guerras carlistas. 
 
En colaboración con José Ortega y Gasset, fundo el diario “El Sol” y al caer este en manos de un grupo monárquico, fundó esta publicación trimestral. “Crisol” sería un periódico netamente republicano y anticlerical que criticará la deriva de su anterior cabecera. En su edición número uno del 4 de Abril de 1931 afirmaba “...Nace Crisol y alborea la luz...”. 

  
En sus paginas dejarían su impronta plumas como las de Ortega y Gasset, José Martínez Ruiz “Azorín”, Ramón Gómez de la Serna, Salvador de Madariaga y otros. 
 
Y es precisamente en esta publicación en la que el 13 de Octubre de 1931, aparecería la noticia de que “...en Getxo conspiraban hasta las gallinas...” Así lo afirmaba un columnista del “Crisol” en 1931. Advertía el columnista al Ministro de Justicia “...no tome a broma el diputado Alvaro de Albornoz lo de la guerra civil...”. 
 
Hablaba de un torero que había pasado unos días de vacaciones en Gordexola, y decía “...el Sr. Corrochano estuvo unos días este verano en la casa del torero Antonio Marquez en Gordejuela. Allí se sintió feliz, y esa felicidad quiso transmitirla, publicando un articulo en ABC titulado: !Y hay quien dice que se conspira en el Norte!, !el Sr. Corrochano no vio conspiraciones en aquel bonito pueblo!...”, seguía el articulista diciendo “... obviamente no las vio porque en aquel pueblo no las había...”, seguía “...solo vio las gallinitas picoteando indiferentes en la tierra mientras atisbaban recelosas las maniobras inquietantes del gallo...”. 

 
Afirmaba en aquel articulo que “...¿Quién pensaba en conspiraciones?, !hasta el cura parecía republicano! Allí los pastores eran pastores y los aldeanos, aldeanos, no señoritos disfrazados para moverse con comodidad en sus manejos conspiradores...”. 
 
Advertía que Gordexola no representaba a todo Euskadi y que como decían al parecer, entonces, los sudamericanos “...en Vizcaya esta “cubicado” (ubicado), Guecho con Las Arenas y Algorta...”. Por lo visto aquel verano de 1931, por nuestro pueblo habían recalado núcleos aristocráticos procedentes de Madrid, y seguía diciendo “...los cuales han encontrado tan encantadores aquellos pueblos, y han encontrado tantas facilidades para hablar mal de la república, que han decidido realizar allí la invernada...”, !seguro que aquellos visitantes se relacionaron con determinadas zonas del llamado Neguri!. 
 
Seguía diciendo “...!Y Guecho no es Gordejuela!. En Guecho conspiran hasta las gallinas, se introducen armas...”. Al parecer un celador de arbitrios había descubierto un automóvil, en el que viajaban una señora y un caballero con una maleta conteniendo armas y municiones. Seguía diciendo “...seguro que no sería para adornar los altares...”, por lo visto a raíz de la quema de conventos, se debieron armar ciertas órdenes y en las guías, que acompañaban a las cajas donde se transportaban armas y escopetas se consignaba “ornamentos de iglesia”. 

 
Parece que incluso se conocían los santo y seña, aquellos conspiradores, y decía el columnista “...No se embozan en negras capas, ni se cubren con sombreros de ancha ala, sino que van en pelo y visten gabardinas...”. Seguía con aquellas contraseñas, que al parecer decían “...Para Enero, Juan primero..”, a lo que la otra parte debía responder con un “...En Febrero busca la sombra el perro...”. 

El ambiente algo mas lejos, por la llamada capital del reino, también estaba caldeado, pocos días mas tarde, el 12 de Abril, un diario de la corte anunciaba “...se prepara una marcha Fascista sobre Madrid...”. En aquella noticia se recogía “...para organizar un fascio a base de legiones. Las legiones estarán integradas por elementos procedentes de los Sindicatos Libres...,...El nuevo partido se llamará “Legión española”...,...Se organiza un desfile por el Paseo de Gracia. También se trata de hacer una marcha sobre Madrid, como la de Mussolini...”.
 
En Getxo, algunos de sus habitantes, los que mas tarde, emboscados y con boina roja, saldrían de sus conspirativos escondrijos, estaban preparando, ya desde muy temprano, aquel levantamiento golpista que nos llevó a la más negra de las noches que ha conocido nuestro pueblo. Como continuación de mi anterior entrada, por el interés de lo publicado por aquel distante periódico madrileño, que supo ver con tiempo lo que otros al parecer no vieron, y porque esta también es parte de nuestras memorias, he traído a estas paginas esta historia de Getxo, que !ojala no vuelva a repetirse!.

5 comentarios:

  1. Muy interesante la foto del entonces ministro de industria y comercio D.Juan Antonio Suances con el conocido Dr.D.Daniel de Lecanda,entonces Tte.alcalde del ayuntamiento tras la reinaguracion del puente colgante.

    ResponderEliminar
  2. D.Daniel de Lecanda fue una de las personalidades de la vida empresarial, social y cultural mas representativas de la epoca de mediados del siglo xx,dejando tras de si una buena fama de hombre honesto y siempre dispuesto a ofrecer su ayuda a quien lo solicitase y necesitara,al margen de ideas y credos politicos.

    ResponderEliminar
  3. Alguna de las fotos en este caso son para ambientar. Fotos de esa época de Getxo, casi no se encuentran, por lo que he puesto alguna de manera anacrónica, mas como ambientación que como reflejo de un hecho histórico.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho, leerte es un placer. ?

    ResponderEliminar