MEMORIAS DE GETXO

miércoles, 21 de mayo de 2014

COMPETICIONES DEPORTIVAS EN EL CAMPO DE IBAIONDO-I-


Campo de Ibaiondo”. Sobre él ya he hablado en varias ocasiones. Sus fotografías nos llegan desde épocas pasadas, fue comprado por el Arenas F. C. en 1924 (se denominaba como finca Careaga), se inauguró el 13 de Septiembre de 1925, en el que se celebró un encuentro amistoso entre el Arenas Club de Getxo y el Athletic de Bilbao. 
 
Uno de aquellos acontecimientos deportivos, cuyo final tuvo como escenario nuestro Campo de Ibaiondo, fue la -III- Vuelta al País Vasco, en su cuarta etapa San Sebastian-Las Arenas, con un recorrido de 171 kilómetros. Se celebró el Domingo día 8 de Agosto de 1926, un día espléndido, de auténtico verano (ver recorrido en fotografía inferior).

  
Aquella cuarta y última etapa, que tuvo como punto de inicio el local de la Real Sociedad Donostiarra (Paseo de la Republica Argentina), fue tomada por 24 corredores, a las 11 de la mañana. El primer corredor en firmar fue el catalán Teodoro Monteys. Tenía como punto álgido el alto de Sollube, lugar en el que el año anterior se decidió la carrera, ganándola el belga Verdyck. 
 
Desde el inicio y durante 45 kilometros, el pelotón se mantuvo agrupado. El primer col, el alto de Itziar, en el kilómetro 46 de la carrera, el orden de llegada fue: Bottechia, Fontán, Debaets, Piccin, Mucio y Frantz. Pero en la bajada, como una flecha se lanza a tumba abierta, como era habitual en él, el bilbaíno Barruetebeña, colocándose en cabeza. 
 
Al pasar por Gernika seguiría en cabeza Barruetabeña, siendo acompañado por otro corredor de Bizkaia, Gutierrez. Al pasar Bermeo a 125 kilómetros de la salida, en la subida de Sollube, lugar en el que se iba a dar la verdadera batalla, era el repecho más fuerte de toda la carrera, el pelotón de cabeza estará compuesto por: Fontán, Piccin, Bottechia, Frantz,...; el corredor luxemburgués Nicolás Frantz, sabedor de que en este alto estaba la victoria, en un esfuerzo sobre humano, llega a las 17 horas, con cerca de 100 metros de ventaja respecto a su inmediato seguidor el Italiano Ottavio Bottecchia (de quien se dice fue asesinado a pedradas en 1917 por un campesino francés que creía que le estaba robando las uvas de su viñedo). 

 
 
De la dureza de aquella prueba da fe la fotografía que la Enciclopedia “Auñamendi” expone en sus paginas de aquella prueba, en la que aparece un fatigado Bottechia persiguiendo a Frantz y Huysse tras pasar el Sollube. 
 
Mantendrían Frantz y Omer, un ritmo trepitante, casi 40 km/h. hasta la meta, y a pesar de una caída que pudo haberle costado la carrera, el luxemburgués, se mantendrá en cabeza, y ya en el alto de Andraka, llevaría dos minutos a sus seguidores. Su paso por Algorta y Las Arenas fue apoteósico, entre auténticos callejones de gentes que le aplaudían sin cesar. 
 
Su llegada al Velódromo de Ibaiondo (Campo del Arenas F. C.), lleno de un público totalmente entregado, que había estado en todo momento al corriente de todas las incidencias de la carrera, gracias al despliegue informativo realizado por el diario “Excelsior”, fue impresionante. 

 
En este campo acababan de celebrarse unas interesantes pruebas atléticas y ciclistas en las que habían participado los equipos del Arenas y Athletic, en las que compitieron, en atletismo, por parte del equipo del Arenas-A- (Emaldi, Aguirre y Loren); por parte del Arenas- B- (Gutierrez, Cavia, Basañez y Arizaga). 
 
Pero volviendo a aquella vuelta al Pais Vasco, pocos minutos después de las 18 horas, sonó la campana anunciadora de la llegada de los primeros corredores. Hacían su entrada en el Velódromo Frantz y el Belga Omer Huyse, en medio de una impresionante ovación. Se les anunció la obligación de dar dos vueltas al velódromo, para ver quien se proclamaba campeón. Venciendo en un memorable sprint el luxemburgués Nicolás Frantz. Uno de los corredores que más aplausos cosechó fue el Catalán Miquel Mucio, nacido en Barcelona el 12 de marzo de 1902, primer clasificado del estado (falleció en Lübetheen el 27 de mayo de 1945), envenenado. Durante la Guerra Civil fue activista PSUC y PC, miembro de la Resistencia Francesa (FTPF) deportado a Alemania. Militó en la sección de ciclismo del FC Barcelona en el 1927). 


 

La llegada de los del equipo Arenero (Segundo Barruetabeña y Salvador Artaza), causo tal estruendo de aplausos entre el público, que estremecía a quien lo escuchaba. El último en llegar a la meta, el hernaniarra Juan Bautista Vallejo, ante el caluroso recibimiento con el que se le obsequió, decía “...!Así da gusto entrar el último!...”. La nota mas graciosa, a la hora de las fotos, la provocó el Belga Gerard Debaets, quien apareció seguido de sus compañeros de equipo, con los pies en el manillar y las manos en los pedales, provocando la hilaridad general en el campo. 
 
La clasificación de la IV etapa la encabezaban: 
 
1º- Nicolas Frantz en 6 h. 11 minutos 9 s.
2º- Omer Huyse en 6 h. 14 minutos 9 s.
3º- Julien Delbecque en 6 h. 18 minutos 58 s.
10º - Miquel Mucio en 6 h. 21 minutos 23 s.
13º- Segundo Barruetabeña en 6 h. 24 minutos 30 s.
En la clasificación general de la carrera los tiempos fueron los siguientes:
1º- Nicolas Frantz en 27 h. 13 minutos 59 s.
2º- Ottavio Bottecchia en 27 h. 19 minutos 38 s.
3º- Victor Fontan en 27 h. 22 minutos 38 s.
9º- Miquel Mucio en 27 h. 33 minutos 53 s.
Les seguían los corredores del Arenas Club:
15º- Salvador Artaza en 28 h. 24 minutos 45 s.
21º- Segundo Barruetabeña en 29 h. 11 minutos 28 s. 
 
De los 24 corredores que tomaron la salida en Donosti, sólo se produjo la retirada del belga Aime Dosche, por una indisposición en Sollube. De aquel acontecimiento deportivo recogían noticia varios periódicos del estado, entre ellos el donostiarra “El Pueblo Vasco”, el madrileño “El Sol” y la “Vanguardia” de Barcelona. 

  
Hasta aquí un repaso por uno de aquellos acontecimientos deportivos que acaecieron en aquel Velódromo de Ibaiondo de Areeta-Las Arenas. Acontecimientos que iré trayendo a estas paginas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario