MEMORIAS DE GETXO

jueves, 25 de mayo de 2017

ITXAS GANE, LOS PARTES DE MONTAÑA -III-



El “Amboto”, la morada de “Mari”, que como dice la leyenda atrajo al joven pastor “Antxon”, de la misma forma siempre ha sido uno de los lugares de peregrinación de los montañeros vascos y como no podía ser menos, también de los de Algorta. Ese fue el destino un 19 de marzo de 1957, de dos socios de Itxas Gane: Joseba Cortina y Josu Zubiaur. Partieron de Abadiño a las 08:15 de una fría mañana, tomaron la carretera de Mendiola-Atxarte por donde pasaron a la 08:55, llegando al Santuario de Urkiola a las 9:55, la distancia que separaba este Santuario, hasta el “Collado de Santa Barbara”, la atravesaban en poco más de una hora, llegando a las 11:10, a continuación hicieron dos picos: al buzón del “Kurutxeta” (1.214) llegaban a las 11:55 y al de “Elgoin” (1.243) a las 12:20; por fin, tras una dura subida, llegaban al “Amboto” (1.331), desde esa montaña tomaron el camino hacia “Urkiola” donde llegaron a las 12:45, desde allí retornarían a Abadiño.


Algunas travesías, eran frecuentemente realizadas, solo por una o dos personas. Dentro de los partes de montaña correspondientes a las marchas de carácter libre, una de ellas, que solía realizarse con cierta frecuencia, incluso en las marchas reguladas, era la Travesía “Algorta-Martiartu-Pozozabale-Santa Marina-Larrabasterra-Azkorri-Algorta”. Esa marcha se realizó el día 18 de abril de 1957, en ella participaron, entre otros: Mari Eguizabal y Eloi Gallastegi. La salida se realizo desde “La Cadena” (Algorta) a las 8:10 de la mañana, la ruta transcurrió por Fadura hasta llegar al molino de Bolunzarreta 8:30, desde allí se dirigieron a “Martiartu” donde llegaron a las 8:55, por “Eguzkieder” (Pozozabale) pasaron a las 9:40, atravesaban el alto de “Muñarrikolanda” a las 10:10, la “Cruz de Santa Marina” era visitada a las 10:35, atravesaron “Larrabasterra” a las 11:13, siguieron hacia “Azkorri” por Zientoetxe donde llegaron a las 11:33, finalmente retornaron al punto de partida a las 12:20.


El “Serantes” (452), ese viejo y apetecido monte, a pesar de su último repecho, situado sobre Santurtzi y Zierbena, puntuaba para los “Montes Libres”, hacia el se dirigieron un 19 de febrero de 1958, Sabin Gallastegui, Joseba Lazcano, Charo Boch y Begoña Ezcurdia. Partiendo de la Estación de Santurtzi a las 09:35, fueron dejando los tiempos que tardaron en realizar la ascensión; a las 9:43 pasaban por Mamariga, cruzaban las runinas del fuerte a las 10:20, llegando la la cima a 10:30, tras dejar la tarjeta en su buzón, y realizar un pequeño descanso, comenzaron la bajada tan solo un cuarto de hora más tarde.

De los montes de la margen izquierda, uno de los más visitados, por los montañeros de “Itxas Gane”, fue el “Arroletza” (454), no era de los grandes pero su subida desde Santa Agueda, era muy apetecida para el concurso de los montes “libres”. La salida fue un día frio y triste de un 9 de febrero de 1958, a las 9:05 de la mañana tomaban el tren en la estación de Algorta destino Lutxana-Erandio, un nutrido grupo de mendizales: Lide Basarte, Asun Tubet, las hermanas Iciar y Julita Inchausti, Begoña Ezcurdia, Mari Luz Learra, Conchi Bilbao, Javier Aguinaco, Julio Turrez, Jose Antonio Zalduegui, Juan Larrondo, Gaizka Gallastegui, Jose Mari Mendizabal, Jose Mari Eguizabal, Jon Nikolas, German Garamendi y Joseba Cortina. Llegaron en el ferrrocarril a las 9:30 a Lutxana, desde la estación fueron andando hacia el pasaje de la ria, embarcaron en un viejo bote de madera, el botero con un ruido cadencioso, fruto del rozamiento de los estrobos contra los toletes, palada a palada les condujo a la otra orillas, a Lutxana-Barakaldo, tardaron escasos diez minutos en realizar ese recorrido. Con paso raudo se dirigieron hacia Cruces, donde llegaron a las 10:15; desde allí atravesando “Basatxu” se dirigieron hacia el cruce de caminos que conducía al “Arroletza”, eran las 11:00 horas, tan solo les faltaban diez minutos para llegar a la cima.


Algunas salidas eran firmadas, y así aparecía, por tan solo un montañero, aunque en este caso dudo, que no fuera acompañado por otros mendizales. Se trataba de Josu Zubiaur. El 20 de julio de 1958, les tocaba atacar al monte de Gatzaga “Aizorrotz” (736), aunque en el parte figuraran 850 metros. Se trasladaron a Gasteiz, desde donde cogieron el ferrocarril que iba a Leintz-Gatzaga, que salía a las 10:45 del centro de Gasteiz, llegando a Gatzaga hacia las 11:19. Para atacar esa cima, partieron desde Leintz-Gatzaga a las 11:20 de la mañana, subiendo hacia el alto de Arlaban, tras cruzar las vías del ferrocarril, se dirigieron por el alto de Arlaban hacia la carretera que conduce a Eskoriza, pasaron por unos caseríos y un manantial, frente a Zarimutz, que reflejaban en el mapa que acompañaba al parte de montaña, comenzando la ascensión hacia el “Aizorrotz”, llegaron a la ermita junto a la cumbre a las 14:20, desde allí nuevamente por la carretera anterior, se dirigieron hacia Venta Fría (Alto de Arlaban), a donde llegaron a las 18:00, se trasladaron a Felix-Enea en Gatzaga, para coger el tren de las 21:05 que les conduciría a Gasteiz donde llegaron a las 21:55.

Fue una época en que la montaña era algo más que una afición, que condujo a las cumbres de Euskal Herria a centenares de montañeros de Getxo, Itxas Gane fue uno se sus referentes. Si nos atenemos al conocimiento, porque vivimos la época, o a las fotografías de esos días, podemos concluir que las ropas que utilizábamos para el monte eran muy básicas, en general se limitaban a pantalones de mahón, y como chamarra se utilizaba una prenda a cuadros, verdes y negros para los chicos y granates y negros para las chicas, aunque las últimas también utilizaban la de los primeros, eran más escasas otras prendas de paño acolchadas, pero en general de escasa protección contra la lluvia, luego salieron los impermeables de nylón “piumadoro” igual de inútiles ya que el agua penetraba hasta nuestros huesos; el calzado era quizá la parte más penosa, las botas “chirucas”, un calzado de batalla que fue símbolo de toda una generación, cómodas para andar pero increíblemente permeables a la humedad, aquellos sencillos calcetines blancos de lana, que cubrían pies y la parte baja de los pantalones, en cuanto llovía un poco se convertían en un lastimero trapo frio, que dejaban nuestros pies ateridos de frío; algunos cubrían sus cabezas con una txapelas (boina de lana) en general de color negro, no era habitual ver pasamontañas.


Días de montaña que se disfrutaban, muchas veces con la compañía de Txistularis, muchos de los mendizales a su vez formaban parte de los grupos de dantza de las diferentes sociedades. Por lo que no era extraño que en algunas salidas, más numerosas, se bailaran en medio de poblaciones o campas jotas y espatadantza.

La entrega de premios al cabo del año, era uno de los momentos más esperados, se realizaban en diversos sitios entre ellos Butrón y Lukiz, pero los más sonados de Getxo eran los que se entregaban en la plaza de San Nikolas de Algorta, que tenían como escenario el quiosco de la plaza, que entonces estaba junto al frotón. Michas veces la presencia de algún sacerdote era salvadora, ya que ciertas “autoridades poco democráticas” trataban de impedir la asistencia a determinados actos festivos.


El medio de transporte más habitual era el ferrocarril, aunque para ir a determinados sitios, a veces, era necesario recurrir a rudimentarios autobuses y tranvías como el de Arratia, escasas veces se recurría al coche, era un medio casi incipiente.

En uno de los partes de montaña de 1956 aparecía una extensa relación de aquellos montañeros de la primera época, que un 6 de mayo ascendieron al “Bizkargi” (563), relación que deseo incluir al finalizar esta entrada, y cuyos nombres recojo fielmente, tal como se transcribieron: Emilia Uranga, Mari Carmen Oregui, Juanjo Gainza, Jon Nicolas, J. Manuel Aguirre, Joseba Cortina, Josu Zubiaur, Iñaki Laraudogoitia, Omanol Garate, Jon Larrinaga, Jon Uriarte, Gotzon Garamendi, Eukeni Gallastegui, Gaizka Gallastegui, Sabin Gallastegui, Jose Ramón Campos, Koldo Urresti, Iñaki Uria, Javier Artolozaga, Patxi Camiruaga, Iciar Inchausti, Julita Inchausti, Mari Cruz Inchausti, Miren Bilbao, Angeles Huerga, Nati Arzubiaga, Mari Luz Learra, Begoña Ezkurdia, Garbiñe Aguirre, Jasone Aguirre, Begoña Learra, Carmen Turrez, Edurne Camiruaga, Miren Bengoechea, Begoña Zulueta, Edurne Garate, Nati Soler, Iciar Iturregui, Mari Cruz Manso, Josune Azcorra, M, Paternain, Miren Oregui, Javier Aguinaco y Miren Maguregui.


Con esta entrada termina este pequeño repaso, de una de las actividades más lúdicas, de la Sociedad “Itxas Gane, GAE del PA”, que era como aparecía en el anagrama de su escudo, y que significaba “Itxas Gane, Grupo Artistico Excursionista del Patronato Aldai”, que generó a mediados del Silgo XX (1956 al 1959) una intensa actividad montañera. Aunque en la siguiente entrada, recogeré algunos datos de la actividad de una nueva generación de mendizales durante los años 60-70.

No hay comentarios:

Publicar un comentario