MEMORIAS DE GETXO

lunes, 18 de noviembre de 2013

LOS INTENTOS DE SEGREGACIÓN DE AREETA-LAS ARENAS


El barrio de Areeta-Las Arenas, no sólo tuvo una canción independentista (Entrada del Martes 18 de junio de 2013), para segregarse de Getxo, si no que en 1880 tuvo un primer intento, promovido en las Cortes, por D. Eduardo Aguirre.
 
No sé si aquella canción recogía el espíritu de la propuesta de quien la formuló en 1880. Pero su letra, con un mucho de humor y retranca, sí tenía deseos secesionistas: 
 
...“El pueblo de Las Arenas, que a Getxo no pertenece, le vamos a gobernar de manera independiente. Alcalde Simón Ugarte y secretario Batelera. Serenos Silbote y Manta; y de alguacil Irineo y a Lasuen, y a Mendia, para que el pueblo ande bien, por si acaso hay viajeros sospechosos en el tren. Y Don Pedro de Oliver, de recaudador de multas, y la Casa Ayuntamiento será la tasca de Lucas...”. 

 
Volviendo a la propuesta de Aguirre, diremos que dicho vecino, siendo diputado en el Congreso, presentó el 23 de Enero de 1880 una propuesta para la segregación del barrio de Areeta-Las Arenas del Municipio de Getxo, por la que se declarara a dicho barrio como Municipio Independiente. 
 
Esta proposición tuvo que ver más con intereses urbanísticos que con los deseos de la población arenera. La familia Aguirre (Máximo Aguirre), actuaba en defensa de sus intereses urbanísticos en el área de Santa Ana. El proyecto provocó amplio malestar en el resto de los barrios, lo que llevó a los opositores a presentar una propuesta de amparo ante la Diputación Provincial de Bizkaia. 
 
Al enterarse los munícipes, el 14 de Marzo de 1888, y ante la gravedad de la propuesta, los componentes de la Junta Municipal, encabezados por su Primer Teniente de Alcalde (Alcalde en funciones), D. Pedro Bonifacio de Sarría, se dirigieron a la Diputación Provincial de Bizkaia solicitando su amparo para que interpusiera su autoridad ante el Gobierno Central con el fin de que fuera desestimada la propuesta del Sr. Aguirre. 

 
El Consistorio Getxotarra expresaba en una misiva remitida a la Diputación que el barrio de Las Arenas, según dato del último censo, contaba con 588 habitantes. Que se habían realizado grandísimos sacrificios en este barrio en el que se había abierto una nueva carretera, se sostenían escuelas de ambos sexos con los maestros correspondientes, dos médicos titulares, alguacil, tamborilero, y alumbrado público. Se había dotado al barrio de agua potable. Por lo que se preguntaban: “...¿es posible amparar ahora su emancipación?...”. La contestación del consistorio era clara “...no procedía la misma...”. 
 
Aducían los detractores de aquella propuesta que la emancipación “...provocaría en otros Ayuntamientos de la Provincia, perturbación y desquicio...”. Por lo que acordaron formar sin dilación una comisión que se personara en la Diputación para realizar la entrega del acuerdo municipal. Aquella comisión quedaría formada por los siguientes munícipes: D. Ireneo Ramón Diliz (Síndico) y D. Ildefonso de Arrola (Regidor). El acta sería firmada por unanimidad por todos los concurrentes. 

 
El conflicto se prolongó en el tiempo y tuvo otros protagonistas. En este caso fue el Sr. Adolfo G. de Urquijo, quien actuaba en nombre de la denominada “Junta de Reformas de Las Arenas”. 
 
En el Noticiero Bilbaíno del 10 de Julio de 1905 aparecía publicado, bajo el titulo de “La Segregación de Las Arenas”, la consulta del Ayuntamiento de Getxo a la Diputación Provincial de Bizkaia. En dicho escrito se recogía lo siguiente: “...Si acontecimientos de importancia y gravedad indiscutibles, no amenazaran interrumpir la labor administrativa....del Ayuntamiento de Getxo...”. 
 
En el escrito presentado por el Presidente de dicha Junta se hacía notar lo siguiente: “...se llevarán a cabo en el citado barrio una serie de mejoras, que se detallaban en un documento, con presupuesto justificativo...”. Aquella Junta se ofrecía a cubrir el fin indicado con un empréstito de 60.000 pesetas al tres y medio por ciento, amortizable en 20 años. 


El consistorio formó una Comisión compuesta por el Segundo Teniente de Alcalde, el Arquitecto Municipal, dos señores de la Junta de Reformas y otros dos propietarios no pertenecientes a dicha junta. La propuesta de incluir a los dos últimos se justificaba de la siguiente forma: “...no todos en Las Arenas estaban conformes con la propuesta de la citada Junta de Reformas, pues había en el barrio quienes no se recataban en decir que dicha propuesta de la Junta de Reformas, daba excesiva preferencia a la zona de Santa Ana, en perjuicio de la populosa zona central...”. 
 
Siguieron disputas acerca de si el ritmo de la obras que se acordaron eran adecuadas, de si se estaban dilatando, justificando unos los trámites burocráticos y otros los ritmos que definían como de “...paso de carreta con recursos ordinarios...”. Al enterarse del contenido del oficio presentado por el Ayuntamiento sobre los trámites y la posible dilación de las obras, Adolfo G. de Urquijo concluyó diciendo que “...se impone la separación de Las Arenas...”. 
 
El consistorio se mostró estupefacto y enojado al enterarse por la prensa que la junta en la que se pidió la separación se había celebrado en el Palacio Provincial de Bizkaia, reunión o junta que fue presidida por el citado Sr. Urquijo. 

 
El Ayuntamiento advertía que después de los acontecimiento citados no podía hacer concesiones sin presentar síntomas de debilidad, por lo que preguntaba a la Diputación ¿Qué hacer?. Indicaba que de continuar adelante el proceso de segregación, la Diputación sería la responsable de resolver el expediente de segregación, de acuerdo con el articulo Nº 7 de la Ley Orgánica de los Ayuntamientos. 
 
Advertía que no se trataba de una segregación vulgar y corriente, y consideraba que en ella había algo de extraordinario, ya que Getxo figuraba por sus ingresos en cuarto lugar entre los pueblos de Bizkaia, después de Bilbao, Baracaldo y Sestao. 
 
El Ayuntamiento de Getxo se dirigía a la Diputación afirmando que “...se disponía a escribir la última pagina de la historia con dignidad, si es que había llegado el momento de escribirla...”. Por lo que solicitaba de dicha institución que, sin apasionamientos, con rectitud de juicios y sin decisiones apriorísticas, le indicara la norma a seguir. Y le realizaba las siguientes preguntas: 
 
¿Debe el Ayuntamiento continuar el estudio de las reformas solicitadas, haciendo caso omiso de las amenazas?
 
¿Debe por el contrario suspender todo procedimiento hasta que situaciones más despejadas permitan ver con claridad el aspecto que ofrece el problema?

 
Y ponía a la Diputación de Bizkaia en el siguiente dilema “...Planteado el problema, la Diputación debe por patriotismo y en evitación de que la vida municipal, se convierta en una lucha de represalias, ¿no negará al Ayuntamiento su sano consejo?...”. Firmaba aquel escrito el Alcalde interino D. Francisco Libano. 
 
Era la época dorada del tranvía y los Baños de Mar Bilbaínos, y aunque parece que en aquellas peleas había componentes de intereses urbanísticos, también afloraba la pelea entre barrios para logar mejoras. Pero aquellas peticiones de desanexión no se llegaron a producir.

1 comentario:

  1. tradicionalmente el municipio de getxo ha tenido 4 barrios (santa maría, algorta, neguri y las arenas)
    no sé si existe espíritu de getxo (algún amigo mío de algorta decía sentirse getxotarra...)
    creo que la feria "va por barrios"...
    quizáaaaaaaaaaaaaaaaaaa único que una a todos sea el paseo que enlaza las arenas con punta galea...

    ahora proliferan mil barrios...(ya antes se oía hablar de romo, santa ana, aiboa, portu zarra, la humedad, aldapas...)
    no sé, igual no tiene importancia...
    al menos este nos recupera la memoria...
    en mi caso, tengo especial querencia por remontarme a la pre-explosión demográfica e inmobiliara vivida desde finales del XIX y principios del XX

    sarri-ko basoa

    ResponderEliminar