MEMORIAS DE GETXO

domingo, 18 de diciembre de 2011

ISIDRO

Isidro, persona, comerciante. El Bar de Isidro en Algorta no era un comercio al uso, no era una tasca mas, era un sitio singular, un lugar ameno, diferente, no era un local al uso, en el que se vendían licores, era un lugar de encuentro de gentes que entendían las relaciones societarias de una forma determinada, eran amigos y en algún aspecto cómplices de un tipo de sociedad diferente al marco establecido.

El Bar Isidro de Algorta tenia señas peculiares, (los posters de monos plantando un pino eran sublimes, había como treinta en treinta metros cuadrados), las jarras de cerveza nominativas, los fardos de sarmiento sobre el WC, y sobre todo, Isidro un personaje que con su aspecto huraño también familiar, simpático y a la vez osco, conferían al local un toque, a la vez cálido y anarquico, que le hacia peculiar. 

 
Era un lugar donde había que llegar sin prisas, Isidro lo captaba, y hacia que tu espera fuera mayor que la deseada, siempre esperaba tu reacción y al cabo de un rato te decía “quieres tomar algo”.

Nunca había que pedir cosas ajenas al alcohol, si le pedías agua o mosto, primero te ignoraba y mas tarde cuando pensabas que se le había olvidado te decía “para eso vete a la farmacia”.

Si le pedías un vasito de agua, te servia un vaso diminuto y si le decías “es muy pequeño quiero mas”, te sacaba uno de litro, era así de peculiar, tenia un humor que parecía salido del camarote de los hermanos Marx.

En su local, sitio de aspecto anarquico, al igual que el, se llegaron a realizarse practicas relacionadas con la elavoracion de la cerveza, o algo parecido.

En cierta ocasión algunos de sus mas asiduos clientes, verdaderos amantes de la buena cerveza, idearon el fabricar, de forma artesanal, cerveza de Algorta genuina, para ello primero extendieron el grano de cebada humedecida a fin de germinar la malta, y sin seguir los tiempos de proceso de la misma, prepararon un recipiente en el que calentaron el grano de cebada junto a agua y levadura, que calentaron a fin de logar el mosto de la cerveza, llegando al cabo de unos días a la fermentación.


Y es en ese momento cuando se encontraron en el dilema, de con que filtrar el néctar logrado, después de mucho discurrir, eran personas de gran talento, decidieron dirigirse, puesto que el filtro debía ser de tela, y no ser muy caro, a la tienda de Julia Aldazabal, situada en la calle Avenida de Algorta, cerca de los bares Refugio y La Viuda (Isabel, Viuda de Bilbao). Allí les atendió su hija Mari Ángeles (Neska), como el producto tenia que ser de bajo coste, les dijo que disponía de unos pantis que no estaban en muy buen estado, pero que podían ser perfectos para el filtrare de dicho mosto.

Una vez adquirido el “filtro”, se dirigieron al Isidro, para poner en practica el proceso de filtraje, comenzaron el trabajo, la verdad es que la imagen era de película de World Allen, de humor y erotismo propia de sus films. Cuando estaban en pleno proceso de elaboración, llego la tía de Isidro y se encontró con la siguiente imagen, los cerveceros escurrian con gran deseo dos “piernas de mujer de color rojo, así era el color de los pantis, que una vez rellenados asemejaban a las piernas de una fémina, la tía de Isidro exclamo “Jesús” y salio despavorida de aquel antro de sexo y alcohol.

Su boda con Marisol tampoco fue algo habitual, la celebraron, seguro que su compañera no desmericia al personaje, en un bosque de hayas, en Abornikano (Araba), un bosque precioso, diáfano, rodeado de rió y campo, lugar que muchos seteros codician, montando una fiesta con amigos de Algorta, en la que no falto la Txalaparta, al rededor de una buena mesa y un bar que hizo las delicias de sus allegados.

Asi ademas de otras aventuras, de Isidro, eran algunos de los sucedidos que alrededor de su original vida ocurrían en Algorta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario