MEMORIAS DE GETXO

miércoles, 7 de mayo de 2014

ITXAS ARGIA DANTZA TALDEA (50 ANIVERSARIO) – I –


Al hablar de Getxo (Andra Mari), es impensable hacerlo sin mencionar a la Sociedad “Itxas Argia”. Sociedad que nace el 27 de Noviembre de 1958. Grupo Social que ha crecido con el barrio, junto a él, como uno de sus miembros más activos. Y ahora va a ser uno de sus hijos, el más alegre, colorista y bullicioso, quien va a cumplir 50 años de existencia. En este relato se van a ir mezclando las vivencias de los chicos y chicas que iniciaron aquella aventura folclórica, que fue y el embrión de “Itxas Argia Dantza Taldea”. 
 
Es por esto que se hace necesario recordar como fueron sus inicios. Este grupo de dantza, uno de los más veteranos del municipio nació en 1964, en los bajos del Bar de Zuazo, en la calle Maidagan, junto a las barreras de la desaparecida estación de Getxo. 
 
Y lo hizo, como casi todos los grupos de la época, en momentos de clandestinidad. Todos los movimientos de reivindicación nacional vasco, aunque fueran de carácter folclórico, se topaban con los impedimentos del Régimen para poder funcionar. Por ello se veían obligados a desarrollar sus actividades bajo el paraguas de sociedades recreativas, muchas ligados a grupos de montaña. Fue así y gracias al buen hacer de Javi Saitua (Presidente) y de Jose Ramón Santamaria (Secretario), cómo se consiguieron los permisos para poder bailar en las plazas.

 
Quien iba a ser su primer preparador, Paulino Azkue, bailaba por aquellos años (1962), en un grupo de dantza de Sopela, el “Alkartasuna”. En 1964, con motivo del fallecimiento de un dantzari de un grupo de Urduliz, el “Txori Alai”, que ensayaba Rafa Unibaso (+), hizo que muchos dantzaris y mendizales acudieran a aquel funeral. Fue allí donde le propusieron a Paulino ensayar al grupo “Gure Txoko” de Berango, que por aquel entonces tenía solo grupo de chicas, y querían formar un grupo de mayores. Comenta Paulino que “...como en aquella época andaba con ganas y tenia tiempo dije !pues vale!...”, así fue acercándose poco a poco a Getxo. 
 
En aquel grupo empezaron a bailar los vecinos de Getxo Luis Mari Murgoitio y Lorenzo Larrabe, que bailaban en los grupos Txori Alai y Gure Txoko, compaginado ambos grupos, ya que su actividad era escasa, empezaron a pensar en la posibilidad de crear uno en Getxo. Por entonces, época de una gran represión política, en pleno auge del franquismo, una de las alternativas para muchos movimientos reivindicativos y clandestinos estaba en torno a los grupos de montaña y dantza. Es en este ambiente, en el que empieza a contactar con gente de Getxo (Benito Garcia, Juan Garcia, Emilio Diliz, Lorenzo Larrabe y algún otro), con los que se solía juntar en salidas de montaña y en fiestas populares. Fueron los años en que empezaron a celebrarse las “Fiestas Vascas”, en algunos pueblos. Los movimientos populares de reivindicación nacional vasca empezaron con gran fuerza y presencia de mendizales. 

 
Es en una de esas salidas al monte, a las que acudían txistularis y gentes de grupos de dantza, cuando sintiendo el gusanillo de poder participar de las dantzas, y como no sabían bailarlas, Lorenzo Larrabe le planteó a Paulino “...!ya nos enseñarás a bailar jotas!...”. Lorenzo le comentó a Luis Maria Murgoitio “...si consigues que Javi Saitua (presidente entonces de Itxas Argia) acepte aquí un grupo de dantza, yo hablo con Paulino y le traigo a ensayar...”, Luis Mari hablo con Javier y le dijo “...ese grupo es lo que le falta a Itxas Argia para completar sus actividades recreativas...”, para entonces ya tenían grupos de (Fútbol, Monte y Organización de Paellas), así que ofreció “...pondremos todos los recursos que necesitéis para conseguir el objetivo...”.


Por aquel entonces el sitio donde se juntaban todos ellos era en el “Bar de Zuazo” (ver fotografía inferior), un viejo edificio de planta y piso, que estaba junto a las antiguas barreras de Andra Mari, comenzaron en su sótano los ensayos. La Sociedad Itxas Argia también celebraba sus reuniones en aquel local, alternandolas con la Venta de Getxo. 

 
Los ensayos, en aquel local duraron 6 o 8 meses. Lo hacían los jueves. Como todavía no contaban con txistulari para el grupo de chicos, era el propio Paulino quien tenia que cantar los compases de aquellas dantzas. Poco a poco el grupo de chicos se fue animando, empezando a agregarse nuevos componentes (Javi Goiri, Cani Careaga, Martin Diez, Ion Sagarna, Javi Royo y algún otro). Al principio ensayaban solo jotas. 
 
Al inicio, los ensayos iban bien, cuenta Paulino “...!al principio el primer jueves, el segundo y tercero, bien!, pero se les empezaba a hacer duro, querían ir a Portugalete a bailar, a ver chicas, y a tomar tres o cuatro potes...”. Como estaba muy liado ensayando a otros grupos “Alkartasuna” y “Gure Txoko”, les planteó “...si queréis aprender tiene que ser los jueves y con formalidad...”. Algunos dejaron los ensayos, pero a medida que pasaba el tiempo se fueron incorporando otros nuevos (los hermanos Javi y Jose Luis Goiri, Manu Larrea, Careaga, y otros). 

  
Para poder sacar un grupo de dantzaris, se requería un mínimo de material, intxarris, espadas, makillas, el resto del material (ropa, garriko, alpargatas, etc.), lo ponían los propios dantzaris, así que esos elementos fueron los que tuvo que comprar la sociedad. Las espadas las hicieron en los Salesianos de Deusto. Como tenia que ser un material que no se doblara, las realizaron con ballestas de camiones. Las primeras makillas eran mangos de picachones de obra. Los intxarris se compraron en Berriz. 
 
Así surgió el grupo de los chicos. Tenían entre 9 y 12 años. El propio Paulino era aún muy joven, contaba solo con 17 años. Al principio estaban solamente 7 dantzaris, así que para completar el grupo, tuvo que ser Paulino, quien bailara como uno más. Él era quien bailaba el aurresku. Empezaron un año antes que las chicas a ensayar y bailar. Tuvieron actuaciones ellos solos antes de que se incorporaran las chicas. 


Su primera actuación fue en el 15 de Mayo 1965, en el probadero de Andra Mari, en las Fiestas de San Isidro, contratados por el consistorio, en ellas actuó como txistulari Julian Billelabeitia, bailando el Aurreku de honor Paulino Azkue (Ver fotografía superior). 

  
El grupo de chicas empezó un poco más tarde, el grupo se formaría a partir de dos grupos diferentes: 
 
El primer grupo estaba compuesto por 8 chicas, iban a ensayar al “Gure Txoko” de Berango. Este grupo estaba formado por Marijose Santamaria, Mari Mertxe Santamaria, Mari Mar Blanco, Izaskun Etxeandia, Inmaculada Aranbalza, Lourdes Ruiz de Gopegi, Pilarin Bidaurrazaga e Inmaculada Hernández, todas ellas del barrio de Ibetas (Getxo). 
 
Pero fue el grupo de los chicos quien tomó la iniciativa de proponerles que vinieran a Getxo a bailar. Ellas querían bailar en el grupo de su pueblo “Itxas Argia”, asi que hablaron con Maria Asunción Mas, que era la que les ensayaba en Berango, y le dijeron que se iban a venir a Getxo. Hablaron con Paulino, y según dicen ellas “...no nos puso más pega que la de las ropas...”, les dijo que: “...Itxas Argia no va a poner dinero para las ropas...”, ellas le contestaron “...no importa, nosotras tenemos nuestras propias ropas...”. 

 
El segundo grupo de chicas surgió a partir de un aviso que realizó D. Francisco Antxustegi (párroco de Getxo), que anunció en una misa que se iba a formar un grupo para aprender jotas y Arin-arin. Aún no pertenecian a Itxas Argia, no lo dirigía Paulino. Los ensayos se realizaban los sabados. Estaba formado por Bibi Kortina, Bisi Bengoetxea, Miren Karmele Sanchez, las hermanas Royo (Maite, Zulema y Puri), Miren Bego Madariaga, Maria Luisa Uribe y Marta Paredes. Realmente era cosa de la parroquia de Andra Mari. 
 
Así que una vez que estaba funcionando el grupo de chicas de Itxas Argia Dantza Taldea, el otro grupo, las que ensayaban jotas y Arin-ari en Andra Mari, se animaron y se unieron al primero, fusionándose ambos grupos en Octubre de 1965.

Así se formaron dos grupos de chicas, mayores y pequeñas. Para confeccionar el atuendo de las niñas se usó tela de cuadritos azules y rojos. El paño rojo tradicional era muy caro y lo solventaron con imaginación y buen gusto. 

 
Al principio tuvieron grandes dificultades, que fueron vencidas gracias a la ilusión y el esfuerzo colectivo. Las causas de aquellos problemas fueron básicamente dos: El espacio para guardar las herramientas de baile (Palos, aros, etc.), al principio las guardaban en bar de Zuazo, el subir y bajarlas por aquellas escaleras de caracol, suponía un gran esfuerzo; y como ellas dicen “...andábamos como los gatos por aquí, arriba a bajo, desde Malakate al pórtico de la iglesia, con todo el instrumental a cuestas...”; otra temporada guardaron todos aquellos materiales en el txoko de Jose Miguel Careaga, que a pesar de estar mas distante tenía mejor acceso. 
 
El otro fue el lugar donde ensayar: El numero de dantzaris, y con el las herramientas, iban en aumento, por lo que el local se fue haciendo pequeño para el grupo. Por eso, al ser este un lugar reducido, acordaron buscar un nuevo sitio, y se trasladaron a los garajes de Monje, que estaban situados frente a la Ermita del Angel, junto a la Venta en Andra Mari (Getxo). El grupo iba en aumento, se incorporaron mas chicos y chicas, en torno a los años 1966-67; aquel local se les quedó pequeño, además tenia goteras, lo que aconsejó cambiar de sitio. Hablaron con el párroco D. Francisco Antxustegi (+) y de allí pasaron nuevamente al pórtico de la Iglesia de Andra Mari.

Como los ensayos se realizaban los sábados, los mismos solían coincidir con misas y funerales, lo que les obligaba a ensayar el la calle, en la campa de la iglesia, cuando el tiempo lo permitía. Llegó un momento en el que no disponían de un lugar fijo de ensayo, aquello quizá fue el embrión de la decisión que tomarían mas tarde. Allí estuvieron ensayando hasta 1970.

Las dificultades, para la propia Sociedad iban en aumento, a la necesidad del grupo de Dantza, de contar con un lugar donde realizar los ensayos, se unían los de guardar, no solo las herramientas propias del grupo, si no las de otras actividades de la sociedad (Fútbol, Montaña y Paellas), todas ellas dispersas por diferentes lugares. !Parecía que nunca llegaba el momento de poder comprar unos locales adecuados!, las diferentes actividades, las colaboraciones con otros grupos locales (Ikastola, etc.), hacían que siempre se postergara aquella decisión. Finalmente en 1970 se comprarían los primeros locales de la Sociedad Itxas Argia en los bajos, actuales, de la calle Iturribide (Getxo). 

 
Para evitar una entrada excesivamente larga, he dividido esta historia de “Itxas Argia Dantza Taldea” en dos partes. En la próxima entrada veremos la incorporación del txistulari del grupo, y el punto de inflexión en el que el grupo madura y mejora en su presentación escénica y vestuarios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario