MEMORIAS DE GETXO

lunes, 28 de julio de 2014

EL PEZ GORDO Y LUCIANO REGUERA


En los años 50 uno de los concursos que suscitaba una importante participación en Areeta-Las Arenas era el concurso de pesca de caña, también llamado “Concurso del Pez Gordo”. Eran años en los que la ría daba abundancia de especies, y la comida de los mismos estaba garantizada por la variedad y cantidad de moluscos que en sus márgenes se criaban. 
 
Entre sus patrocinadores y organizadores estaban “Comercial Radio Reguera”, un comercio que regentaba Luciano Reguera, situado en Paulino Mendivil, ya desaparecido, y la Sociedad de Cazadores y Pescadores de Getxo. 
 
Su primera edición fue en 1950. Se repetiría el “II-Concurso del Pez Gordo” el domingo 11 de Julio de 1954, volviendo a celebrarse al año siguiente. El concurso tenía lugar en el paseo que va desde el Puente Bizkaia hasta Churruca. En dicho paseo se instalaba un rústico atril con una mesa, sobre la cual se colocaba una balanza comercial, que solía aportar el patrocinador, en la cual se pesaban las piezas logradas, algunas verdaderamente espectaculares, se cobraban mojarras, doradas, brecas, pispirutos y alguna lubina. Años más tarde aquellas piezas fueron desapareciendo de la ría, a medida que la contaminación crecía y su alimento también. 

 
Uno de aquellos grandes aficionados era Luciano Reguera Cuesta, patrocinador habitual de aquel concurso, y presidente del “Centro Excursionista Vizcaíno” que fallecería años más tarde, practicando su afición favorita. Falleció a pocos metros de la isla de Aketxe el 31 de mayo de 1962, mientras practicaba pesca submarina en aguas de San Juan de Gaztelugatxe. Tras este fatal suceso, años más tarde, se decidiría que aquel era el lugar donde debía permanecer la Virgen de Begoña.
 
El 2 de Junio de 1962 la prensa local recogía la noticia en sus páginas, dando algunos datos relativos al desafortunado accidente, al parecer la mar estaba en muy malas condiciones (ver fotografía inferior). 

 
Sus compañeros de junta directiva decidieron homenajearle, recogiendo un viejo proyecto de 1954, que concluyó el 15 de septiembre de 1963 con la colocación de la imagen de la Virgen de Begoña en el fondo marino. 
 
Recuerdo a este deportista, que como decía al principio, tenía una tienda de no se si llamarles electrodomésticos y radios, en Paulino Mendivil, en el tramo que va desde la calle Amistad hasta Barria. Mis recuerdos de aquel comercio pertenecen a los tiempos de escasez de alimentos. En el interior de su comercio tenia expuesta una de aquellas enormes neveras, y nunca mejor dicho, se enfriaban gracias a enormes bloques de hielo que Aberasturi fabricaba. La visión del interior de aquella nevera era un espectáculo, que a los ojos de un niño de aquella época de escasez extrema, donde la contemplación de unas cerámicas, que imitaban con gran perfección a unos deliciosos embutidos (Jamón, chorizo y salchichones) y delicadas piezas de queso, que en la mayoría de los hogares humildes no entraban, provocaba que la imaginación y los jugos gástricos, cantaran fantasías sin cumplir, imaginando sabores desconocidos, que como en la leyenda de la zorra y las uvas, no le quedó más recurso que batirse en retirada, para saborear en su casa el pan con aceite y azucar, murmurando para si !Va están duras!. Su hijo Txema Reguera fue uno de mis compañeros de juegos, cuando Areeta-Las Arenas aún estaba llena de campas, como las que se encontraban tras la Casa Social y participamos en más de una correría con nuestros escasos 5 años. 

 
Sirva esta pequeña reseña para recordar aquellos concursos de pesca con caña que tantos aficionados atraía a nuestro barrio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario