MEMORIAS DE GETXO

jueves, 19 de noviembre de 2015

LA CUEVA DE ALEX



Aprovechando que días atrás se ha celebrando el “XIV Salón del Cómic de Getxo”, voy a hacer un pequeño intervalo en mis historias sobre los “Niños Evacuados en la Guerra”. Traigo a estas páginas a un creador, ilustrador y dibujante, como a él gusta definirse, de nuestro municipio. Su lugar de trabajo, “La Cueva de Alex”, un pequeño reducto en la calle Salsidu, en el que los personajes surgidos de su lapicero parecen tomar vida, brotando misteriosos de cada carpeta, cajón o balda. Hablo de Alex Orbe, nacido en Barakaldo, quien desde muy joven vino a vivir a Getxo. Cuando contaba seis años, toda su familia traslada su residencia a Santa Ana (Areeta), cerca de la ermita. Sus primeros estudios los realiza en el Colegio San Agustín, en un entorno privilegiado, lleno de frondosos árboles, donde se daban cita la élite de los estudiantes getxotarras. A los catorce se trasladan a Arene en el barrio de Algorta. Desde 1897 a 1991 estudia en el Getxo III. Así que se puede afirmar que lleva toda su vida afincado y enraizado en nuestro municipio.


Su llegada al mundo de la ilustración se produce de forma natural en un ambiente familiar rodeado de artísticas aficiones: lectores de cuadernillos ilustrados, su padre, amante de las artes (pintor, retratista, pirograbador...), sus hermanos mayores aficionados a los cómics “...en casa siempre había comics, mi padre compraba todas las semanas los de la época: Mortadelo, Zipi-Zape, Tiovivo...” Los repartía entre los hermanos “...el día que había una gran fiesta era cuando traía Asterix y Obelix o Lucky Luck..., mi hermano ya dibujaba viñetas...”. En ese ambiente familiar no es raro que nuestro amigo Alex se encaminara hacia el mundo de los dibujos.

Ilustrador, que se define a sí mismo como dibujante “...ilustrador me suena un poco como prepotente..., me gusta más la definición de dibujante o pintamonas...”. Pero esta última definición no le hace justicia por su acepción relativa a la baja calidad, a pesar de ser un termino que un mal encarado cortesano español dedicó a uno de los más brillantes artistas de la historia: Leonardo da Vinci. Ese ignorante cortesano se atrevió a decir del genio florentino “...acompaña al Rey de los Francos un anziano de largos et non pulchros cabellos, ocupado toda la jornada en bizarros diseños y en picturar una mujer que apelan Mona. Piense su Majestad qué pintamonas forman esa corte…”.


Alex, como dibujante, llena de imaginación las paginas de incontables libros y cuentos y pertenece al Colectivo “Euskal Irudigileak” Asociación Profesional de Ilustradores de Euskadi. En él se encuadran autores y creadores de imágenes profesionales, que se dedican en el campo de la ilustración a bosquejar (Libros de Texto, Cómic, Animación, Cartelismo, etc...). Esta asociación, con sede en el Casco Viejo de Bilbao, cuenta en Euskadi-Nafarroa con entre 400-500 ilustradores censados, de los cuales 100 son socios. De los mismos se puede decir que 5 son vecinos de Getxo.

Desarrolla trabajos de humor para niños, comics, libros ilustrados, libros de texto para ikastolas, colegios, publicidad y dibujos animados “...todo lo que tenga que ver con el dibujo forma parte de mi mundo...”. Todas sus criaturas nacen en su imaginación. Desde allí, a través su lápiz, saltan al papel. Más tarde, usando nuevas tecnologías (Photoshop y Clip Studio) irán tomando color y adquirirán vida. Con la primera de las herramientas lleva más de 20 años. Sin embargo, su herramienta base es un lápiz rojo, con el que hace el borrador, “...eso me permite cuando escaneo el dibujo, eliminar el color rojo, el lápiz gris mancha más...”, posteriormente pasa por encima a tinta con un rotulador negro, de diferentes grosores. 


Utiliza distintos tipos de papel: si es para cómic, un “papel Canson”, grueso de grano, poco encolado, más satinado “...casi todos los dibujantes de cómic usamos ese papel...”; para libros de texto, un folio, “...otros papeles más rugosos te obligan a trabajar más despacio..., yo lo utilizo cuando quiero cambiar de estilo..., es muy difícil variar, el estilo es como una condena..., es tu marca, tu imagen, es como un castigo..., tu estilo es lo que te define...”. Finalmente para el color utiliza el ordenador, alguno de los programas antes mencionados.

Suele decir que “...los dibujantes estamos encadenados a la mesa...”, quizá sea porque los alquileres son caros y se tienen que arreglar en espacios reducidos. Alex tiene todo a mano en su CUEVA: libros, revistas, cómics, y todas las herramientas que le permiten realizar su trabajo, el cual requiere muchas horas de dedicación “...me cuesta mucho ponerme..., pero cuando estoy concentrado todo sale, la imaginación se dispara...”. La creación de esas viñetas surgen por diferentes caminos, si es para uso personal “...suelen salir de una idea que aflora en el momento o caminando por la calle ante una situación determinada...” ; generalmente me entregan un guión “...lo leo, lo interiorizo, dejo que me sugiera imágenes, me lo imagino en la cabeza y nace la viñeta...”.


El color de sus personajes los crea el entorno donde se desarrolla la acción “...el color es todo un mundo..., me considero más dibujante que colorista..., hay colores que influyen en el estado de ánimo... ”. Si es cerca del mar su tonalidad en azul; si trato de representar una escena de ambiente frío, donde sus personajes no se llevan bien: “...tiendo a utilizar también los azules...”; sin embargo, si el ambiente que rodea la historia es amable, familiar: “...utilizo tonos más cálidos, rojos, anaranjados, amarillos...”. En función de la historia la ambientación de los ropajes de sus criaturas, varía. Hace poco le decía a un conocido autor de cuentos, que suele aparecer por estas páginas: “...yo creo que le pega que la acción no se desarrolle en la actualidad, que parezca como ambientado en los años 40...” A el gusta que sus personajes sean dinámicos, que parezca que no están hieráticos, que están haciendo cosas, que están atentos a la acción que sucede. Hay algo común en todos sus ellos en función de la proximidad en las viñetas. Si están cercanos, sus ojos cobran vida, son expresivos, transmiten sensaciones; sin embargo, si el personaje está lejano, sus ojos los dibuja con un simple puntito, que sugiere la distancia a la que se hallan “...la gente dice que se reconoce mi estilo fácilmente...”.

Para Alex, lo más importante a la hora de representar las escenas es la documentación, la información de una época en la que van a vivir los personajes, cómo se vestían, qué hacían. Hace años tenía que recurrir a libros ambientados en esas épocas. Ahora las nuevas tecnologías hacen que sea más fácil conseguir información. Lo que le resulta más fácil de representar son los estudiantes en un aula; “...como hago muchos libros de texto, los represento casi con los ojos cerrados...”.


Es este un mundo, una herramienta que permite tratar temas banales pero también de rabiosa actualidad, sacando mediante viñetas, imágenes que reflejan el hambre en el mundo o esa vergüenza que para cualquier ser civilizado es la “inmigración”, ese eufemismo con el que se adorna una imagen desgarradora de la expulsión forzada de miles de seres humanos desde los diferente lugares del mundo hacía un mundo que los rechaza. Europa “...en casi todos los periódicos aparece alguna viñeta en la sección editorial... Uno de los célebres Santiago Sequeiros fue Premio del salón Internacional del Cómic de Barcelona, un dibujante muy serio, que con un trazo muy grueso y dibujos muy impactantes refleja esa realidad...”.

Amante de la viñetas de Asterix, Lucky Luck y Spiru hace de su estilo una creación de tipo franco-belga. Lector empedernido de historia gráfica para adultos sin un numero determinado de hojas. Empieza como profesional de la ilustración en el año 1995, en una empresa dedicada a la animación (dibujos). No conserva ese primer dibujo que nos hubiera encantado ver, pero deja tras de sí, de momento, más de 100.000 representaciones gráficas, alguna de las cuales podemos ver, todos los meses, en sus colaboraciones con otro artista de nuestro entorno, el escritor J.J. Rapha Bilbao. Tantos son sus trabajos, que a veces no los recuerda. El otro día recibía un mensaje para pasar a recoger un libro, era de una editorial con la que había trabajado ese año. Al abrirlo exclamó sorprendido “...!es verdad, estos dibujos los he hecho este año!...”.
Las referencias mundiales en el Cómic están en Japón, Francia, Bélgica y E.E. U.U. Dentro del Estado lo son Madrid y Barcelona. En Euskadi alcanzan gran importancia algunas publicaciones de Cómic, como la que edita la Federación de Ikastolas titulada “Xabiroi”. Casi todo lo que Alex Orbe realiza es para Euskadi, sin dejar de lado las colaboraciones con Barcelona, Bélgica, Inglaterra, Francia, Madrid, Valladolid... En nuestra zona colabora con Elkar, Zubia, Ibaizabal, Txalaparta y con la Federación de Ikastolas.


Para terminar la entrevista pedí a Alex que me indicara qué colores le sugerían, con cuales representaría, a los distintos barrios de nuestro municipio: a Getxo (Andra Mari) lo dibuja con tonos verdes; a Algorta, como siempre lo relaciona con el puerto y la mar, con tonos azules; Neguri, lo tiene un poco desubicado, no sabría elegir el color; Romo lo ve muy ladrillo rojo, Areeta-Las Arenas lo ve gris, serio, triste. Su rincón preferido sin duda es el Puerto Viejo, con sus calles y sus gentes “...el contrate de las casitas blancas, con el azul del mar y el cielo, me parece maravilloso..., y aunque lo fácil es decir que el personaje del Puerto a incluir es Karolo..., yo metería a mis hijas y a los botes...”. La verdad es que, a lo largo de toda la entrevista, no ha parado de mencionarlas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario