MEMORIAS DE GETXO

lunes, 8 de mayo de 2017

HOTEL VENTURA, SUS OTRAS ACTIVIDADES



Este hotel de Las Arenas parece que en su día fue objeto de un uso, con el que las fuerzas vivas del barrio no estaban de acuerdo, pues la moral y las buenas costumbres de esa época no aceptaban la practica del Oficio más viejo del mundo, a la vista de los habitantes de un barrio tan señorial.

Pero previamente, y ajeno a la actividad anteriormente citada, afirmar que el nombre de dicho establecimiento venía dado por una de sus regidoras y propietaria, que ya en 1921 anunciaba en las paginas de la prensa, que en dicho establecimiento se ofrecían a la carta convites y bodas. Se trataba de Dña. Ventura Grandes.

Siguiendo con el escabroso asunto de las otras actividades, que dicho establecimiento llegaría a tener, ajeno a la administradora anteriormente citada, decir que el 26 de Noviembre de 1923, el Secretario del Ayuntamiento, en sesión celebrada en dicho día, certificaba que se adoptaba el siguiente acuerdo: “...El Sr. Olabarria manifesta que en el barrio de Las Arenas vienen funcionando clandestinamente dos casas de mala nota, las que según tiene entendido, por existir disposiciones oficiales que lo prohíben, no pueden dedicarse a lo que en la actualidad se dedican y propone se designe una Comisión Compuesta por el Sr. Alcalde y el Párroco de Las Arenas, para que realice cuantas gestiones sean necesarias para conseguir la clausura de la citada casa...”

El Ayuntamiento aprobó, de conformidad con las manifestaciones del Sr. Olabarria, esta propuesta, dando a dicha comisión amplias facultades para tramitar cuantas diligencias estimara necesarias. La Inspección de Sanidad, a petición del Gobernador, cursó visita, se supone que por intervención de dicha comisión, y concluyó que tras la misma, el Hotel Ventura cuyo propietario era D. Luis Villalba: “...no es un Hotel sino una casa de prostitución...” A continuación, tras comprobar que dicha casa no se dedica a la industria de Hotel, si no a una actividad menos confesable, en un escrito dirigido al Sr. Gobernador, se requirió al Sr. Villalba para que manifestara si pensaba seguir dedicándose a esta actividad, ya que sujetándose a las disposiciones sanitarias y profilácticas de las enfermedades venéreas, debiera de darse de baja como tal, retirándose el rótulo anunciador.

En un escrito dirigido a la Inspección de Sanidad del 12 de diciembre de 1924, se indicaba entre otras cosas que: “...El terreno donde se levanta dicho Hotel se encuentra al final de una calle donde juegan niños..., que en el centro de la plaza situada al final de dicha calle se encuentra un templo, Santa Ana..., El punto donde se levanta dicho Hotel está muy poblado de villas ocupadas por personas dignísimas, para las que seria muy violento tener que convivir con una actividad así....”

El Sr. Villalba contestó al Ayuntamiento con un escrito en el que negaba la denuncia el 14 de noviembre de 1923. El 17 de diciembre de 1923 el Gobernador Civil de Vizcaya comunicaba su decisión de prohibir la actividad a D. Luis Villalba. No obstante el asunto fue llevado hasta el Directorio Militar. Y finalmente las fuerzas vivas del pueblo, lograron que la moral y las buenas costumbres fueran preservadas, por lo que el hotel ceso en dicha actividad.



Años más tarde pasó a llamarse “Bar Recreo”, un lugar de culto para los Areneros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario