MEMORIAS DE GETXO

martes, 20 de noviembre de 2012

LAS INUNDACIONES de 1.933 Y LAS DE ROMO DE 1.977


Han llegado a mis manos unas fotos de las inundaciones de Romo de 1.977, en una entrada anterior, ya publique otras sobre aquellos desgraciados sucesos, en los que se perdieron muchos enseres, ilusiones de gentes humildes y recuerdos irremplazables.

En estas nuevas fotografias se puede observar como en la calle Santa Eugenia el agua, practicamente cubria los coches; en la otra, en la calle Ibaiondo, ademas podemos ver a algunas gentes conocida del barrio, Escobar, Uriarte, solo que con algunos años menos; en la otra no se sabe muy bien si el rio iba por las vias o las vias por el rio; finalmente una prespectiva desde el tunel de la estación de la amplitud de la inundación.


Inundaciones que ciclicamente han causado graves destrozos en nuestro Municipio y el del vecino Leioa, en Agosto de 1.906 las inundaciones destrozaron casi por completo el campo de Lamiako.

El 1 de abril de 1.922 Lino de Ugarte, vecino de Lamiako, ya presentó un escrito en el que comunicaba que "los chimbos de la entrada de aguas de la ría y salidas en Lamiaco no funcionan bien", por lo que solicitaba la intervención del Ayuntamiento para evitar las inundaciones.

 
Las de Noviembre de 1.933 causaron graves daños en Getxo y Leioa, “Numerosas familias sin hogar”, asi titulaba La Vanguardia de Barcelona en su Pagina 26 el Miércoles 22 noviembre 1.933.

En ella se describia una situción caotica con ríos desbordados, vecinos en situaciones angustiosas, desprendimientos de tierras, lineas de ferrocarril suspendidas.

El temporal de lluvias provocó el desbordamiento del rio Gobela, a su paso por Las Arenas, Romo y Leioa, inundando vegas, caseríos y fábricas, en algunas fabricas tuvieron que desmontar la maquinaria para salvarla de la inundación.


Las situaciones de algunos vecinos fue de autentica angustia, perdieron sus viviendas, por este motivo solicitaron ayuda al Gobernador, quien procedio al envio de camas.

En Urduliz hubo un desprendimiento de tierras, debido a la lluvia, suspendiéndose el servicio de trenes en la línea de Bilbao a Plencia, entre La Cuadra y Sodupe.

En la línea de Robla también se registro un importante desprendimiento, por lo que los trenes, tuvieron que realizar el servicio por la linea de Santander. 

 
Desde la zona de Muskiz llegaban noticias de que estaba inundada toda la vega de Somorrostro, habiéndose desbordado algunos ríos, se inundaron muchos caseríos y quedaron arrasadas sus huertas y carreteras, suspendiéndose toda clase de circulación.

Las noticias que llegaban sobre la tremenda inundación de Las Arenas y Romo, decian que en las calles General Echagüe, Santa Eugenia y Baigane las casas estaban inundadas, la mayoría de las casas fueron desalojadas ante el temor de hundimientos.

La Sociedad de Salvamento de Náfragos, la Asociación Bizkaina de Navieros, los distintos cuerpos de seguridad, los mendigoxales, realizaban “heroicos trabajos” para salvar en botes y camiones a los vecinos en peligro, sobre todo a los niñosy ancianos.


El campo de Ibaiondo está convertido en una verdadera piscina, tenia más de dos metros de altura el agua.

El aspecto que ofrecian Las Arenas y toda la zona del rio hasta de Leioa era verdaderamente dantesco, a las cinco de la tarde las Escuelas de Romo, donde se habían refugiado muchos niños, tuvieron que ser desalojadas rápidamente, el agua entró a raudales alcanzando 2 metros y medio de altura.

Se pidió auxilio a la Cruz Roja, que envió inmediatamente cien mantas, que con las cien camas, enviadas por el gobernador militar, fueron utilizadas para dar cobijo a los que habian perdido sus viviendas.

Se ordenó habilitar el “Hotel Continental” y otros edificios contiguos para alojar en él a las numerosas familias que se habian quedado sin casa las cuales pasan de quinientas.

El Río Godela siguia desbordado, el temporal de lluvias no cesaba, mientras continuaban los trabajos de salvamento, se quedaron sin luz la mayoría de las casas.

Entre los vecinos acomodados surgió la idea de realizar una suscripción a favor de tantas familias que se habian quedado sin vivienda.


El 23 noviembre 1933 los bomberos de Bilbao tuvieron que salir para desalojar el agua de unas panaderías inundadas en Las Arenas, poniéndolas en condiciones de poder fabricar pan.

A última hora cedió algo el temporal, aunque continuó desbordado el río Gobela. Ese día se pudo apreciar los enormes daños causados en Las Arenas y Leioa, las huertas arrasadas, talleres y fábricas inutilizados, casas que amenazan ruina, jardines, paseos públicos y particulares destruidos, siendo preciso efectuar trabajos de salvamento.

Durante casi toda la noche en el “Hotel Continental”, donde fueron albergadas las familias sin vivienda, no daban abasto en la asistencia, por lo que los vecinos tuvieron que atenderlas, llevando a sus casas, sobre todo a los niños y ancianos.

Ya se empezaban a recibir los primeros donativos, para la suscripción abierta, para socorrer a aquellos con los que la desgracia se habia cebado
Hemos ido ocupando lo que antes eran arenales y marismas, urbanizando sin pensar en las consecuencias. Hemos ido ocupando lo que antes eran arenales y marismas, urbanizando la mayor parte de las veces sin sentido, de vez en cuando, la naturaleza, mas sabia que nosotros, nos recuerda que si no se le respeta ella tampoco nos respetara a nosotros.

Agradezco a Ines Zaldumbide, que ha sido quien me ha facilitado algunas de estas fotografias, el poder compartirlas con todos.

1 comentario: