MEMORIAS DE GETXO

viernes, 28 de marzo de 2014

LA CASA ALHÓNDIGA DE AREETA-LAS ARENAS


El 7 de Febrero de 1877 D. Diego de Uribarri iniciaba un expediente para la construcción de una casa Alhóndiga en el barrio de los arenales (Areeta-Las Arenas). En aquel escrito planteaba la necesidad que había observado que: “...hace mucha falta una Alhóndiga en dicho barrio para depósito de vino y demás líquidos...”. 
 
El edificio se pensaba construir en terrenos municipales, en un lugar donde anteriormente existió un casa de tablas, junto al muelle de la ría, frente a Portugalete y que se hallaba entre la casa del Consulado de Bilbao y la de D. Simón de Maturana. La casa de madera que existía en aquel terreno se incendió el día 21 de enero de 1871. 
 
El Consistorio aprobó la edificación el 8 de Febrero de 1877, dejando claro que el terreno era de propiedad comunal, y que por carecer de presupuesto, la misma debía ser financiada íntegramente por el solicitante. Para ello nombro a tres comisionados para negociar las condiciones: el 2º Alcalde D. Alejo de Zalduondo, D. Francisco de Sarria y el Regidor D. Ignacio de Meñaca. 
 
Se iba a realizar siguiendo los criterios de la edificación de la construida en Algorta por D. José Ramón de Uriarte. La edificación, una casa de dos plantas, disponía en su planta baja lo que sería el local destinado a Alhóndiga (ver fotografía inferior). Y otra parte del edificio destinada a tienda y vivienda que estaba ligeramente elevado respecto al camino municipal 6 pulgadas (152 m.m.). 

 
Se construyó con Arenisca extraída de las canteras de Algorta y Erandio, salvo el de los umbrales de las puertas, ya que este material procedía de las canteras de Galdakano. El entarimado era de roble y los marcos exteriores, de castaño. Las escaleras se hicieron con pino de Holanda, las cocinas iban provistas de campanas, carboneras y fregaderas rectangulares. Las puertas de entrada, de madera noble, iban provistas de sus preceptivas aldabas (piezas metálicas que se cuelgan de las puertas, para llamar golpeando con ellas). La edificación llevaba adosado un aljibe, enterrado a 3,65 mts. de profundidad para alimentar de agua al edificio. Firmaba aquella obra, el 25 de Febero de 1877, el constructor de Algorta D. Francisco Ciriaco de Menchaca, y constaba de un presupuesto de 85.108,25 reales. 
 
Una vez terminados los trabajos, el edificio debía ser puesto a disposición municipal, percibiendo el responsable de aquella edificación, los alquileres establecidos, como intereses del capital invertido, reservándose para si la segunda habitación, sito en la primera planta. A los 12 años de terminada y recibida aquella Alhóndiga, la misma pasaría a ser propiedad del Pueblo. 
 
Aquella edificación también tuvo sus detractores. Uno de ellos, D. Simón de Maturana, alegaba que los terrenos en los que se pensaba edificar la Alhóndiga, habían estado destinados a convertirse en plaza, según un plano de urbanización existente del barrio de Las Arenas. Decía también que en el mismo se venía celebrando mensualmente la feria de ganado de Las Arenas. 
 
Por otro lado, alegaba que se veían perjudicados, no sólo él, si no otros propietarios, como D. Martin Arizpe y D. Fernando Mieg, ya que las calles previstas en torno al mismo eran pequeñas: 6 mts., y no cumplían con las ordenanzas establecidas para aquella zona que estaba previsto tuvieran 15 metros de andadura, lo cual perjudicaba sus derechos y devaluaba sus propiedades. La última razón parecía realmente la motivación de aquella reclamación. El consistorio rechazó aquella petición alegando que dichos terrenos eran de propiedad comunal. 

 
Simón de Maturana solicitó la mediación del la Diputación General del Señorío de Bizkaia en escrito del 24 de Marzo de 1877. En dicho escrito, además de lo anteriormente expuesto, alegaba también que el consistorio pensaba adjudicar aquella Alhóndiga al solicitante, que, a su vez, era concejal del Ayuntamiento de Getxo, D. Diego de Uribarri. 
 
Por desgracia no ha aparecido más documentación acerca del edificio, ni de cómo terminó el litigio. Me inclino a pensar que su ejecución siguió adelante, y se realizó, en la zona del actual Puente Bizkaia, próxima a la ria. Si a lo largo de mis visitas a archivos logro alguna aproximación a la resolución del tema o a su ubicación física, lo traeré a estas paginas. Mientras tanto, sirvan la fotografías que acompañan a esta entrada para imaginar su posición, ya que estos planos corresponden a las fechas que nos referimos: (1889).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada