MEMORIAS DE GETXO

miércoles, 9 de julio de 2014

EL VERANO TRAS LA RESACA DE LA REPÚBLICA -I-


Tras el mes de Mayo de 1931 que nos trajo la Segunda República, hubo que repetir las elecciones en algunas poblaciones debido a las protestas registradas sobre algunos aspectos no democráticos (topes para la proclamación de candidatos), así como en la forma en que se habían realizado las mismas en algunas poblaciones. El Gobierno del Estado presentó un decreto para la repetición de las mismas: “...Se procederá a la celebración de nuevas elecciones municipales en todas aquellas poblaciones en que se hayan incoado expedientes de protesta a tenor de lo dispuesto en las ordenes circulares del ministerio de la Gobernación de 16 y 18 de abril último...”, el caciquismo tomaba nota y seguía conspirando. 
 
Mientras que en otros puntos del estado se producían algunos incidentes y el ministro señor Lerroux al recibir a los representantes de la prensa internacional les decía que: “...los últimos acontecimientos de España tienen su origen en las provocaciones de algunos elementos monárquicos...”. 
 
El 3 de Junio de 1931 aparecía en la primera plana de algunos diarios bilbainos la siguiente noticia: “...La Sociedad de Estudios Vascos dio por ultimado su anteproyecto de bases para el Estatuto autonómico del País...”. Uno de aquellos diarios, El Noticiero Bilbaino, decía; “...la “Unión Vascongada” que resplandece hoy en la tarea benemérita de la Sociedad de Estudios Vascos, brindando al País un ejemplo admirable de compenetración de las prestigiosas personalidades que, precedentes de todos los idearios políticos, la integran...,...pide hoy con su más cordial encarecimiento a todos los vascongados que, frente al momento histórico de la reinstauración de su Derecho y de su Personalidad, den una nueva y espléndida muestra de aquella unión sagrada, de que hizo derroche espléndido, cuando una Ley vejatoria se los arrancara...”. 
 
La Comisión de Autonomía de la Sociedad de Estudios Vascos cerraba los día 30 y 31 de Mayo en el edificio de la Diputación de Gipuzkoa, las bases de aquel estatuto. Entre sus artículos tenía una declaración preliminar: “...Se declara que el País Vasco integrado por las actuales provincias de Álava, Guipúzcoa, Navarra y Vizcaya constituye una entidad natural y jurídica con personalidad política propia y se le reconoce como tal el derecho a constituirse y regirse por si mismo como Estado autónomo dentro de la totalidad del Estado español...”. Dentro de los títulos de aquel estatuto se recogían los de “Territorio, Derechos y Obligaciones”, “Los Poderes del Estado Vasco”, “Órganos Rectores del País Vasco”, “La Judicatura o Cuerpo Judicial y Fiscal Vasco”, “Facultades”, “La Lengua”, “Representación del Estado Español”, “Conflictos entre el Estado Vasco y la República”, “Los Estatutos Particulares”, “Régimen de Relaciones Tributarias” y otros referidos a la reforma de dicha carta. Dentro de los mismos se recogía según se expresaba al final del mismo: “...Serán aplicables al Estado Vasco todas las leyes y facultades no consignadas en este Estatuto que las Cortes o el Gobierno de la República establezcan, en favor de otros Estados Federados...”. 
 
Aquel mismo día se decía referido a nuestro Municipio: “...El próximo sábado, a las once de la mañana, se celebrará una reunión organizada por gran número de propietarios del barrio de Santa María, para tratar del modo de dar comienzo en el más breve plazo posible a las obras de urbanización y adecentamiento de los caminos y calles de dicho barrio....”. Se reunía el martes día 2 de Junio la Comisión especial para estudiar la construcción de un mercado y un frontón en Algorta. 

 
En la Memoria de la Junta de Obras del Puerto, del periodo correspondiente al año 1930, se decía: “...El tráfico de nuestro puerto está en disminución, durante el año 1930 alcanzó la apreciable cuantía de 740.000 toneladas. El año anterior, el tráfico había aumentado en 540.000 con relación al 1928. Por lo tanto, el descenso de 1930 supone 20.000 toneladas menos que el citado año de 1928...”. A pesar de aquellas malas noticias, se decía que la situación no era alarmante, y que no era debido a causas locales si no a otras de índole general, que afectaban también a otros puertos de Europa, y se citaba a los de Hamburgo, Rotterdam y Amberes. De este último había visto reducida en 4.500.000 toneladas el trafico respecto al año 1929. A pesar de ello el tráfico por el puerto de Bilbao (descontando el de minerales) fue de 2.864.000 toneladas, no sobrepasado por ningún otro del estado.
 
En la misma se citaba: “...la reposición de bloques artificiales de las defensas del rompeolas, contra muelle y refuerzos de las escolleras de piedras naturales del muro de defensa de Las Arenas, de la mojijonera y del terraplén de enlace del muelle de atraque con su camino de acceso, estimándose la inversión realizada hasta el momento en 1.198.715,50 pesetas...”. 
 
El jueves 4 de Junio se recogía referente al Consistorio de Getxo las siguientes noticias: “...la designación de los señores Aguirre (Alcalde), y a los capitulares, señores Gartéiz y Zubizarreta, para que, en unión de la comisión que nombre la Junta de Obras del Puerto de Bilbao estudiar la forma de llevar a la práctica las obras de erección de un monumento a D. Evaristo de Churruca...,...tomar en consideración una moción del capitular, señor Ardanza, proponiendo el arreglo del lavadero del Puerto...”. Se concedía a la Peña Motorista de Bizkaia un trofeo, consistente en una copa, para las regatas de “out-boards” que se estaban organizando en aguas de Getxo. 
 
Un columnista de la época, quizá con mas ingenuidad que inteligencia, decía: “..es indudable que actualmente Alemania cuenta poco desde el punto de vista militar al lado de Francia, que, aparte de su propio Ejército, dispone de los de Polonia, Checoeslovaquia, Yugoeslavia y Rumania, por no hablar del de Bélgica...”, el ascenso que estaba experimentando el nazismo, y el rearme, que se mantendría en secreto hasta 1935, crearían una de las mayores masacres que la humanidad ha conocido, pocos años mas tarde. 

 
El domingo día 7 de Junio se reunía el pleno de la “Federación Socialista Vasco-Navarra” para tratar de la fijación de los puntos de vista del partido ante el anteproyecto de Estatuto Vasco formulado por la Sociedad de Estudios Vascos y puesto a estudio del País. El partido socialista había encomendado esta labor a una ponencia integrada por D. Julián de Zugazagoitia, D. Guillermo Torrijos, D. Eulogio Urrejola, D. Juan de los Toyos y D. Primitivo Herrero. Ante los delegados de las cuatro regiones del País, y bajo la presidencia de D. Emilio Felipe, el Sr. Zugazagoitia dio lectura al informe de la ponencia: “...La ponencia encargada por el pleno de la Federación Socialista Vasco-Navarra de emitir dictamen sobre el anteproyecto de Estatuto general del Estado Vasco...,...estima esta ponencia que, ateniéndonos al espíritu del pacto de San Sebastián, y todavía más al espíritu autonomista de la doctrina del partido socialista, procede favorecer, en cuanto no pugne con las conquistas republicanas, el anhelo de las provincias vascongadas...”. Aprobaba realizar algunos retoques al documento presentado por la Sociedad de Estudios Vascos, entre los mismos incluía al referirse a jueces, fiscales y secretarios la siguiente “...deberán tener aparte del título de abogado, proceder de la carrera judicial del Estado español y conocer el euzkera si su labor ha de desenvolverse en zona euzkeldun...”. Al día siguiente era el “Partido Republicano Autónomo”, representación clásica del republicanismo en Bilbao, quien en la asamblea celebrada bajo la presidencia de D. Ernesto Ercoreca, acordaba dar su placet al anteproyecto de Estatuto aceptado por la Sociedad de Estudios Vascos. 

 
Siguiendo con noticias referidas a nuestro pueblo el martes día 9 de Junio aparecía en la prensa la siguiente noticia: “...Con asistencia del Ayuntamiento en pleno, Congregaciones religiosas y gran número de fieles, se celebró ayer por la mañana, en Las Arenas, la procesión de la infraoctava del Corpus, en la que llevó el Santísimo, bajo palio el cura párroco de la iglesia de las Mercedes, Sr. Escauriaza. Después de la procesión la Banda municipal dio un selecto concierto en el nuevo kiosco...”, se referían al situado al final de la calle mayor, frente al puente Bizkaia. 
 
Aquella República traía aires de libertad religiosa, daba prueba la noticia del jueves día 11 de Junio: “...a las once de la mañana se ha celebrado la primera boda sefardita en España después del siglo XV, época en que los Reyes Católicos expulsaron de nuestro suelo a los israelitas. Actuó de sacerdote el gran rabino, Menaheu Coriat, acaudalado banquero y doctor en leyes hebraicas...”. 
 
