MEMORIAS DE GETXO

lunes, 10 de febrero de 2014

GETXO Y SU SERVICIO DE CORREOS -IV-


En esta cuarta entrega veremos las gestiones que se realizaron para crear la estafeta de correos, centralizada en el barrio de Algorta, hasta el Golpe de estado de 1936. 
 
Aquellas instalaciones no parece que reunían las condiciones mas idóneas, puesto que el 10 de Julio de 1913 el entonces Alcalde de Getxo D. Tomas Urquijo Aguirre, se dirigía, nuevamente, al Director General de Correos y Telégrafos de Madrid, solicitando la instalación de una central telegráfica en el barrio de Algorta. Decía “...como lugar mas céntrico del municipio...”. Justificaba aquella demanda atendiendo a “...las justas y reiteradas reclamaciones de los vecinos y residentes...”. En dicho escrito hablaba de las cualidades del municipio, así como las de sus visitantes veraniegos. Pero resaltaba sobre todo que en el “...residen y se hallan avecindados en este pueblo los acaudalados navieros y comerciantes de Vizcaya, y como puerto de mar habitan en el mismo numerosas familias de marinos...”. 
 
Recibía en Marzo de 1913 una carta del maurista, “Diputado a Cortes por Baracaldo” Fernado Ibarra, quien indicaba haber recibido contestación a su recomendación para la instalación de dicha central telegráfica en Algorta. 
 
El 28 de Julio de 1915 el Cuerpo de Correos, a través de su administración provincial, autorizaba a la colocación de un buzón de correos en la estación de ferrocarril de Algorta. 

 
El 24 de Agosto de 1915 Domingo Goicolea, Director de la Sección de Telégrafos de Bilbao, se dirigía a Fernando Maria Ibarra indicándole que se autorizaba la apertura de aquella estación telegráfica. Sólo quedaba fijar el local en el que iba a quedar instalada. Dicha oficina, que respondía a la solicitud del Ayuntamiento de Getxo del 19 de Febrero de 1913, debía de contar un local de vivienda para el encargado. 
 
Para establecer el local, se recibieron las ofertas del “...Marqués de Barambio (quien pidió por su planta baja de la Avenida Basagoiti 1.500 pesetas de renta) y de D. Francisco de Aldecoa (quien cedia la planta baja de su casa de Chominchu por 900 pesetas anuales)...”, optando finalmente, el 6 de Noviembre de 1915, por la segunda. Como vivienda se seleccionó la de Eustaquio Elustondo, en la calle Carretera de Algorta Nº 47. Y como telegrafista figuraría dicho Sr. Elustondo, de quien Fernado Maria Ibarra, decía en su carta de presentación “...se trata de un muchacho hijo de este pueblo, ilustrado y muy competente...”. El 20 de Noviembre de 1916, el consistorio cedía el mobiliario, pero con la condición de que fuera “...en todo tiempo, para la estación telegráfica de Algorta...”. 
 
Finalmente, tras varios contenciosos para la adjudicación de los locales de la estación, se optaría por una vivienda, situada en un primer piso de la Plazuela del barrio de Alango, cuyo propietario era D. Eusebio de Uribarri. El 1 de Abril de 1922 quedaba instalada la oficina de telégrafos. 


Durante 1923 el servicio de correos presentó algunas deficiencias. Prueba de ello fueron las cartas que los días 1 de Abril y 25 de Mayo, la primera dirigida al Alcalde de Getxo, por el administrador de la oficina de Algorta, quien expresaba la escasez de carteros. De los tres previstos para realizar un servicio de recogida 6 veces diarias, en un amplio circuito que iba desde la Cadena a Neguri, solamente habían podido contratar a uno, a la vez que se suprimían dos de los servicios de recogida. Que el administrado definía como “...un notable prejuicio para los intereses, del comercio, industria y particulares...”; la segunda obra del consistorio, en la que se decía que “...el ayuntamiento en vista de las numerosas quejas, contra la forma actual de reparto de correspondencia, habiendo ocurrido hechos como hallarse correspondencia abandonada en la vía pública, entregarse a diferentes personas que a los titulares, todo ello provocado por encomendarse esta labor a niños, incapaces de cumplir su cometido, debido a su corta edad, y la avanzada edad del encargado de la oficina de Algorta. Y teniendo en cuenta que el Ayuntamiento de Getxo, satisface desde el pasado mes de Marzo, la cantidad de 1.922 pesetas, como renta de un local, de la que, por otro lado, no se ha hecho uso . Rogamos al Director General de Correos y Telégrafos, se nombre con urgencia un funcionario, que ha de servir en la estafeta anteriormente citada...”. 
 
En 1926 se preparaba un proyecto de reorganización y unificación, de todos los servicios de correos y telégrafos en todos los barrios del municipio. En el informe presentado, se hablaba de la existencia de una estafeta de correos y una estación de telégrafos ubicada en Algorta, que daban servicio a Algorta y Neguri, mientras que en Las Arenas, no había servicio telegráfico, existiendo únicamente un servicio de cartería rural. 

  
Se decía que los servicios eran deplorables, debido a entre otras cosas la ubicación de la oficina de correos y telégrafos de Algorta, alejada de los núcleos importantes de población, y a 1 km. de la estación de ferrocarril, punto en el que se reciben los correos diarios. La deficiencia del servicio con solo dos carteros. La entrega del correo, que llegaba a las 15,40 horas, no se realizaba hasta las 9 de la mañana del siguiente día. La persona que servía de enlace entre la estación de ferrocarril y la oficina de correos, debía de realizar varios viajes con las sacas, debido a la cantidad y a su volumen, con el retraso que esto suponía en el reparto. 
 
En Las Arenas, la situación aun era peor, con un solo cartero, mal retribuido (500 pts. mensuales), que debía realizar cinco expediciones ambulantes diarias, y atender los servicios de (giros, certificados y valores), que se podían considerar anulados o inexistentes, debido a la falta de tiempo para realizarlos. La situación era critica. 
 
Se proponía el traslado de las oficinas de correos y telégrafos a un local cercano a la estación de Neguri, estableciendo una única entrega en dicha estación. Y la extensión de los servicios, que hasta esa fecha disfrutaban solamente los barrios de Algorta y Neguri, al resto del municipio. Supresión de la cartería de Las Arenas. Reparto de telegramas por un ordenanza en Las Arenas. Decían que de seguir esas directrices se conseguiría un mejor y más rápido reparto de la correspondencia, haciendo innecesario la creación de una oficina de correos y telégrafos en Las Arenas, que estaban ya en proyecto. 
 
Se estimaba necesaria la siguiente plantilla: para la oficina de Telégrafos, un oficial y dos repartidores; para la de correos, un oficial, un peatón (persona responsable del traslado del correo desde la estación de ff.cc. hasta la oficina de correos), dos repartidores para Algorta, dos para Las Arenas y uno para Neguri.

 
En cuanto a los locales se consideraba necesario: para la oficina de telégrafos, una Sala de Aparatos, y un despacho para el jefe del servicio; para la de Correos, una Sala de servicios, otra de cartería, almacén y despacho común a ambos y un vestíbulo central para el público, con ventanillas a ambos lados. Además de viviendas para los encargados de ambos servicios y sus familias. 
 
En un memorandum de la “Direct Spanish Telegraph Company, Limited”, el 4 de Febrero de 1927 se anunciaba, que se iba a realizar un modificación del trazado de la linea del cable submarino, como consecuencia de las obras del ferrocarril de Bilbao a Plentzia. Aquella modificación consistía en “...en el punto donde se separa la linea del canal del Gobela, para dirigirse hacia la vía ferrea, se realizaría una desviación de 400 metros, cruzando por terrenos municipales hasta la carretera de Sarrikobaso, siguiendo hasta la estación de Algorta...”. El consistorio aceptaba la modificación de la línea telegráfica entre Bilbao y Arrigúnaga con la condición que la misma pasara directamente a Sarrikobaso desde el puente de Lexarreta. El 8 de Abril de aquel mismo año solicitaban otra modificación consistente en “...dejar la carretera para seguir el camino “del vivero” y continuar hasta la casa Cosmopolita...”, modificación que también fue aceptada. 
 
En 1929 se seguía dando vueltas al mismo tema de los locales, y el 23 de Abril de aquel año, se sacaba nuevamente a concurso el arrendamiento de unos locales para correos y telégrafos, así como viviendas para los empleados. Locales que debían estar ubicados entre Algorta y Neguri, así como en calles de máximo transito, próximas a la línea del tranvía. 
 
Sólo se presentó una propuesta a dicho concurso, que tras un informe favorable del arquitecto municipal, resultaría aceptada por el consistorio. Se trataba del primer piso de la casa de Manuel Eguia, situada en el Nº 51 de la Avenida Basagoiti de Algorta. Dicha propuesta fue acordada por la Comisión Permanente del Ayuntamiento de Getxo, el día 28 de Mayo de 1929. Pero no parece que estos locales acababan de tener un acomodo definitivo ya que en 1930, nuevamente se trasladarían, esta vez al numero 64 de la Avenida Basagoiti, a una casa denominada “Mariandresena”, propiedad de Carmen y Tomas Acillona, frente al casino de Algorta. 
 
El 8 de mayo de 1930 el Ayuntamiento tomaba en alquiler una vivienda situada en la carretera de Las Arenas, frente a la Casa Social, propiedad de Jose de las Casas, como vivienda para el administrador de correos de dicho barrio. 
 
El 31 de Marzo de 1930, se realizaba un boletín estadístico de los servicios en Algorta durante el primer trimestre del año (ver fotografía inferior). 



 
En 1935 se iniciaría el expediente, para el establecimiento definitivo, de una estafeta de correos en Algorta, para lo cual se presentaba un plano del solar (ver fotografía inferior), situado en la calle, entonces, denominada “Torrena”. 



 
En la prensa madrileña, en el diario “La Época”, ya aparecía publicado el Jueves 13 de febrero de 1936, en su tercera página, la noticia de “...la cesión gratuita al Estado por el Ayuntamiento de Guecho de un solar para la construcción de una Casa de Correos y Telégrafos...”, dicha noticia era recogida en su numero 30.002.

Para entonces Getxo ya contaba con una población cercana a los 20.000 habitantes. Pero este asunto, al igual que otros, quedaría truncado por el golpe de estado de 1936. 
 
En la próxima entrada, la última de esta serie, iremos viendo los diferentes avatares, las gestiones en Madrid, las largas que la Central de Correos y telégrafos de Algorta vio hasta su materialización en 1961.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada