MEMORIAS DE GETXO

viernes, 27 de junio de 2014

EL TEATRO EN LA CASA SOCIAL y -II-


Como decía en mi anterior entrada sobre las obras de teatro de la “Casa Social”, en esta recojo alguna de las que en los años 30 y 40 del Siglo XIX, animaron la vida de nuestro barrio, cuando ni la radio, ni la TV. habían llegado a nuestros hogares. 
 
En aquellas sesiones de los días 26 y 26 de Abril de 1931 se realizaron dos representaciones de la zarzuela en dos actos y en verso titulada “Romanza con palabras”, adaptación escénica de las célebres “Romanzas sin palabras”, de F. Mendelsshon Bartholdy. 
 
La obra “Romanza con palabras”, que así se titulaba, ofrecía en un ambiente castellano de mediados del siglo XVIII, una trama muy sencilla. Se refería a los amores de la hija de un corregidor con un muchacho poco grato para el padre de la enamorada doncella “...Una estratagema del galán, que se hacía pasar por criado, le permite saber el origen del rencor de éste... y aclaradas las cosas, surge el anhelado consentimiento para las nupcias...”. 

  
El reparto de dicha obra fue el siguiente: 
 
Doña Mencia, señorita Rosario de Gaminde; Mariana (dueña), señorita Isabel de Aguirre; Don Blas (corregidor), señor conde de Superunda; Don Fernando García del Robledal, don Juan Santolaria; Sancho (hostelero), señor don Alberto San Cristóbal; Juan (criado de Sancho), señor marqués de Bolarque; Fortun, señor don José María Escauriaza; Rodrigo, señor don Francisco Crooke; Corchete, señor don José María Barquín. 
 
Coros de la Casa Social. Orquestación y concertación, señor don Luis Fernández. Escenografía, señor don José María Quintana. Vestuario, Casa Humberto Cornejo, de Madrid. 

 
La acción se situaba en una ciudad castellana, en 1850. Las “Romanzas sin palabras” utilizadas fueron :
 
En el Acto primero:
Preludio.— Romanza número 3 (La cacería).
Primer coro.— Romanza número 28 (Salutación matinal).
Aria de Doña Mencia.— Romanza número 31 (Leyenda).
Dúo de Doña Mencia y Don Fernando.
Romanza número 20 (Endecha amorosa).
Coro final. — Romanza número 35 (Lamentos del pastor). 
 
En el Acto secundo:
Preludio y coro interno.—Romanza número 23 (Canción popular).
Aria de Don Fernando.— Romanza número 7 (Contemplación).
Dúo de Doña Mencia v Don Fernando Romanza número 12 (Canción del gondolero).
Concertante final.—Romanza número 26 (Canto victorioso). 


La prensa bilbaína comentaba de aquellas representaciones “...Superunda y Bolarque, que sienten tan honda afición por la música y a la vez una verdadera vocación teatral, tuvieron la buena idea de escribir un ameno libreto de zarzuela, muy desenvuelto y ágil, para adaptarle esas breves composiciones pianísticas....”; así como del director musical “...La orquestación y concertación ha sido felizmente realizada por el maestro Luis Fernández, entusiasta artista que dirige la orquesta de la Casa Social...”. 
 
Los autores desarrollaron con gran fortuna una trama en dos actos animándolos de un dialogo sutil, bien construido, con correctos versos, de fino garbo, intercalando nueve romanzas que se transformaron en bellísimos números, entre los cuales figuraban un aria de tiple, otra de barítono, dos dúos, varios coros, dos preludios y un concertante final.
 
Los Precios para aquella actuación fueron: Patio de Butaca 8 pesetas; ídem de anfiteatro 5 y anfiteatro 2. Los horarios de taquilla, de once a una de la mañana y de cuatro a siete de la tarde. Se vendían para los días 22 y 23, localidades para las dos representaciones; y para los días 24, 25 y 26, localidades para una sola representación. Las localidades reservadas se guardarán en taquilla hasta una hora antes de la señalada para la función. 


Pero no serían solo estas funciones las que llenaron aquellos anfiteatros, ni los actores antes citados los únicos interpretes de aquellos entremeses, comedias y romanzas. Buena prueba de ello son los programas de mano que acompañan a esta entrada, donde se recogen alguna de las obras y números musicales, que contaron muchas veces con la presentación de Alberto San Cristobal, nuestro popular “Arlote”. 
 
Entre aquellas obras cabe citar “Anacleto se Divorcia” divertida comedia en tres actos, en la que intervendrían conocidos nombres de Areeta-Las Arenas (Enrique Benegas, Alberto y Jayo San Cristobal); “Las Hijas del rey Lear” con (Lola Cañada, Andoni Ibarra, Cacho Basterra) entre otros, ambas obras de Muñoz Seca; “La Tia de Carlos”, obra que se repondría en 1949; Alguna con el acompañamiento del Orfeón Baracaldes, quien participaría los días 8 y 9 de Abril de 1947 en una de aquellas veladas, en la que podemos ver al cuadro artístico en pleno en una foto de “Foto Cañada” (Ver fotografía inferior).

 
 
Así transcurría la vida social de aquel Teatro, que mas tarde sería uno de los cines de referencia de nuestra infancia, donde pudimos disfrutar de las denominadas sesiones dobles, en las que el pataleo de los más jóvenes, al llegar el esperado desenlace, cuando los entonces considerados “vaqueros buenos”, llegaban para acabar con los “indígenas malos”, haciendo evidente que había llegado el final de la película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario