MEMORIAS DE GETXO

viernes, 11 de enero de 2013

LOS PROGAMAS DE MANO DEL CINE ARENAL -III-



Todo comenzó el 28 de diciembre de 1.895, en el 14 del bulevar de las Capuchinas de París, cuando los hermanos Lumière, colocaron un rótulo encima de la puerta, por la que se bajaba al sótano, “Le cinematographe Lumière, entrada un franco”. 

 
Uno de los prioneros del cinematografo en Bizkaia fue Gregorio Antonino María Sagarmínaga y Aberasturi, empresario bilbaíno dedicado a la minería, quien a finales de los años 80 del siglo XIX, adquirió una “linterna mágica” y varias placas con las que organizaba proyecciones en la “Sociedad Cultural El Sitio” en Bilbao.

En 1.897, apenas dos años después de la aparición del cine, compra un proyector con el que organiza sesiones cinematográficas en la dicha sociedad cultural, su interés por esta actividad no decaeria hasta el 1.906, momento en que, instaurado el sistema de alquiler de copias, se le haria imposible seguir comprándolas para sus proyecciones.


La llegada oficial del primer cinematografo a Bizkaia se produce en 1.897, concretamente el 31 de Mayo, y lo hace a la capital de la provincia en Bilbao, dos años antes habia hecho su primera presentación en Paris, y un poco antes en Gasteiz y Donosti.

Bilbao contaba a comienzos de los años veinte con cinco salas de proyección, el Salón Olimpia, Salón Vizcaya, Teatro Trueba, Salón Gayarre y Coliseo Albia a los que se sumaban las sesiones de cine ofrecían regularmente el Teatro Arriaga y el Teatro Campos Elíseos.


La notable asistencia a las mismas provocó que la cartelera cinematográfica aumentara de nuevo, entre 1.923 y 1.926, con la apertura de cuatro salas más, el Cinema Bilbao (1.923), Cinema Pax (1.924), Cine Teatro Buenos Aires (1.925) y el Ideal Cinema (1.926).

Este progreso constante, que experimentaba aquel incipiente espectáculo, que fue el cinematografo, en Bilbao y en el resto del territorio histórico, tuvo también su plasmación en las páginas de los rotativos semanales, en las que la prensa escrita comenzó a dedicar espacio a la actividad cinematográfica.


El primer rotativo en iniciar la publicación de estas secciones fue El Pueblo Vasco, el 12 de noviembre de 1.921, con la Semana Cinematográfica, La Tarde (Cinematografía) y El Nervión (Teatros y Cines), en 1.924; y las de El Liberal (Teatro Mudo) y Excelsior (Cinematográficas), en 1.926.

Este artículo lejos de rememorar la llegada del cine a la provincia y de los artefactos para la proyección de imagenes en movimiento, solo trata de presentar algunas de aquella caratulas y carteles de mano, con los que el septimo arte nos deleito durante generaciones, hasta que la aparición de la TV fue poco a poco vaciando aquellas salas, en las que generaciones de jovenzuelos habian pataleado, ante la llegada de los “buenos” en el ultimo momento.


De esos cines familiares que se inician en Getxo, con la familia Zamacona en el barrio de Las Arenas, en este barrio surgirian el (Cine Rosa, Gran Cinema, la Casa Social, Barria), en Romo el (Cine Arenal), los cines de Algorta (Cervantes, Gran Cinema y Gurea), y aquellos pequeños cines parroquiales a los que multitud de niños acudian cada Domingo.

El Cine Arenal tenia frente a el un pequeño quiosco de chucherias, de color verde, alli adquiriamos, tebeos, caramelos y algun que otro, a escondidas, cigarrilo suelto, junto a aquel quiosco, se solia situar una viejecita de Lamiako, con una pequeña mesa de las de tijera, sobre la que disponia sus humildes vituallas, caramelos de toffe, malvavisco, chicles bazooka (Salieron al mercado poco después de la Segunda Guerra Mundial, en los EE.UU., fueron elaborados por la compañía Topps de Brooklyn, Nueva York), chufas (la medida solia ser un vasito pequeño), pepitas de girasol, pan de higo y algun cigarrillo (los vendia sueltos).


La entrada de general suponia un desombolso de 6 pesetas, cantidad importante para aquellos pequeños ahorros, fruto de la “paga”, que con gran esfuerzo, nuestros mayores, nos daban los fines de semana.

Estas cosas forman parte de nuestros recuerdos y de una forma de relacionarse en el barrio, que como he dicho antes, la Tv se encargó de eliminar, trayendonos el individualismo a nuestros habitos.

Las carteleras que hoy traigo a estas paginas son “Lilas Blancas” del Germano Hans Deppe, con Romy Schnieder y Willy Fritsch; “Miss Catastrofe” del Ruso afincado en Paris Dimitri Kirsanoff, con Sofia Desmarets y Philippe Nicaud; “Crimen S.A.” del Newyorkino Sidney Salkow, con Brian Keith y Beverly Garland; “Nuestras Hijas” del Britanico Herbert Wilcox, con Anna Neagle y Sylvia Syms; y “Sonrisas y Lagrimas” del Polaco Wolfgang Liebeneiner interpretada por Ruth Leuwerik y Hans Holt.

4 comentarios:

  1. ¿Donde estaba el Cine Rosa en Las Arenas?

    ResponderEliminar
  2. Entre las calles Mayor y Maria Cristina, el día 15 publicare un articulo que empieza el dia anterior, sobre este y los demas cines de Getxo.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Karla yo te recuerdo de los tiempos en que,por obligación, te tenias que llamar Carlos; me acuerdo tambien de tu hermano Juanillo, y de tu aita Carlos y de tu ama Lola !Que buenas personas eran!. Cuanto me acuerdo de tu aita sentado en la ventana de aquella planta baja donde viviais contando txirenadas y todos los chavales alrededor riendononos. Me haces pasar unos buenos
    momentos.
    José Luis Alday Ugalde

    ResponderEliminar
  4. Ezkerrik Asko Jose Luis por el recurdo de mis Aitas.

    ResponderEliminar