MEMORIAS DE GETXO

lunes, 11 de noviembre de 2013

EL AGUA POTABLE EN GETXO -IV-


En la anterior entrada decía que íbamos a ver como se acometieron los expedientes para las acometidas de los manantiales de “Sustatxa” y “Atxabale”, las aguas del arroyo “Iturrizarra” de Sustatxa, y los conflictos con Obras Publicas para la realización de aquellas obras.

Así que nuevamente vamos a abrir una ventana en el tiempo, estamos a finales de Julio de 1899, Getxo duplicará su población de 1877 a 1900, pasando de 2.651 a 5.442 habitantes:

Precisamente en ese año se inició un expediente para proceder al aprovechamiento de las aguas del manantial de “Sustatxa” (Berango). El caudal que desde esa población llegaba a Getxo, había disminuido en un volumen significativo, mientras que en el año 1895 la llegada era de 237.000 litros, en aquel momento solo llegaban 150.000 litros.


Ante la imperiosa necesidad de aumentar aquel caudal, en Septiembre de 1900, se procede a iniciar un nuevo expediente para realizar la captación de mas caudal, esta vez sería del manantial “Atxabale” de Berango. En las cantidades previstas para realizar la mejora de la red y realizar la conducción, no se previeron las indemnizaciones a los propietarios de los terrenos por los que pasaba la conducción, ni las de los molineros afectados, se pensó que ya estaban satisfechas con anterioridad.

Esto provocaría malestar entre los afectados y llevo a largas negociaciones para poder realizar el proyecto. El 15 de Septiembre de 1900, se aprobó el proyecto, que había presentado el Arquitecto Municipal, y se autorizó la creación de una comisión para negociar con los propietarios de los terrenos.


El Consistorio de Getxo comienza a tramitar los expedientes para el aprovechamiento de los manantiales de “Iturriza” y “Sustatxa”, y el 22 de Febrero de 1902 se recibe un oficio del Ingeniero Jefe de Obras Públicas, en el se advierte de que la documentación, presentada era insuficiente para poder aplicar la ley de expropiación forzosa, ya que entre la documentación presentada, faltaba el consentimiento para la concesión previa de aquellas aguas. Ademas de existir alguna duplicidad en la solicitud, ya que habían sido solicitadas por Dn. Jose Maria Basterra.

Esto causa gran alarma en el consistorio getxotarra, ante la apremiosa necesidad de realizar aquella conducción. El Alcalde Juan Bautista Ibarra de la “Asociación Fuerza Vizcaina”, dirige un escrito al Gobernador Civil, exponiéndole el escrito de la Dirección de Obras Públicas. Ya que en opinión del Ayuntamiento de Getxo, las documentación había sido presentada en Noviembre de 1900, y se había recibido contestación a la misma el 22 de Febrero de 1902. En la misiva, hacia constar el regidor getxotarra, que según el Articulo 11 de la instrucción del 14 de Junio de 1883, “...los ingenieros disponían de un plazo de seis días para informar sobre la suficiencia o insuficiencia de documentación...”.


El Ayuntamiento de Getxo continuó con aquellas obras, su ejecución se realizó por administración. Se realizó a pie de manantial, para evitar que escapara agua del manantial “Atxabale”, y conseguir que no hubiera perdidas de agua.

Entre tanto el consistorio tiene informes de la existencia de otro manantial, este estaba situado en un barranco, entre los manantiales de “Jaunkoerreka” y la casa denominada “Sustatxa”, un lugar de acceso escabroso, cubierto por avellanos. Este nuevo acuífero producía 43.000 litros de agua cada 24 horas. Caudal que mejoraría la ostensible necesidad de agua para el municipio, que en aquel momento contaba con 5.442 habitantes. El arroyo del que se pretendía utilizar las aguas tenía el nombre de “Iturrizarra”.

Como no se había conseguido la declaración de utilidad publica de aquel proyecto, lo que le hubiera facilitado las expropiaciones, se vio obligado a pactar las mismas con los propietarios. Se fijaron los presupuestos para la ejecución de aquella obra, los cuales ascendían a 5.112 pesetas, sin tener en cuenta las indemnizaciones a los propietarios, de los molinos que se iban a ver privados de su caudal de agua, hasta realizar las negociaciones. 

 
El 4 de Octubre de 1902 se encargó al vigilante de obras Sr. Learra, para que contactara con los propietarios de terrenos y molinos, a fin de tantearles las posibles expropiaciones. El 23 de Diciembre del mismo año, el vigilante, informó al ayuntamiento de la buena disposición de los propietarios para aceptar las indemnizaciones fijadas por el consistorio de Getxo.

El 8 de Octubre del año 1903, el letrado Dn. Lorenzo de Areilza, emitiría un dictamen dando las instrucciones para realizar la inscripción de los manantiales “Atxabale”, “Basarte” y “Jaunkoereka”, que desde 1885 eran de posesión del Ayuntamiento de Getxo. Estos títulos aparecían en el Boletín Oficial de la Provincia Nº 115 del 16 de Noviembre de 1885. Del manantial “Jaunkoereka”, aparecía descrita su localización como: “...juncales donde brota el manantial, en la cabecera de la casa “Olagorta”...”.

En 1909 se realizaría la llevada de aguas hasta el cementerio municipal de Getxo, desde el ramal de Sarri (Escuelas de niños de Sarri). En esa misma fecha se realizaría la variación del reglamento de Aguas Potables de Getxo, editándose el primer reglamento, existente sobre el tema de aguas potables del municipio. 


En 1924, en el barrio de Romo, se realizaría una de las redes de abastecimiento de agua potable mas importantes de la época, el suministro a las “Casas Baratas”. En 1929 se realizaría el suministro de agua potable a la “Batería San Ignacio”.

En la próxima entrada, ya estaremos en 1930, empezaremos por el aprovechamiento de las aguas del monte “Kukullaga” de Berango, que se unirían al suministro de agua potable de Getxo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada