MEMORIAS DE GETXO

martes, 22 de noviembre de 2011

LOS OFICIOS A MEDIADOS DEL PASADO SIGLO

A mediados del pasado siglo existían múltiples oficios, algunos hoy continúan, pero las condiciones en las que se prestaban han evolucionado mucho. Algunos de estos oficios ya han desaparecido o amortizado, tal y como hoy se dice.

Por orden alfabético empezaremos a desgranar alguno de ellos:

ACOMODADOR DE CINE:
Eran unas personas que provistas de sus indispensables linternas, buscaban los asientos a los espectadores que llegaban al cine en plena función. Se les solía dar una pequeña propina. Algunos como los del Cine Arenal de Romo, Ramón, Pedro, Fuentes, Carrillo eran gentes a las que muchos de aquellos niños de entonces les recordamos.

AFILADOR:

La figura del afilador callejero, siempre unida a su carrito, o bicicleta, con una piedra de molar, la cual al ponerse en movimiento desprendía chispas, y se accionaba mediante una polea. Se anunciaba por las calles con una flauta que producía unas notas estridentes y fáciles de reconocer.

BARQUILLERO:

Este personaje era sobre todo simpático entre los niños, llevaba un tambor con una ruleta en su parte superior la cual hacia girar, para ver cuantos barquis te tocaban. Gritaban“Al rico barqui”, “Hay barquis y patatas fritas”.

BARRENDERO:

Personaje siempre acompañado de un pequeño carro, escoba de hoja de palma o paja de sorgo. El barrendero de Romo, Inocencio era un hombre de gran simpatía, tenia una pierna de palo, lo cual le confería un andar característico, otro barrendero muy conocido en Las Arenas era Alejandro, personaje que destacaba por su miopía, usaba unas gafas de mucha graduación, cuentan como anécdota que una vez perdió el sueldo del mes que había dejado en el carro, mas tarde fue vendedor del cupón de la ONCE.

CANTERO:

Los canteros eran gentes que trabajaban la piedra, porque se dedicaban a la construcción, o bien la trabajaban tallándola o labrándola, haciendo tapas, dinteles, lapidas, columnas, etc.

CARBONERO:

Estos tenían un duro trabajo ya que llevaban a hombros, teniendo que subir a veces hasta un cuarto piso, en sacos de 25 kilos, carbón de leña, carbón de piedra, cisco, etc., su rostro siempre estaba tiznado.

CARTERO:

Con escasísimos medios, que eran suplidos por la voluntariedad y el esfuerzo, así como por el conocimiento de calles y personas. Sus tareas básicas eran la recogida de la correspondencia para su expedición y el reparto de la misma. Esta actividad solía ser complementada con otra. En algunos casos los carteros recibían la correspondencia en el ferrocarril.

En los desplazamientos utilizaban una bolsa parecida a una mochila con los documentos a entregar en la estafeta o los que recibía para su reparto (entre otros, giros postales).

La llegada del cartero estaba siempre rodeada de una cierta expectación por "la novia que tenía el novio en la mili, el comerciante que esperaba sus pedidos o remesas de género, el inmigrante ávido de recibir noticias de la familia".

Sobre todo en determinadas fechas, como las Navidades, se hacía participar al cartero con el tradicional aguinaldo, como muestra de agradecimiento por la labor prestada. Aquellas tarjetas que hacían llegar a los vecinos han quedado en el recuerdo.

Aunque los carteros como colectivo al servicio público no han recibido en nuestro país el reconocimiento que se merecen, en algunos lugares cuentan con testimonios, como en Baracaldo, donde existe un monolito.

El cartero mas conocido de Las Arenas era Paco Perez, que trabajo también en el café Recreo, antiguo Hotel ventura.

COLCHONERA:

El oficio de colchonera, generalmente realizado por mujeres, era también un duro trabajo. Consistía en extraer de los colchones la lana y sacudirla para quitarle el polvo y esponjarla. En Las Arenas y Romo la mas conocida era “Dominica” y en el Puerto Viejo y Algorta “Mari la Morena”.

ELECTRICISTA:

Era una especie de alpinista que se “aupaba” a los postes de la luz, eran de madera, para proceder al tendido o reparación de los cables. En el calzado se acoplaban una especie de garfios en forma de hoz, que le permitían trepar con menos peligro a los poste donde realizaba su trabajo.

GUARDA AGUJAS:

Atento a las ordenes de sus superiores, su trabajo consistía en cambiar, mediante una gran palanca, la dirección de la vías según el destino del tren.

GUARDIA URBANO:

Dirigiendo el escaso trafico de la época, con su guerrera blanca y su casco de estilo colonial, el silbato y sus señales con los brazos eran sus herramientas de trabajo.


HELADERO:

Persona que al frente de los típicos puestos de helado hacían su presencia todos los veranos, con sus relucientes recipientes llenos de diferentes productos, aunque los mas usuales eran el mantecado, limón y fresa,. Sabores para el disfrute de niños y mayores. Para mantener la temperatura lo hacían con trozos de nieve que se vendía en barras. La fabrica de helados de Aberasturi tenia su fabrica en el callejón de las Castañeras, cerca de la zapatería de Triqui.


HERRERO:

Fatigoso oficio al que se unía el excesivo calor. Golpeando afanósamente con su martillo la pieza de hierro candente, iba dando forma a la pieza solicitada.

HOJALATERO:

Oficio de los antiguos que consistía entre otras cosa en la reparación de un barreño, empuñando el soldador, para tapar con estaño los orificios que tuviera el mismo.

AÑA:

Las vimos en los jardines del Parque de Zugazarte, fundamentalmente, con sus flamantes uniformes blancos y cofia en la cabeza, cuidando a los niños a la sombra de los arboles, con sus cochecitos marcando época.

MALETERO:

Persona que dedicaba a llevar paquetes y maletas desde la Estación a las casas . Unas veces lo hacían a pie y otra llevando un carro.

OPERADOR DE CINE:

Responsable de aquellos grandes carretes, grarcias a los cuales disfrutamos aquellas tardes de Sábado y Domingo. Atento siempre a que no se produjeran cortes en la película y a cambiar diligentemente el rollo, el oficio de operador era básico en las salas cinematográficas.

PARAGÜERO:

Persona ambulante que recorría las calles del pueblo con una pequeña maleta de madera y con una poca herramienta: Tenazas, alicates, martillo, y con material varillas alambre, clavos, hojalata, etc... acompañado de un tas largo, que clavaba en el suelo y ponía entre las rodillas, sentado en la maleta reparaba paraguas y echaba culos a diferentes depósitos o vasijas.

PAVERO:

Al acercarse la Navidad, los Paveros venían a Las Arenas en el Ferrocarril, iban desde la estación, por medio de la Calle Mayor, hasta los terrenos cercanos al castillo próximo al pasaje, donde dejaban el rebaño para proceder a la venta, fundamentalmente a familias pudientes y de Neguri, ya que el resto difícilmente podían adquirir esos manjares en la época..

PREGONERO:

Persona que al servicio del Ayuntamiento, con una cornetilla para avisar a los vecinos, gritaba el pregón que le encargaban. La figura del pregonero existe desde la época de los Romanos.


RECADISTA:

Persona que hacia recados trayendo de Bilbao diversas mercancías que le encargaban, En Algorta había una a la que le llamaban “Ledubina”.


QUINCALLERO O CHARLATAN:

Persona que vendía quincallas, que a veces desde una camioneta pregonaba la venta de diversos enseres, realizando una especie de subasta, ofreciendo “ Y no solo se lo dejo en 3 duros si no que ademas le regalo un paquete de hojas de afeitar....”. Barato, barato,. Un oficio antiguo.

RETRATISTA:

Persona que, fundamentalmente en las Fiestas del Pueblo, realizaba fotografías a quien se lo pidiera o bien el ofrecía. Llevaba una cámara apoyada en un trípode y con las placas de plata pulida. Solía decir “Que va a salir el pajarito, No se mueva”.


SACRISTAN:

Persona encargada para el cuidado de la sacristía y la Iglesia, de las vestimentas, objetos sagrados de la liturgia y todo lo necesario para las funciones litúrgicas. Muchas veces vivían en el edifico anexo a la Iglesia.

TRAPERO LANERO:

Persona que compraba ropa vieja, trapos y lana. Solía gritar “El traperooo. Compro ropa viejaaaa, trapos viejossss, alpargatas viejassss”.

ZAPATERO REMENDON:

Persona ambulante dedicada a reparar zapatos, con su caja de herramientas apoyada en la espalda, que por un módico precio te hacían una chapuza, la cual te solucionaba el problema y así darle mas vida a tus zapatos.

Y OTRAS MUCHAS PROFESIONES QUE PODRÍAN TENER CABIDA EN ESTE PEQUEÑO EJEMPLO DE LO QUE EN EL PASADO SE REALIZABA.

2 comentarios:

  1. Y.... donde están las modistas?. Ésas mujeres que bien en sus casas o en pequeños talleres confeccionaban o arreglaban la ropa. Ésa ropa que era artículo de lujo en la época y a la que se daba vuelta para poderla aprovechar.

    ResponderEliminar
  2. Los soldadores...Getxo tuvo muchos que trabajan durante el día en los astilleros...y por la tarde en la huerta como ayuda familiar.
    Iban a trabajar con sus tarteras de color negro.

    ResponderEliminar