MEMORIAS DE GETXO

lunes, 27 de julio de 2015

EL PAÑUELO DE FIESTAS DEL PUERTO


Al recordar las Fiestas de Algorta y el Puerto, no cabe más que echar la vista atrás para ver sus imágenes, recuerdos vivientes de días de alegría y complicidades. Y dentro de esas complicidades, no quiero este año pasar sin hablar de uno de los elementos característicos, que año tras año nos alude la presencia de las mismas.


Ese elemento que nos acompaña, cual pashmina colgada al cuello transmisora e identificadora de nuestros barrios, es el Pañuelo de Fiestas. Una de esas historias relacionadas con los pañuelos de festivos surge en uno de nuestros barrios, y curiosamente en el más antiguo, en Andra Mari. Y resulta que está relacionada con el barrio que le quitó la capitalidad del municipio, Algorta. Se trata de un artista del barrio perteneciente a una de las familias que siempre participaron en todos los acontecimientos del mismo desde la ya lejana Sociedad Itxas Gane, del elorriotarra de nacimiento y getxotarra de vocación Eloi Gallastegi.


Hombre de innumerables recursos artísticos, pintor de profesión, diseñó a lo largo de su vida muchos de los pañuelos de fiestas en su taller de Sarrikobaso, donde tenía su mesita de trabajo y dibujo. Entre los pañuelos que salieron de sus manos esta el del “Puerto Viejo”. Pañuelo que a lo largo de los años, vio cambiar el anagrama reflejado en ellos: desde su primer diseño, encargado por la Comisión de Fiestas del Puerto, un arrantxale asido al cuello del ganso en 1988, de fondo azul con la leyenda “Portu Zarrako Jaiak”, reminiscencia de su euskera Bizkaino de nacimiento, el cual se resistía a abandonar.



Su segundo pañuelo 1989 lo realizó a tan solo dos días del comienzo de las fiestas, su anagrama era un ancla y dos remos cruzados que permaneció durante las ediciones de 1988 a 1991; cambiando en 1992, su aspecto y color, esta vez rojo, al que se añadió de fondo una preciosa estampa del Puerto y su leyenda que pasaba a ser “Portu Zaharreko Jaiak 92”; imagen que se repetiría durante las fiestas de 1992 hasta 2004, con la única variación de que en 2002 el anagrama y la leyenda aparecieron en color y el fondo del pañuelo volvía a ser de color azul. A partir de las fiestas del 2005 y hasta las del 2014 el pañuelo pasó a ser el típico de arrantxale a cuadros, se repetiría el anagrama y leyenda, variando el color de las mismas, pasando por el arco iris de (gris, verde, anaranjado, rojo, magenta, azul) hasta el amarillo del 2014.


Persona amante del dibujo, no solo realizó este diseño. De sus manos salieron pegatinas con motivaciones políticas: Batzoki de Algorta, de fiestas polulares, posa vasos como el de la Cafetería Txiskiñe y diversos anagramas, entre ellos el de Arraun Taldea de Algorta. Su magia con el dibujo le llevó a reproducir con plumilla en su block de dibujo, de hojas blancas unidas mediante una espiral metálica, diversas estampas del Getxo de otros tiempos. Entre ellas el “Mirador de Alicante” (1954).


Una preciosa vista de la “Bajada de Arrigunaga”, que abarca desde la Casa del Cable hasta la Punta Galea, molino de Aixerrota incluido, que desvela cómo era en aquellos años esa amplia zona. De ese mismo año es una vista desde la playa de Arigunaga hacia el blocado (Fortificación militar, actual pista de skate), con la Casa del Cable y la chozna de Arrigunaga. 


Entre sus diseños también se pueden encontrar motivos genealógicos, como el de su propio escudo familiar, y el retrato de su padre. Su álbum de coleccionista guarda innumerable pegatinas de la época, junto a fotografías familiares, que recogen toda una época del barrio (Salidas de montaña, paellas de Azkorri, etc.).


Hasta aquí una pequeña reseña de uno de los símbolos de fiestas y su creador, que durante generaciones ha visto adornar los cuellos de miles de getxotarras.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada