MEMORIAS DE GETXO

lunes, 22 de mayo de 2017

ITXAS GANE, LOS PARTES DE MONTAÑA -II-


Siguiendo con las actividades montañeras de “Itxas Gane”, en esta entrada iremos viendo algunas de las salidas, que conseguirían coronar algunos montes bizkainos.

Otros montes de mayor altitud también fueron protagonistas de aquellas salidas montañeras. Y su duración era de mayor tiempo, para todo el día, fue el caso del “Concurso de travesías”, que el domingo 13 de mayo de 1956, transcurrió entre Sodupe y Areta, con la ascensión a los picos “Galarraga” (901) y “Goikogane” (702). Fue uno de los partes de montaña, que con más lujo de detalle y descripción llenaron, Koldo Urresti, Joseba Cortina (+) y Josu Zubiaur. Esa travesía comenzaba a las 7:33 de la mañana, con salida desde la estación de Algorta; el siguiente tren partiría desde Bilbao hacia Sodupe a las 8:30 horas, llegando a esta última estación a las 9:10 horas. La travesía comenzó a las 9:15 horas, partiendo de dicha estación, camino de los caseríos de Elubarri, para comenzar la ascensión hacia el alto de Sagarminaga; la llegada al alto fue a las 9:40 horas, desde allí avanzaron hacia las faldas del monte Galarraga. El horario de la ascensión estaba perfectamente detallado en aquel parte de montaña, el último tramo, que iniciaron a las 10:25 tenía según describían: “...una durísima pendiente...” Hicieron cumbre a las 11 horas, habían invertido desde su salida de Sodupe 1 hora y 45 minutos. Tras una hora de travesía hicieron un descanso para reponer fuerzas: comieron un bocadillo y partieron a las 12:30 hacia las faldas del monte “Kamaraka” (782), a cuyo buzón llegaron a las 12:45, tras descender un trecho para situarse en las faldas del “Goikogane” (692), hicieron la última cumbre de la travesía a las 13:10. Desde ese alto se podían divisar a sus pies dos pueblos de la orilla del Nervión, Miravalles y a su derecha Areta punto final de la travesía, para llegar a este último pueblo descendieron por un camino que atravesaba un gran pinar, situado en la falda derecha del monte, mirando hacia Miravalles. A Areta llegaron a las 13:45 tras haber realizado una travesía de 4 horas 35 minutos.


Algunas de aquellas travesías tenían comentarios poco edificantes para los delegados de montaña, como la que efectuaron el día 15 de julio de 1956, desde Algorta a Loyola. Recorrido que realizaron Jon Landeta y Jon Nikolas, pasando por el Monte Oiz (1.032). La descripción de este último sobre el recorrido es casi novelesca. Comienza el relato con sus sensaciones antes del amanecer: “...Inquieto por el tiempo me levanté temprano, eran las cuatro y cuarto de la mañana del día 14 de julio, durante toda la noche había diluviado abundantementeA las cinco de la mañana partí con Jon Landeta para una travesía que iba a durar dos días… El camino por la carretera de Fadura hacia Jolaseta no nos reservó ninguna sorpresa, por ser bastante conocido para nosotros...” Para evitar mojarse caminaron por la carretera en lugar de hacerlo por el monte como habían pensado en un principio. Su primera parada fue en una tasca de Zamudio donde desayunaron, eran las ocho de la mañana, desde allí continuaron hasta Larrabetzu, por la carretera de Morga, desde donde por la carretera de Morga llegaron a Goikolexea, mucha sed debían de tener, puesto que hicieron una nueva parada, esta vez en la tasca de Loroño. Desde ese punto, y para evitar subir por la carretera al Bizkargi !no entraba en sus planes acceder a esa cima!, siguieron por detrás de la iglesia por un camino de carros por la que se subía hasta los últimos caseríos de Larrabetzu. Al final de dicho camino, les indicaron que para seguir hacia Garaitondo, que era la mejor vía para llegar al alto de Autzagane, debían de bajar una barranca que atravesaba el río, estaba próximo a una carretera vecinal que conducía hacia Amorebieta.


Siempre sin perder la altitud caminaron por la crestería próxima al Bizkargi pasando por un pinar, junto al que había varios caseríos. Desde allí fueron hasta un grupito de casas que conformaban el pueblo de Garaitondo. Bordeando los montes que se hallaban frente al Bizkargi, pasaron junto a una trituradora de tierra caliza, que estaba situada en la cima de la carretera que unía Amorebieta con Gernika. Llegaron al alto de Autzagane a las doce del medio día, la lluvía intermitente les obligo a para en dicho punto, lo que aprovecharon para almorzar en una pequeña tasca. A la una y veinticinco continuaron el camino, atravesando varios pinares, en dirección al monte Oiz, por la carretera que unía Meñaka con las faldas de dicho monte. Evitaron seguir caminos que iban dando vueltas, y para acortar decidieron seguir todo recto hacia la cima del monte. Por culpa de la intensa lluvia que estaba cayendo, tuvieron que cobijarse en una iglesia, desde la dos y diez hasta las seis de la tarde, pero ni el agua ni la niebla les arredraron, y decidieron seguir el camino, pero finalmente fue la intensa niebla que se estaba echando la que les hizo tomar la sabia decisión de bajar. La zona por la que transitaban, llena de zarzas, espinos, arroyos y barrancos, así hacía aconsejar. Se estaba echando la noche encima, su cielo se abrió al divisar a lo lejos una chabola de pastores, pero no disponía de un lugar donde hacer fuego, era de dimensiones muy reducidas, y en el exterior era imposible debido a la lluvia. Para orientarse subieron hasta una cima cercana, la del monte “Jaundiolamendi”, desde la cual se veía Berriz, pero esa población no entraba en su ruta, por lo que optaron por retornar a la chabola. Mientras bajaban, vieron a varios individuos. Les llamaron a gritos Al ver que les contestaban, se dirigieron hacia su posición para pasar la noche en la chabola, en la que cenaron. Sintieron durante toda la noche como la lluvia caía sobre el maltrecho tejado. Tras pasar la noche, iniciaron la ascensión al monte Oiz, hicieron cumbre a las 7 de la mañana. Desde donde afirmaban: “...El paisaje que se divisa es como para continuar describiendo detalles de tanta grandeza en sentida loa por la naturaleza que le rodea...” Si embrago, mostraban prisa por llegar para entregar los partes de montaña, afirmando que: “...tengo prisa por entregar estos partes, ya que los delegados de excursiones y montaña son unos pijos, me reservo mi propio éxtasis para dulcificar mi propio anhelo...” Siguiendo siempre hacia las crestas que tenían enfrente, llegaron encima de la carretera de Ermua, donde a través de un pésimo camino se dirigieron hacia Eibar. Tardaron en llegar media hora, y como era costumbre en la época, tras oír misa, siguieron carretera por Elgoibar hacia Azpeitia. Continuaron hacía su objetivo final: Loyola. Llegaron a las tres y diez de la tarde. Esta fue una travesía accidentada por la inclemencia del tiempo, que realizaron dos solitarios montañeros de Itxas Gane.


Los montes libres era una de las especialidades del concurso de montaña. A ella dedicaron su tiempo muchos montañeros de Itxas Gane. Una de esas salidas fue la realizada el día 22 de julio de 1956, el monte elegido fue el “Ganguren” (479). En la misma participaron: Nati Arzubiaga, Blanqui Hinojal, Julita Intxausti, Miren Bilbao, Mari Luz Learra, Begoña Ezkurdia, Mari Asun Tubet, Mertxe Izkoa, Begoña Uriarte, Emili Uranga, Aintzane Solozabal, Juan José Gainza, Eukeni Gallastegi, José Etxaniz, Koldo Urresti, Iñaki Uria, Luis Jesús Saitua, Jon Landeta, Jon Nikolas, Juan Mari Lores, Javier Aginako y Rafael Artabe. Aquel día la expedición salió de Algorta en tren a las 15:23 horas. Llegaron a Santa Marina a las 15:45, hicieron cima en el buzón del Ganguren, depositando su tarjeta, a las 16 horas.

Algunos de estos montañeros fueron los que ascendieron, poco tiempo después, un 26 de agosto de 1956, al macizo por antonomasia de Bizkaia, el monte Gorbea (1.475). Formaban parte de aquella expedición: Maria Ángeles Huerga, Miren Bilbao, Mari Asun Tubet, Mari Luz Learra, Nati Arzubiaga, Mari Cruz Manso, Begoña Ezkurdia, Iñaki Uria, Iñaki Amas, Jose Etxaniz, Vicente Huerga y Koldo Urresti. El itinerario y sus tiempos quedaron reflejados en el parte de montaña, que entregaron a su llegada a Itxas Gane: Salieron desde Villaro a las 7:20 de la mañana, pasaron por Karkabitxueta a las 8:35, con buen paso llegaron al refugio de Zabal-Ugarte a las 8:45, desde donde salieron tras realizar un pequeño refrigerio a las 9:50, a las 10:40 pasaban por la Campa de Arraba, llegando a Egiriñao a las 11:05, tras descansar veinte minutos partieron hacia la cima, llegando a la Cruz del Gorbea a las 11:50.


Pero siguiendo con las travesías y la literatura que algunos mendizales, realizaban sobre ellas, otra de las que merecen ser recordadas, por lo detallado del plano del recorrido, es la que realizaron el 3 de marzo de 1957. Se trataba de una marcha desde Zeanuri hasta Abadiño, pasando por el monte “Saibigain” (937). En la misma participaron: para el concurso de travesías, Imanol Sopelana, Juanjo Gainza, Joseba Cortina, Eukeni Gallastegi, Jon Nikolas, Josu Zubiaur; para el de montes fijos, Nati Arzubiaga, Mari Luz Learra, Jasone Agirre y Maria Asun Tubet; y para el de metros libres, Patxo Jimenez. El recorrido y los tiempos de paso por los distintos puntos de la marcha quedaban recogidos en el parte de montaña: Salieron de Zeanuri 10:10 por el camino que condece a la escrita de Alzusta, donde llegaron a las 10:45: de allí partieron a las 11:45 hacia el alto de Altungane, cerca ya de la cima desayunaron junto a una caseta; bordeando una pequeña colina se dirigieron hacia la carretera que lleva de Dima a Otxandio, paso que cruzaron a las 12:15; continuaron tras cruzar un riachuelo a las 12:40 camino de la cima del monte Saibigain (937), donde llegaron a las 13:10; tras abandonar la cima se dirigieron a Urkiola, donde llegaron algo antes de las 14:00. Tras descasar para comer, partieron de esta localidad a las 17:00. El recorrido Urkiola-Abadiño lo realizaron por separado, pasando por Intxalde sobre las 18:20, el paso de Atxarte lo cruzaron a las 18:50, siguiendo hacia Mendiola donde llegaron a las 19:00 y finalmente recalaron en Abadiño a las 19:30. Habían invertido en el recorrido un total de 4 horas y 5 minutos. Junto al parte de montaña dejaron un croquis del recorrido que parecía un plano de cartografía.



En la próxima entrada seguiremos viendo otras ascensiones a los montes de aquel concurso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario