MEMORIAS DE GETXO

martes, 6 de marzo de 2012

LA CRIPTA DE LAS MERCEDES, LA DIFERENCIA DE CLASES


La Iglesia de Las Mercedes de Las Arenas se termino de construir en Julio de 1887. El día 16 de Julio del mismo año Dn. Pedro Lorenzo de Castañares, Arcipreste de Bilbao, bendijo el templo, que en un principio estuvo anejo a la Parroquia de San Nicolas de Algorta, adquiriendo la calidad de Parroquia en 1912.


Este primer edificio fue incendiado el 16 de Junio de 1937, como consecuencia de la entrada de las tropas sediciosas de Franco en Las Arenas, por el Batallón Malatesta.

El culto durante un corto periodo de tiempo continuo celebrandose en el Club Marítimo del Abra, para pasar a la Capilla de Nuestra Señora de los Ángeles en el Barrio de Romo, y en Septiembre de 1937, el párroco de Las Mercedes pidió permiso al Ayuntamiento para hacer unas obras en la Casa Social (Actual Escuela de Música Andres Isasi), y continuar de forma provisional hasta la construcción de la nueva Iglesia.


Rafael Garamendi Ordeñana y Manuel Ignacio Galindez Zavala fueron los arquitectos responsables del derribo de los restos de la Iglesia y de redactar el nuevo proyecto para la misma, que fue inaugurada el día de Las Mercedes el 24 de septiembre de 1944.


Aunque en el proyecto inicial de los arquitectos anteriormente citados no se incluía la construcción de una Cripta para enterramientos, la misma se realizo por indicación del Obispo de la Diócesis de Gasteiz Dn. Javier Lauzirica Torralba.


Uno de los primeros en aportar dinero a fin de hacerse con los derechos de tener un panteón en la misma fue el Conde de Adagua, así los vecinos con gran poder adquisitivo del Municipio se apresuraron a garantizarse plaza en aquel mausoleo. Fue precisamente uno de estos, Victor Tapia en 1945, el primero en ser inhumado en dicha cripta. Le siguieron otros como Alejandro Zubizarreta y su esposa Valentina Frias, los cuales contaron con una Capilla funeraria probablemente la mas ostentosa del conjunto.


La Capilla antes citada cuenta con unos murales realizados por el pintor Juan de Aranoa Carredano (1901-1973).



No consta en ningún escrito de la época que en dicha cripta se hubiera realizado ningún enterramiento de personas de condición humilde, por lo que fue uno de los síntomas de una época en que hasta el patrimonio de la muerte era propiedad de la alta burguesía denominada de Neguri, obviamente aderezado por el derecho de ganadores de un golpe de estado a repartirse las prebendas, por lo favores prestados a la Iglesia. Y, “aunque la muerte a todos iguala”, la diferencia de clases, la categoría social, quedaba patente incluso en los enterramientos. Dentro de la iglesia y otros edificios religiosos los personajes más favorecidos ocupan espacios privilegiados: capillas privadas y criptas.


Y en cualquiera de los casos no parece, que el Arcipreste o el Presbítero tuvieran en cuenta para nada el Sermón de la Montaña, ni tan siquiera el evangelio de Mateo “y comenzó a expulsar a los que vendían y compraban en el templo”.

3 comentarios:

  1. Hola. Convendría mencionar que el batallón anarquista Malatesta, junto con la iglesia, quemó treinta casas y voló el Puente Colgante, durante su huida hacia Santander.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, también sería necesario mencionar que la quinta columna fascista acosaba desde algunas casas de Las Arenas, y que eso motivo que pasaran la ria para defender la retirada.

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias por la información!
    Esto es lo bueno de aclarar las cosas. Ahora comprendo por qué tuvieron que quemar la iglesia. Mira que montar ametralladoras en una iglesia... ¡Qué falta de respeto!

    ResponderEliminar