Aquel mismo día celebró sesión ordinaria el Ayuntamiento de Getxo, acordando adjudicar la subasta para la construcción de locales para servicios higiénicos en la Plaza de la Constitución (actual Plaza de San Nikolas de Algorta) y en la playa de Arrigunaga. Se comisionaba al alcalde, D. Jose Antonio de Aguirre, y al primer teniente alcalde Sr. Larrondo, para que en representación del Ayuntamiento de Getxo asistieran a la Asamblea de Municipios vascos que iba a celebrarse en Pamplona para estudiar el proyecto de Estatuto Vasco. 
 
El domingo 14 de Junio de 1931 se celebró en Lizarra (Estella) la Asamblea de Ayuntamientos del País Vasco. El programa de los actos incluía: 
 
Un desfile, que empezó a las diez y media de la mañana, en el que los alcaldes y concejales de los Municipios se congregaron en la Avenida de San Francisco, frente al Ayuntamiento, desde donde, formados con sus enseñas, bandas de música, txistularis y pendones, iniciaron la marcha hasta el teatro Estellés, donde se celebró la Asamblea. 
 
El orden de la comitiva fue el siguiente: en primer lugar desfilaron los Ayuntamientos de Araba y Gipuzkoa, seguidos de Bizkaia y Nafarroa. A continuación iban los Ayuntamientos cuyos alcaldes componían la Comisión de Ayuntamientos y, en último lugar, la comisión compuesta por los de Sangüesa, Getxo, Azpeitia y Laudio. 

 
A la llegada al teatro ocuparon la presidencia los alcaldes que componían la comisión de Municipios, en la siguiente forma: Primera presidencia: Comisión permanente de alcaldes presidida por el de Estella, y como ponente, el alcalde de Getxo D. Jose Antonio de Aguirre; Segunda presidencia: Alcaldes de las comisiones de Araba, Gipuzkoa, Bizkaia y Nafarroa que componían la comisión de alcaldes de cada región. Por Araba, iban los de Aramaio, Eltziego y Agurain. Por Gipuzkoa, los de Tolosa, Irún, Zumarraga, Bergara, Andoain y Ordizia (Villafranca). Por Bizkaia, los de Bermio, Mundaka y Elorrio. Y por Nafarroa, los de Amezkoa Baja, Eulate, Aranaratxe, Abarzuza y Larrake. Por último iba la Comisión Permanente de alcaldes, integrada por los de Laudio, Azpeitia, Getxo y Sangüesa, presididos por el de Lizarra. 
 
El desarrollo de aquella Asamblea fue el siguiente : En primer lugar realizó la apertura de la misma el alcalde de Lizarra D. Fortunato de Aguirre; en secundo lugar realizó la exposición del motivo de la Asamblea y de las gestiones llevadas hasta la confección del proyecto de Estatuto por la Sociedad de Estudios Vascos, como ponente D. Jose Antonio de Aguirre, quien pronunció las siguientes palabras: “...en nombre vuestro, alaveses, guipuzcoanos y vizcaínos, saludamos a Navarra y le decimos que hoy venimos con el corazón abierto a la casa de la hermana mayor...”; finalmente se dio paso a la lectura del proyecto de Estatuto, disensión y aprobación del mismo. Le siguió un banquete que ofreció el alcalde de Lizarra a los veintidós alcaldes que componían la comisión de alcaldes del País Vasco. 

 
A las cuatro de la tarde, los representantes de los Ayuntamientos, se congregaron en la Casa Consistorial de Estella, para ir en manifestación hasta la plaza de toros, acompañados por bandas de música y txistularis, enseñas, etc., donde se celebró el acto público, allí se dio lectura de las conclusiones de la Asamblea. Hizo la presentación el alcalde de Lizarra, que sería fusilado el 29 de septiembre de 1936 por los golpistas. 
 
A continuación tomarían la palabra los representantes de Araba y en su nombre el alcalde de Laudio Sr. Zarandona; por parte de los Gipuzkoanos lo hizo el alcalde de Tolosa; por Bizkaia lo hizo el alcalde de Getxo, y por Nafarroa el alcalde de Sangüesa Sr. Blanco. Para finalizar, hizo uso de la palabra el presidente de la Sociedad de Estudios Vascos D. Julián Elorza. 
 
Hasta aquí un resumen de la primera quincena de aquel Junio de 1931. En la próxima entrada comenzaremos por los hechos que llevaron al Cardenal Segura a ser expulsado del Estado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario