MEMORIAS DE GETXO

jueves, 8 de diciembre de 2011

CAMPA DEL MUERTO O CAMPA DE MUGICA

Una de las cuestiones más espinosas en discusión que había en Algorta en 1808 y que provocaba discusiones entre los Cabildos de Santa Maria y San Nicolás era el de los enterramientos.

Hasta 1832 no trascendió a la feligresía ya que cada familia tenía su enterramiento en los sepulcros de la iglesia.

En Octubre de 1854 Miguel Antonio de Uriarte, y Juan Antonio Cortina Arrate, obtuvieron del Ayuntamiento presidido por D, Valentín de Eguiraun, la cesión de la “Campa de Múgica” para construir la actual Iglesia de San Nicolás, y solicitaron al Obispado de Calahorra la creación de un cementerio.

El Provisor encargó el caso al Vicario Arcipreste, D. Claudio Simón de Arrospide, párroco de Sondika, el cual solicitó al párroco de Santa Maria D. Juan Bautista Victor de Ibarra que diera el visto bueno. Dicho párroco se reafirmó en su anterior negativa, lo que obligó al Vicario, el 15 de Enero de 1846, a escribir al Provisor suplicando el aplazamiento.

Nuevas demoras se produjeron debido a que, el 5 de Junio de 1846, el Beneficiado de Getxopor medio del Procurador, Tadeo Iruegas, intentó llevar judicialmente el asunto, pero el obispado le contestó que no procedía. Pidió la nulidad del Auto pero le informaron que era materia gubernativa. Recurrió al responsable Político, pero el Gobernador en Mayo de 1848 denegó el permiso, quedando el asunto congelado. 
 
Posteriormente las autoridades eclesiásticas y civiles concedieron las respectivas licencias. La legislación vigente, en aquella época, preveía en cuanto al emplazamiento que “el cementerio debía estar a 500 metros de distancia de la población, en un punto elevado, contrario a la dirección de los vientos dominantes, en terreno calizo o arcilloso y lejos de corrientes de agua para usos domésticos”.

El 7 de Junio de 1863 el Alcalde D. Pedro Goikoetxea y los miembros del Ayuntamiento solicitaron al obispo de Vitoria la bendición del Camposanto.
 
El 21 de Junio de 1863 el coadjutor D. Antonio Estanislao de Kortina, con asistencia de todo el pueblo, dio la bendición al que seria el primer cementerio de Algorta. 
 
En esos años comenzó a denominarse “Camino del Cementerio” a la actual calle “Andikoetxe”.

 
Hoy es un parque lleno de arboladado, con un pequeño monumento dedicado al primer Lehendakari del Gobierno Vasco Jose Antonio de Agirre y Lekube, y aquella “campa del muerto” ha quedado olvidada, solo la historia mantendrá su recuerdo.


1 comentario:

  1. Ademas de este cementerio, yo recuerdo que mi ama solia comentar, que en Zugatzarte apróximadamente por la zona del Zisco, hubo un cementerio. Me gustaria que si alguien sabe algo sobre esto, escribiria al respecto. Gracias.

    ResponderEliminar