MEMORIAS DE GETXO

miércoles, 27 de septiembre de 2017

DE CAMINOS, VEGAS, OBRAS Y OTROS ACONTECERES DEL SIGLO XIX EN GETXO -VI-



En esta entrada seguiremos con algunos casos de subastas de terrenos comunales, así como algunas iniciativas privadas para la construcción de caminos, que más tarde provocarían conflictos entre el Ayuntamiento y los particulares que los realizaron.

En enero de 1868, algunos trozos de terrenos comunales de los arenales salían a subasta: “...queda enterado el Ayuntamiento por el “Boletín Oficial de ventas de bienes Nacionales” N.º 49, del 18 del corriente, donde se anuncia la venta de dos trozos de arenales propios como de este Pueblo, para el 22 de febrero...” Ambos lotes estaban situados en Algorta, el primero en la zona de la Avanzada: “...Este lote confina por N. con la colina de Algorta llamada de la Abanzada por S. con arenales de D. Eduardo Aguirre, con la zona marítima de seis metros contados desde la cresta…, con la zona de tres metros para el servicio de la carretera de Algorta...” Dicho lote tenía 56.404 m² y estaba tasado en 331 escudos. El segundo lote: “...Confinaba por el N. con con las colinas de Algorta, y con el caminovecinal que se dirige a Lejona, por el S. con los arenales de D. Jose Niceto de Urquizu...” Estaba próximo al rio Gobela, era de 235.812 m², y estaba tasado en 693 escudos.

Pero las iniciativas altruistas de los asociados del Sr. Goya parece que tuvieron segundas partes, ya que en febrero de 1868 intervenía el Gobernador de la Provincia para hacer saber que la conservación del camino por ellos financiado debía de ser costeada por el Consistorio, quien decía en sus propias actas: “...El Ayuntamiento de Guecho con laudable fin y deseo de mejorar la agricultura, industria y comercio del pueblo que administra, a costa de grandes sacrificios, construyó en los años 1863, 1864 y 1869 varios trozos de caminos de coches, cuya ejecución no ha podido en parte satisfacer por carecer de fondos, y a la buena conservación de los mismos tampoco puede atender…, y que hallándose por esta causa mal parados, deberá si sus recursos no aumentan a echar mano de arbitrios extraordinarios…, y dejar el Pueblo en la miseria sin comunicación con la Capital de la Provincia...” Se lamentaba el consistorio de que tal coste, difícil de mantener por el Ayuntamiento, debiera de satisfacerse, ya que de saberlo hubieran preferido no autorizar a Goya y asociados a ejecutar con sus fondos dicho camino.


Los fondos del Ayuntamiento, como decía anteriormente escaseaban, tal es así que el camino que conducía hasta el campo santo de Algorta, cuyos terrenos habían sido expropiados a Dña. Josefa Ramona de Izcoa, para su ejecución, permanecían sin abonárselos, y el consistorio le decía que tan pronto como los fondos municipales lo permitieran, le serian devengados.

En marzo de 1868 se procedía al derribo del pórtico de la ermita vieja de San Nikolas, a fin de mejorar el ornato público e impedir que: “...se convierta en guarida de algunos malhechores que pudieran retirarse en esos locales...”

La extracción de arenas para sujetar los nuevos arenales adquiridos, fue otra de las actividades a las que los grandes hacendados recurrían. En junio de 1868 eran los hermanos Aguirre, Eduardo y Ezequiel, quienes solicitaban del Ayuntamiento dicho permiso: “...para extraer unos cuantos carros de tierra de la Avanzada, de esta jurisdicción, para sujetar una parte de las arenas de nuestra propiedad al Oeste del camino de Algorta a Las Arenas...” También la extracción de piedra era necesaria para las obras que se estaban realizando en el Pueblo, en puntos tales como la Playa de Ereaga, cuyo camino carreteril se estaba realizando en Mantequena, donde se amontonaban piedras para las obras de Algorta. Entre los lugares elegidos para la extracción estaban la Cantera de Aiboa, el alto de la Avanzada, incluso la procedente de Ereaga; también de la Galea , lugar en el que en un terreno comunal, junto a la casa Goicoeche D. Martin de Berasaluze extrajo piedra para la ejecución del camino de Iturrieta a Telleche.


En el Puerto Viejo de Algorta, en septiembre de 1.868, se realizaban las obras para adaptar la vieja ermita de San Nikolas para escuela de Náutica.

En diciembre de 1868, el gobernador civil de la provincia había ordenado se que procediera a la renovación de los Ayuntamientos, de acuerdo con lo dispuesto por el Gobierno de la Nación. Por ello se reunió el “Ayuntamiento General de Guecho”, en el edificio de la plaza de San Nikolas: “...bajo la presidencia de D. Luciano de Alday y D. Juan Ramón de Arana…, junto a la mayor y más sana parte del vecindario…, cuyos nombres se adjuntan más adelante…, se dio paso a la deliberación de cuatro negocios. En primer lugar se trató de la circular remitida por la Diputación General, del 25 de noviembre de 1868, referente a la Ley de sobre la organización y atribuciones de los Ayuntamientos, publicada por el Gobierno de la Nación, que es contraria al fuero de este señorío, por lo que este recomienda se obedezca pero no se cumpla. Hubo discordancia entre los participantes, sobre la avenencia al cumplimiento de la orden, por lo que se procedió a la votación, que dio como resultado que la gran mayoría dijeron se obedezca pero no se cumpla, en total fueron 99 los que se adhirieron a esa formula, contra 8 a favor de cumplir lo dispuesto por el Gobierno de la Nación…”


La situación en abril de 1869 de la carretera que iba desde la Avanzada hasta la Plazuela de Las Arenas (actual Puente Bizkaia), era desastrosa, hasta tal punto que los carruajes no podían transitar por ella. Por lo que el consistorio decidió: “...se proceda a la reparación y conservación, y existiendo en la playa de Ereaga amontonada y amartillada bastante cantidad de piedra, se formalice con algún carretero del pueblo, con toda la economía posible, la conducción de la citada piedra...” Aquella piedra amontonada en Ereaga que había sido apilada por un grupo de jornaleras de Algorta, fue contratada a D. Vicente de Elosua a nueve reales el m³. La piedra fue conducida al camino de Las Arenas por el carretero D. Julián de Menchaca. En total se transportaron 328 m³ de piedra.


En la próxima entrada veremos cómo se iban ejecutando los trabajos de la modernización del Pueblo; también abordaré el enlace del camino vecinal que iba unir la Venta del Ángel con la carretera que conducía de Bilbao a Plentzia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario