MEMORIAS DE GETXO

lunes, 24 de febrero de 2014

ROMO A TRAVÉS DE SUS FIESTAS


Al hablar de Romo es casi imposible desligarlo de sus actividades festivas, actividades en las que siempre han tenido que ver sus organizaciones sociales y las gentes que las protagonizaron. En esta pequeña entrada, quiero recordar, pequeños retazos de su larga historia. 
 
Aún no había nacido, ya faltaba poco, un mes más tarde, mis ojos verían las primeras luces de mi barrio natal “Areeta-Las Arenas”. Romo, que luego sería mi localidad de residencia. En las emisiones epistolares seguía figurando como “Las Arenas-Romo”. Pero ya era un barrio con actividad propia, que años mas tarde “ganaría su independencia” como barrio. 

 
Para poder desarrollar actividades incluso festivas, desde una sociedad tapadera, se solicitaba permiso para celebrar la fiestas del barrio. Era la “Juventud de Acción Católica”, el 28 de Julio de 1948, cuando su presidente, Ramón Grandes, realizaba aquella solicitud, para la celebración de las fiestas de la patrona “Ntra. Señora de los Ángeles”. Tiempos de carestías, parecen los actuales, solicitaban también ayuda económica. Se decía en la solicitud: “...los inconvenientes con que tropezamos, siendo el principal el económico...”. 
 
El lunes día 2 de Agosto a las ocho de la noche, recorrían las calles del barrio los cabezudos seguidos de tamborileros anunciando el comienzo de las fiestas. Posteriormente, a las diez de la noche, se celebraría una animada verbena amenizada por la banda municipal y los tamborileros, en la campa de las escuelas.

 
Dentro de aquellos actos festivos que se celebraron los días 7 y 8 de Agosto, y que la juventud de Acción Católica organizó, estaban algunos ciertamente originales como “la caza del pollo en bicicleta”, “la sartén húngara”, “el Puchero Diabólico” y “la Silla Acústica”. También tuvo su componente deportivo, ya que se corrió una carrera ciclista para aficionados. Como no podía ser de otra forma, todo el programa iba acompañado de diversos actos religiosos, con una procesión por la calles del barrio portando la imagen de “Ntra. Señora de los Ángeles”. 


 
Para dicho acto, el entonces capellán D. Luis Andonegui, envió una carta de invitación a las autoridades locales. La imagen se encontraba en el interior de una pequeña capilla del mismo nombre, que entonces hacía las veces de parroquia. La capilla tenía dos edificios a ambos lados, uno destinado a escuela de enseñanza primaria y otro que funcionaba como “Casa de Ejercicios Espirituales”. Si las paredes hablaran, contarían los miedos que penetraban en nuestros cuerpos pensando en el infierno. Miedos terroríficos que no dejaban de visitarnos hasta en sueños. Estaba aquella capilla regentada por las “Hijas de la Unión Apostólica”. Fue inaugurada en 1.935, y funcionaba como aneja a la de “Las Mercedes” de Areeta-Las Arenas. 

 
Solo una reflexión sobre los lugares comunes que unen nuestro pasado con el presente. En el Romo de hoy quedan pocas cosas que nos unan a aquel pasado, en el que los activos grupos sociales dinamizaban el barrio. Lugares de referencia para identificar el barrio: las Casas Baratas y los actuales edificios del Aula de Cultura, apéndice de aquella vieja capilla, donde en su día se instaló la “Sociedad Gobela”, autentico motor del barrio. 


Evitar las tentaciones especulativas sobre ambos lugares, fortalecerá la memoria colectiva y las señas de identidad de un núcleo vecinal, con una larga historia asociativa.

1 comentario:

  1. karla, cada vez que pienso que has escrito lo mejor, te superas. Eskerrik asko por tu trabajo, debería ser un bien material de Romo. Qué pena que no alcance a los que no disponen de internet. ¿Para cuándo en, papel? Seguro que si lo editas es un éxito en Romo y en ultramar

    ResponderEliminar