MEMORIAS DE GETXO

viernes, 26 de septiembre de 2014

1889 LOS LINDES DE GETXO


1889 fue un año de grandes cambios, de creación y de nacimiento de gentes que darían sus mejores momentos a la historia del celuloide. El 31 de Marzo se inauguraba una de las maravillas del mundo moderno: la torre Eiffel; El 16 de Abril nacería en Londres una de las figuras míticas del cine mudo: Charles Chaplin, “Charlot”. El 20 de Noviembre de aquel año nacería el astrofísico que demostraría la expansión del universo, considerado el padre de la cosmología observacional, el estadounidense Edwin Powell Hubble. 
 
Mientras tanto, en casa nacía en Ataun Joxemiel Barandiaran, considerado como el patriarca de la cultura vasca, por su aportación en los campos de la arqueología, prehistoria, etnografía y antropología. Y en nuestro entorno más cercano, en Getxo, las primeras edificaciones comenzaban a adueñarse de nuestros barrios (La Alhondiga de Areeta-Las Arenas), el inicio del suministro de agua a la población, a través de los manantiales y lavaderos (Jaunkoerrota, Atxabael y Basarte de Berango). Así como la creación de nuevas industrias, alguna relacionada con el suministro eléctrico, en el barrio de Algorta, de la mano de D. Pedro Amézaga y Abaroa. 

 
Y es en ese magma de acontecimientos fue cuando por vez primera, se procedería a fijar los “Linderos de Getxo” de forma escrita respecto de los pueblos vecinos de Sopela, Berango, Erandio y Leioa. El día 3 de Octubre de 1889 en sesión plenaria, se daba cuenta del Real Decreto del Ministerio de Hacienda del 30 de Agosto, por el que se ordenaba que todos los ayuntamientos renovaran los hitos y mojones que determinaban las líneas divisorias. 
 
En Getxo se acordó nombrar una comisión que quedaría compuesta por tres concejales: los ediles D. Pedro Bonifacio Sarria, D. Jose Maria Aizpiri y D. Areneo Ramón Diñiz. Estos ediles eran ayudados en aquel cometido por los técnicos municipales D. Jose Maria Ibarra y D. León Beitia. Lo hacían bajo la presidencia del Alcalde D. Pedro Amézaga. 
 
Para lo cual proclamaban un “Edicto”, el 17 de Noviembre de 1889, por el que se daba comienzo a la realización de aquella delimitación el día 20 de Noviembre, para lo que quedaban convocados los responsables de la misma, en el punto denominado “Aixerrota Galea” a las 9 de la mañana para definir los limites respecto de Sopela. 

  
El 25 de Enero de 1890 continuaron con la delimitación, esta vez respecto a Leioa. Aquel día se reunieron frente a la casa del Sr. Careaga, los ayuntamientos interesados y el arquitecto municipal de Getxo D. Fidel Iturria. El Ayuntamiento de Getxo presentó un plano realizado en 1859 por el arquitecto Sr. Belaunzaran, donde se indicaba la linea divisoria, que comenzaba en la carretera que conducía de Bilbao a Las Arenas, en un punto situado a 200 metros del llamado “dique viejo”, enfrente del muelle de “La Benedicta”, siendo la dirección de la divisoria próxima a dicha carretera. Una vez situado este punto inicial trataron de fijar otro mojón que determinara aquella linea divisoria, lo situaron al otro lado del río Gobela. Aquel mojón de piedra arenisca, proveniente de una cantera de Algorta, estaba ya derribado, desde la última guerra Carlista, por su posición y tamaño hacía pensar que pese a ser derribado, no había sido desplazado. Para garantizar la fiabilidad de la ubicación del mismo, practicaron una pequeña excavación a fin de localizar señales de dicho mojón, las cuales no fueron halladas. El relator de aquel informe opinaba que: “...creo muy posible que dada la proximidad del río Gobela y la naturaleza del suelo, constituido por arena suelta, han podido ser arrastradas dichas señales en alguna de las avenidas del citado río...”. El mismo formaba un ángulo recto y las perpendiculares trazadas desde el mojón a cada uno de los lados de dicho angulo seguían direcciones N.E., SO. y S.E, N.O, siendo la primera de 46 metros y la segunda de 390 metros, con aquellos datos daban como definida la situación del mojón. 
 
Para terminar de definir el punto inicial del Muelle, quedaron para el día 25 de Noviembre, junto a la casa del Sr. Careaga, a las 9 de la mañana. Plantearon una nueva cita, esta para el día 26 de Noviembre a las 10 de la mañana en “Bolue”. El 26 de Noviembre de 1890 la cita fue con los responsables de deslindes del ayuntamiento de Erandio, el lugar elegido “Kukullaga”. 

 
El 13 de Febrero de 1895 los arquitectos de Getxo (D. Fidel Iturria) y el de Leioa (D. Pedro Basterra), propusieron de forma conjunta las alineaciones que cito a continuación: 
 
La primera iba desde: El limite de la propiedad de los Sres. Mieg hasta un mojón que se hallaba tumbado en la propiedad del Sr. Mattern, que se hallaba situado a 77 metros desde la esquina de la tapia, y cercano a la vía del ferrocarril de Areeta-Las Arenas a Bilbao. 
 
La segunda iba desde: El mojón anteriormente citado hasta la esquina N.O. de la propiedad del Sr. Careaga. 
 
La tercera iba desde: Desde el punto citado anteriormente hasta la ría, siguiendo a lo largo de la tapia que se dirigía a la carretera. 
 
El 18 de Febrero el Ayuntamiento de Getxo aceptó aquella proposición, trasladando al arquitecto municipal de Leioa el acuerdo, a fin de que su ayuntamiento también lo avalara. Firmaba aquel acta D. Emilio Saliquet. 
 
Algunos terrenos del límite de Leioa se prestaban a confusión, ya que habían sido vendidos a particulares, y los mojones y estacas señalizadoras habían sido alterados o serrados. Al menos así lo expresaba el sindico del ayuntamiento de Getxo D. Juan Libano, el 16 de Enero de 1895 en un escrito, tras recibir por parte del consistorio getxotarra una notificación para que se presentara, junto a una persona conocedora de los limites de los terrenos comunales de Getxo y Leioa. Quedaba claro que el conocimiento de los limites estaba sujeto a la memoria de personas eruditas en el conocimiento de la orografía de aquellos terrenos. Era en aquel caso que se habían invadido más de 20.000 pies cuadrados de terrenos perteneciente a Getxo. 

 
 
Los lindes de Getxo con Sopela se recogieron en un cuadernillo de campo bastante confuso, por su caligrafía, probablemente inteligente para quien lo elaboró, pero de difícil entendimiento para alguien profano. En él se daban posiciones respecto a algunos puntos geográficos de lugares como, y cito tal cual se escribieron: “Bareñoache”, “Aserrota”, “Munarrinagusi”, “Arnabar”, “Erretureta Ondo”, “Iturrigane”, “Villaverde”, “Mimenaga”, “Martigoicoa”, “Villarias”, “Monte Volumbarri”, “Muñarricolanda”, “Curcudi” y “La Cantera del Monte del Marqués”. 
 
La comisión para la revisión de aquellos mojones estaba compuesta por los concejales: D.Pedro Bonifacio Sarria, D. Jose Maria Azpiri y D. Irineo Diliz; además de los denominados “Peritos conocedores de terrenos”: D. José Maria Ibarra y D. León Beitia. 
 
El día 19 de Octubre de 1898 se firmaba el acta definitiva de deslinde y amojonamiento de los municipios de Getxo y Leioa, para lo que se reunieron los miembros que componían las comisiones encargadas de tal asunto, para cumplimentar el Real Decreto de 30 de Agosto de 1889. Así en dicha acta se recogía: 
 
Primero “...En el punto conocido por el nombre de (Errotazarra) señalado con el Nº 13, en el plano levantado el 12 de Abril de 1890, por el Maestro de Obras D. Manuel de Otaduy,….,se colocó el primer mojón, indicando a un lado la jurisdicción de Lejona y a otro la de Guecho...”. 
 
Segundo “...En línea recta con el cercado de la propiedad de D. Fernando Mieg, señalado con el Nº 14, …,se colocó otro mojón con las mismas iniciales....”. 

 
Para colocar los mojones de los puntos Nº 15 y 16, que en el plano figuraban con los nombres de “Posada del Macho” y “Peña de Iturrichu”, en el que se hallaba la línea divisoria de ambos municipios, las comisiones se vieron obligadas a penetrar en un terreno cerrado por D. Victor Chavarri. Se encontraron con la negativa de dicho señor a que entraran en lo que el consideraba sus propiedades; sin embargo, aquellos puntos estaban en armonía con el plano levantado en el deslinde del 11 de Marzo de 1890. El mojón Nº 17 se colocó al otro lado de de la divisoria de ambas jurisdicciones.
 
Teniendo en cuenta las operaciones practicadas, desde el último punto hasta la carretera de Bilbao a Las Arenas, punto en el que siempre había existido discordia entre ambos municipios, acordaron ambas comisiones colocar el mojón en en la esquina de la pared del Sr. Careaga, indicando la divisoria de ambos pueblos. Este ultimo hito se hallaba a 13 metros desde la esquina de la pared de la propiedad del Sr. Careaga, dirección a Getxo. Por último hacían constar que: “...para la línea de perímetro, se habían servido de los documentos relativos al deslinde del año 1890, en concreto al trayecto comprendido entre el punto de partida y el mojón posterior a la “Peña de Iturrichu”, en definitiva al mojón colocado a los 67 metros en línea recta desde la pared de D. Felipe Mater...”. Continuaba aquella acta dando más datos sobre la colocación de los mojones, y disponía finalmente que cada comisión remitiera copia de la conformidad con la misma, de forma separada, al Gobernador de la Provincia. 

 
En referencia a la discrepancia expresada por D. Victor Chavarri, D. Dario del Valle, por poderes concedidos por el primero, enviaba desde Portugalete, un escrito dirigido al Ayuntamiento de Getxo, el día 17 de Octubre de 1898. En el mismo hacía notar su malestar por la forma, en que según él, se había comportado el Ayuntamiento de Leioa, a partir de su acta de acuerdo del 4 de Enero de 1898 en la que se decretaba: “...el levantamiento de la cerradura, estacas y alambres del terreno cercado, que motivó la presentación de un recurso de alzada, aún no resuelto, por la pretensión de entrar en un terreno cercado para realizar las operaciones de deslinde ...”, por lo que negaba el permiso para penetrar en lo que el consideraba su propiedad, mientras que no fuera fallado el recurso de alzada por él presentado. Por lo que solicitaba al ayuntamiento de Getxo que no penetraran en aquel terreno, salvo que se solicitara de forma amistosa la autorización. Aquel contencioso continuó en manos del Gobernador de la Provincia y de la del Juzgado de Primera Instancia de Bilbao.
 
Años más tarde se realizarían los deslindes, que según puede apreciarse, fijaban los limites de Getxo respecto a otros municipios colindantes (Portugalete, Leioa, Erandio, Berango y Sopela), incluso de la delimitación de la “Ria de Bilbao” respecto de Portugalete. 

 
En el mismo de detalla, de la zona referida a tierra firme, a partir del primer mojón de referencia, que dicho “Mojón Auxiliar” se halla situado junto al muelle de Eduardo Coste, y desde allí parte la primera alineación por la calle Erribitarte, en su inicio un poco a la izquierda de la misma dirección a la calle Amaya, hasta encontrarse con dicha calle pasado el ambulatorio de Santa Ana, y desde allí pasadas “de forma ficticia” las vías del metro, siguiendo por la calle Gobelaurre (Antigüa Prolongación de Amaya), hasta Ondategi y Errotazarre (junto a Larrañazubi). Desde ese punto se adentrará, como una lengua de tierra, por Kurkudi hasta llegar frente a Goierri (Erandio) siguiendo el arroyo Bolue, desde allí hasta Kukullaburu para seguir entre Boluzarreta y Errotabarri hasta la parte baja de Arzubi, y por allí por la trasera de la ciudad Deportiva de Fadura hasta Arburumendi; seguirá por Martiturri y Perune hasta Zientoetxe; y pasando Aranbarri, por el pinar, llegara al centro de “Barinatxe” (La Playa Salvaje). 
 
Tras este recorrido por la historia de los lindes de Getxo, baste decir que nuestro linde con el pueblo hermano de Portugalete se produce en el punto de arranque establecido a partir de dos mojones auxiliares situados: 
 
Uno en Areeta-Las Arenas: junto al comienzo de la escollera de “Churruca”, (ver primera fotografía inferior), y el otro en Portugalete, casi en la posición del “Mareómetro”, en la calle Maria Diaz de Haro (Paseo del Muelle), junto a las piscinas. 

 
El otro extremo de la divisoria: habría que situarlo en el limite de Getxo con Leioa (ver segunda fotografía inferior), junto a la calle Erribitarte de Santa Ana, en el paraje denominado “Muelle de la Benedicta”. Partiendo de ambos y justo en la mitad de la ria se fijaron los lindes de Getxo con Potugalete. 

 
Muchos más fueron los momentos en los que se definieron los lindes de nuestro municipio, pero baste esta pequeña historia para recordar aquellos días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada