MEMORIAS DE GETXO

lunes, 26 de marzo de 2012

IDI PROBAK


Las Idi Probak (Pruebas de bueyes), son un deporte tradicional vasco consistente en el arrastre de piedra por bueyes en un carrero o pista.

El Carrejo “Probaleku” es el lugar donde se realiza la prueba tiene forma rectangular, con unas medidas de entre 22-28 m de longitud y 6 m de ancho.

Los Bueyes normalmente suelen tener un peso que oscila entre 500 y 650 kg. El buey de competición, de raza pirenaica, trabaja normalmente en el caserío. En los días anteriores a las pruebas o apuestas importantes se le disminuye el trabajo y se le somete a un régimen especial de alimentación cuya base son las habas. 


El yugo elemento que une a la pareja de bueyes fue estudiado etnográficamente por Telesforo Aranzadi. El peso de la yugo suele ser de 1.100 kg.

La piedra que ha de ser arrastrada se llama probarri. La forma de la misma puede ser rectangular, elíptica, trapezoidal y "talonea". Las llamadas "harri beltzak" (piedras negras) no son las más habituales a utilizar ya que friccionan con el suelo más que el resto. En cuanto al peso oscilan entre 1.500 y 4.000 kg. 


Para facilitar que los bueyes hagan su trabajo el carretero suele llevar un palo de avellano "akullu", provisto en su extremidad de un pincho. Durante la prueba lo hinca sobre los flancos, cuello y patas del animal, lo que suele probocar que el buey sangre, no siendo siempre del agrado del publico. El carretero suele contar con la ayuda de dos arreadores, hombres fuertes y de peso, que cooperan al esfuerzo de los bueyes.
 

La prueba consiste en hacer más clavos (largos de plaza). Para fijar la apuesta se tiene en cuenta el peso de los bueyes. Cuando una yunta sobrepasa los 1.100 kg. se pone sobre la piedra una sobrecarga de kilo y medio por cada kg. de sobrepeso. La sobrecarga se hace con sacos de arena. La determinación del peso del animal se hace mediante ciertos procedimientos o por medio de báscula.

El juez competente procede al sorteo de tandas. La orden de salida se da con un silbato. Las peripecias de la prueba exigen al boyero una táctica adecuada. El tiempo para cada participante suele ser de 30 minutos. 

 
Las pruebas de bueyes también han tenido en su historia curiosidades como la que se produjo en Berriz el 31 de Mayo de 1963 en que se enfrento la elefanta “Mary” a una pareja de bueyes, evento organizado por Eduardo Urzelai. La elefanta pertenecía al circo “Miran”, que en esos días se había instalado en dicha población. Se hicieron comentarios sobre la posibilidad de que a la elefanta le diera por “desbeber” lo que podía provocar un espectáculo insólito. La elefanta que era muy lenta hizo solo 8 clavos y la gente salio decepcionada. El periódico “Hierro” recogía la noticia del desafió.


Aunque tradicionalmente ha sido un deporte masculino se han dado casos de pruebas realizadas por mujeres como en el caso de Leioa, que en Febrero del 2012, Irene Artetxe venció en el primer campeonato femenino en el carrejo de Ondiz (Leioa). La joven de Lezama completó 37 clavos y 2,72 metros.

A lo largo de su historia no han faltado las prohibiciones, por ejemplo, en 1921 fueron prohibidas las pruebas de bueyes y vacas y también las de carneros, pero ya al año siguiente el Gobernador las autorizaba de nuevo.


En Getxo tradicionalmente se solía celebrar pruebas de Bueyes el día de San Isidro 15 de Mayo, teniendo gran aceptación de publico, que venia de los pueblos vecinos. Con participación de todas la autoridades civiles y eclesiasticas. En el año 1875 se tiene constancia de un embargo de una pareja de bueyes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario