MEMORIAS DE GETXO

miércoles, 22 de enero de 2014

LA IMPROVISACIÓN ESPONTÁNEA (LOS BERTSOLARIS) -VII-



En la anterior entrada decía que en esta, veremos a uno de nuestros bertsolaris locales, Fredi Paia y cómo se articula un bertso. 
 
Fredi Paia tuvo dos preparadores, en sus comienzos, le prepararía Joseba Santxo; para competición lo haría más tarde Ion Lopategi, que venía desde Gernika. Empieza a cantar bertsos en 1990. Años mas tarde, en 1999, con 18 años, él mismo comenzó a dar clases y a preparar a los aprendices para competición. 
 
Explicaba a sus alumnos que no iba dedicarse a ser profesor toda su vida, porque ese método, que puso en practica Lopategi, al llegar a la jubilación creaba un vacío que más tarde provocaba la desestructuración de muchos eskualdes en Bizkaia. Hoy en día, el eskualde de Uribe Kosta y la Bertso Eskola de Algorta son los que más bertsolaris aportan al campeonato de Bizkaia. Curiosamente no coincide con la situación sociolingüística, ya que otras zonas, como Arratia, que es más euskaldun, sin embargo, aporta un menor numero de bertsolaris. 

 
Como método en la Escuela de Bertsolaris de Algorta, al llegar a los 18 años, los cada bertsolari coge nuevos grupos. Dentro de esa dinámica, actualmente actúan seis profesores de diferentes edades. 
 
Getxo hoy en día, probablemente es, el municipio de toda Euskal Herria, donde mas actuaciones de bertsolaris se dan. El calendario de actuaciones se centra fundamentalmente en la época del verano lunar, que diría Julio Caro Baroja, en las fiestas de los barrios (Algorta, Areeta, Andra Mari, Neguri, Romo). Hay otras fechas que son claves en la actuaciones, como Santa Agueda y Navidad, en la que se hace una gala, en Mayo suelen hacer una cena temática. En suma, realizan unas 27 actuaciones a lo largo del año. 
 
Cuando le pregunto a Fredi, qué es lo que le motivó para convertirse en un bertsolari, responde “...lo mío fue casualidad. El primer día fui a bertsolaritza, porque estaba jugando a futbito en el patio de mi ikastola. Antxon Merino, un compañero de clase, que iba a bertsolaritza, se habia dejado los libros al lado del poste. Me gritó desde la ventana que le subiera los libros. Subo a dárselos y me encuentro con que están cantando. !!A mi, siempre me ha gustado cantar!! Me senté allí y me empezó a gustar aquella actividad. Hablé con mi ama y me dijo que si era para hablar más en euskera, que le parecía bien. Ese fue el comienzo...”. 

 
Cuando le pregunto si ha tenido algún referente en el mundo de los bertsos, me responde sin dudarlo, que Ion Lopategi, a quien considera su padre, en la bertsolaritza. Si algo define con claridad un bertso es la definición que Fredi hace de él “...es un canto improvisado, que asombra al mismo que lo hace...”. 
 
Pero ¿Qué es un bertso, cómo es la melodía, la métrica y su rima? Esa es una pregunta que nos hacemos los profanos: 
 
Un bertso se compone básicamente de estrofa, pie y rima. Otro aspecto de gran importancia estriba en la elección del tema que se quiere interpretar (Hechos de actualidad, religiosos, familiares, etc.) Ésta elección determinará la riqueza del mismo y la aceptación por parte del público. 

 
El bertso se divide en puntos y cada punto, según la métrica, presenta un cierto número de sílabas. Los bertsos se componen de varias estrofas, los más comunes suelen ser de 8 (Zortziko Handia y Txikia) y de 10 (Hamarreko Handia o Txikia). En Bizkaia se han utilizado habitualmente métricas pequeñas, partiendo de la copla y el zortziko txikia. La rapidez, la agilidad mental, es otro de los aspectos absolutamente necesarios en un bertsolari, ya que tan pronto como se le asigna la tarea, en dos o tres segundos, deberá escoger la melodía y crear el último verso de la estrofa. Una de las personas que revolucionó las métricas y la rima, a partir de 1980 fue Xabier Amuriza. 
 
La elección de la melodía también es de gran importancia, generalmente suelen elegir melodías conocidas, según el tono que se desea transmitir. Será esta la que marcará el ritmo de la estrofa elegida. Por otro lado será la métrica la que te obligará a ello, por ejemplo: “...cuando te obligan a cantar tres bertsos en Zortziko Haundia, las metricas son 8 bertsos, cada uno de 10-8-10-8. Hay sólo unas melodias que valen para esos bertsos. Una de esas melodias válidas sería la de (Pello Joxepe)...”. En ley, el bertsolari que comienza, es el que pone la melodía, pero siempre se pregunta al otro si sabe la melodía. 

 
La técnica de crear los bertsos consiste en empezar por el final. El bertsolari solo conoce el final del bertso, así que la última palabra de ese final será la que marcará la rima. Por ejemplo si termina en primavera, el bertsolari tendrá que buscar rimas terminadas en primavera (cualquiera, fuera, hiciera), pero en realidad empiezan a cantar pensando en la anterior, para que se una bien. 
 
La rima es el “quid formal del bertso”. Sin rima no hay bertso. Las rimas pueden ser ricas o pobres, siempre en consonante. Por ejemplo: rimar “burua” (cabeza) con “ordua” (hora) es una rima pobre, mientras que la rima “elizan” (en la iglesia) y “gerizan” (al cobijo) se considera una rima rica. Pero lo que define al bertso que se va a improvisar es “el bertso final”, la rima de ese bertso será la piedra angular sobre la que construirá su actuación, así que deberá ser el más brillante y ocurrente. Existen unos bertsos llamados de relleno “Betelana”. Se puede afirmar que son formulas para ganar tiempo. Por eso a veces el bertsolari empieza a cantar lento, para ir tejiendo el bertso, antes que te marque la rima. 
 
Hasta 1935 la temática era libre. A partir de ese año se crean los campeonatos, anteriormente también competían, pero lo hacían en desafío. Se creaban en un ambiente muy politizado, y sus promotores lo hacían con unos objetivos concretos. Trataban de controlar al bertsolari y sobre qué temática tenía que hablar. Mas tarde se crearía la imagen del “Gaijartzile”. Esa imagen fue cogiendo fuerza, y hoy en día la mayoría de los bertsosaios se hacen con una persona que elige los temas. 

 
Aunque eso también ha evolucionado. Y se ponen situaciones. Por ejemplo: en uno de los últimos campeonatos, uno de los temas fue “...estas cansado pero debes seguir...”. Cuando, por ejemplo, en 1980 el tema elegido hubiera sido “...eres un aviador y...”, en definitiva, se trataba de definir mucho quién eres y el contexto histórico. 
 
En la próxima entrada continuaremos con algunos aspectos de la elección de las técnicas del bertsolari; así como los tipos de competición que, en torno a los mismos, se dan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada