MEMORIAS DE GETXO

lunes, 1 de diciembre de 2014

LOS PILOTOS DE LA BARRA -I-


Sobre la famosa “Barra de Portugalete” ya he hablado en otras ocasiones: sobre su peligrosidad (catástrofes marítimas), incluso sobre las obras que se realizaron ya en 1502. Faltaba hablar sobre sus “Capitanes”, sus “Pilotos”, sus “Pilotines”, en fin sobre aquellos hombres que la sortearon y que recorrieron mares a bordo de aquellas viejas goletas, bergantines, unos a vela, otros con sus humeantes maquinas de vapor. 
 
Cual cajón mágico, como si de la archiconocida frase “...a ver sin moverse, que va a salir el pajarito...”, se destapa el objetivo de la historia, dando paso a una visión de aquellos hechos que los viejos marinos, ya trataron allá por el Siglo XVIII, de las preocupaciones que la temida barra ofrecía en aquellos lejanos tiempos, de la importancia y figura del Piloto Mayor. Prueba de ello es que el 17 de Enero de 1769 en las Ordenanzas de la “Ilustre Universidad y Casa de Contratación de la M.N, y M.L. Villa de Bilbao”, decían respecto al mismo respecto a sus cualidades: 
 
...Siempre que por el Prior y Cónsules se nombrare nuevo Piloto Mayor, procurarán que sea sujeto de buena vida y costumbres, de edad, a lo menos, de 30 años, prudente, y práctico en la navegación, que haya exercido en ella el oficio de Capitán, o Piloto, y con especialidad, versado en esta Ria, y su Barra, y natural de este Noble Señorio de Vizcaya...”. 

  
Y respecto a la actividad de los mismos decían: 
 
...Siempre que salga alguna, o algunas lanchas de los Puertos de esta Abra al Mar, en busca de Navíos, para su dirección, y introducirles Pilotos Lemanes, deberán estos ir bien informados,y satisfechos del estado en que se halle la barra...”.
 
Respecto de sus funciones y responsabilidad, les era asignada la de dirigir y ordenar la actividad de los Lemanes: 
 
...Deberán también los pilotos Lemanes antes de entrar en la Barra (si el tiempo lo permite), dar parte al Piloto Mayor de ella, de los pies de agua que el navío calare...,...Hecha por el Piloto Mayor la señal para la entrada, pondrá el Piloto Lemán la Proa del Navio ázia la Bolisa...”; (Se denominaba “Boliza o Bolisa” a una lancha que era tripulada por 12 hombres).
 
Aquellas normas eran de muy meticulosa elaboración y se veía que en su confección habían participado expertos Capitanes y Pilotos, con un amplio conocimiento de la Barra. Pero más cerca en el tiempo, y en nuestra propia casa, allá por 1869 nos relataban nuestros antepasados algunas normas que aconsejaban aplicar a a los barcos que entraban y salían de la “Barra de Portugalete”, para garantizar su seguridad. 

  
Así, el 21 de Octubre de 1869, se reunía el Ayuntamiento de Getxo, en el Salón Consistorial de la entonces denominada “Perrera” del Puerto Viejo de Algorta, bajo la presidencia del Alcalde D. Luciano de Alday. A dicha reunión asistieron Capitanes y Pilotos Mercantes para tratar sobre un informe elaborado por D. Andrés de Cortina y Arteaga, acerca de un proyecto para facilitar que el Piloto Mayor diera el mejor servicio a los barcos que salían y entraban de la barra. 
 
El informe había sido solicitado por el Gobernador de la Provincia. En dicho informe se hacía constar que los miembros de la corporación también pilotos y capitanes, residentes en Algorta, podían ver de cerca los siniestros que, con bastante frecuencia, se producían en dicha barra. Por ese motivo consideraban que debían tomar en consideración, aquel informe por los siguientes motivos: 
 
1º) “...Que siendo incuestionable que todos los siniestros con rara excepción suceden dentro de la barra, no queda genero de duda que el Piloto Mayor debe prestar los servicios con su lancha boliza, desde dentro de la misma, que es donde existe siempre el peligro, aproximándose a este todo lo posible a fin de prestar todos los auxilios posibles, debiendo tener una lancha de fuerza y bien tripulada, con un par de calabrotillos y un anclote a bordo, para prolongar una espita o dar un remolque al buque en peligro...”. 



2º) “...El Piloto Mayor sale de Santurce actualmente en su lancha boliza a dirigir el buque que viene a entrar por la barra, este buque por cualquier accidente bara en las quebradas de la barra, o más adentro, o rompe el timón, el Piloto Mayor ante la imposibilidad de poder prestar ningún auxilio desde fuera de la barra, punto donde esta colocado, se dirige al puerto de Santurce deja allí amarrada su boliza, y va por tierra a Portugalete a embarcarse en una mala lancha para presenciar más de cerca un siniestro que ya no tiene remedio, pero que tal vez con los auxilios que llevan dichos se hubieran evitado...”. 
 
3º) “...Algunos sostiene que colocada la boliza dentro de la barra, las señales para los buques que están fuera no son visibles, pero este argumento es pobre por cuanto en los grandes temporales y la lancha boliza no puede salir de Santurce. ¿Qué es lo que en estos casos hace el Piloto Mayor?. Pasa por tierra a Portugalete, se coloca en la torre que existe en la punta del muelle, desde allí hace señales a la bandera colocada fuera de la barra, y con este hecho público y notorio sin que nadie pueda contradecir, queda probado, que cuanto mayor es el peligro, se ve el Piloto Mayor en la necesidad de venir a Portugalete, y desde este punto dirigir la entrada de los buques en combinación con las señales del castillo de fuera, como queda dicho. ¿Si cuando hay grandes temporales se ve el Piloto Mayor en la necesidad de dirigir la entrada de buques colocándose dentro de la barra en combinación con las señales del castillo de fuera?; ¿Que inconveniente hay para que con tiempos regulares o buenos no haga lo mismo o mejor? No conocemos ninguno; con esto queda probado que las señales de dentro de la barra son visibles fuera de ella en todos tiempos, y que el servicio que se propone dentro de ella no tiene ningún inconveniente, y si muchas ventajas...”. 


 
En aquel informe insistían en recordar que “...ya tuvieron presentes las mismas nuestros legisladores, al redactar las sabias ordenanzas de Bilbao de 1737 y 1814...”. En las mismas se especificaba que el Piloto Mayor debía estar constituido dentro de la barra y no fuera de ella. Añadían que dejando a parte resentimientos y cuestiones particulares todos los actuantes en aquel acto, que debía de tomarse en consideración aquellas propuestas, sin que ello impidiera que otra lancha boliza estuviera fuera de la barra. 
 
Los presentes en aquel acto fueron: D. Juan Ramón de Aldecoa, D. Mariano Soltura, D, Julián Mandalúniz, D. Juan Antonio de Zubiaga, Juan Bautista Múgica, D. Vitoriano Sarría, D. Román Anduiza, D. José Antonio Uriarte, D. Juan José Unibaso, D. Pedro Benguría, D. Juan Bautista Elortegui, D. Lucio Larragoiti, D. Mariano Arana y D. Ramón Diliz. 
 
Finalizado aquel acto se remitió una copia certificada de aquel informe al Gobernador de la Provincia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario