MEMORIAS DE GETXO

viernes, 25 de abril de 2014

LA INDUSTRIA DE LA PATATA EN LA VEGA DE SANTA EUGENIA


La Vega de santa Eugenia forma parte de los parajes bajos de los montes que en un plano de 1731, Evaristo Churruca denominaba como “Gastelus”, conocidos también como “Gaztelueta,” que formaban parte de las colinas de Ondiz. 
 
Aquellos terrenos, lugares de marisma, cruzados por mil riachuelos, tierras movedizas, antaño batidas por la mar, de la mano de Máximo Aguirre serian ganados para aquella urbanización, que más tarde daría forma a uno de los barrios obreros mas populosos, el barrio de Romo. 
 
En 1884 se realizaría en ellos, después de su desecación, unos sembrados que darían origen a la patata de denominación “Vega Santa Eugenia”. Aquellos terrenos eran propiedad de Miguel A. Vitoria, propietario de la granja “Vega Santa Eugenia”, entonces de Las Arenas, dedicada a la producción de nuevas variedades de patata de siembra. Para aquella denominación solicitaba permiso para usar el escudo de la provincia en sus escritos y denominarse proveedor de la Diputación de Bizkaia. 
 
De aquellos sembrados nos da una idea (la fotografía inferior), membrete de las cartas de presentación de la granja. El 12 de Febrero de 1884, su propietario Miguel A. Vitoria, se dirigía al Presidente de la Comisión Provincial de Bizkaia. En la carta detallaba la importancia que había adquirido el cultivo de patata en la Vega de Santa Eugenia (Romo). 

 
Hablaba del creciente consumo del tubérculo. Y explicaba que tras visitar diferentes establecimientos hortícolas en el extranjero y después de una selección entre 500 especies, había escogido y adaptado 8 variedades, entre patata temprana, semi-temprana y tardía, a las características del suelo de aquella vega. Precisamente en aquel año tenía en estudio una variedad de patata denominada “Victoria”, de la que le habían asegurado, que en origen tuvieron 5 cosechas en un año. 
 
De el trabajo y la calidad de aquellas patatas hablaban “La Gaceta Agrícola” publicación del Ministerio de Fomento y la prensa bilbaina, encomiaba su gran precocidad y sus notabilísimas condiciones culinarias (resaltaban que cocían en 10 minutos). Además aquella especie había pasado la prueba de fuego para los tubérculos de patata. Aquel mismo año casi todas las plantas en vegetación del litoral Cantábrico habían sufrido la plaga del “Fungus” (llamado vulgarmente roña), mientras que en la Vega de Santa Eugenia, no se había visto atacada ninguna planta. Lo que había supuesto para dicha compañía un importante aumento en su cartera de pedidos. 
 
De aquellas variedades de patata: la temprana (Preciosa, Rosa Temprana); semi-temprana (Magnifica, Héroe y Rosa Tardía) y variedad tardía (Abundancia y Hermosa), tenían su origen en diversos horticultores de todo el mundo. Así las variedades tempranas, procedían de Estados Unidos y se adaptaban muy bien a terrenos arenosos de las características de los de Romo; las de las variedades semi-tempranas (la Magnifica había sido obtenida por cruzamiento realizado por el Ingles Yames Clark, quien la puso en manos del plantelista Mr. Sutton, quien la bautizó como “Magnum Bonum”), la variedad Héroe (había sido obtenida mediante el cruce entre la Magnifica y otra variedad inglesa, la Victoria de Mr. Paterson), la Rosa Tardía procedía a su vez de Estados Unidos; por último las variedades tardías (la Abundancia, era eminentemente Escocesa), y la (variedad Hermosa procedía de Holanda). 

 
Habían sido plantadas bajo vidrieras, en tiestos, a partir del 11 de Noviembre de 1880, 5 cosechas (Enero, Abril, Junio y Septiembre de 1881). Llegaron a la madurez todas ellas a los 300 días, obteniéndose por lo tanto cosechas en menos de 12 meses. Resultado que hasta aquella fecha no se había obtenido con ninguna otra variedad. El precio de aquellas patatas de siembra adquirió en el mercado las 10 pesetas el saco de 5 kilos. 
 
Como colofón a su presentación venían abaladas por los testimonios de diversas personalidades del momento, así como de reputados horticultores de la época, entre los que se encontraban el bilbaino D. Martin de Zavala (Senador del Reino), el Durangotarra D. José María de Ampuero (Diputado a Cortes), D. Miguel de Rodriguez Ferrer (de la Granja del Retiro), de la Alcaldía de Balmaseda, del horticultor deustoarra D. Pedro Uruchurtu, de D. Toribio M. de Pinillos (propietario de Aguas de Arnedillo) y de D. Enrique Sandon (Director de la Fabrica de Mechas de Irurrigorri). 



El 15 de febrero de 1884 la Comisión Provincial de Bizkaia, tomaba el acuerdo de facultar a D. Miguel de Vitoria para “...hacer uso del Escudo del Señorío de Vizcaya, en todos los documentos que estime conveniente...,...siempre que estén relacionados con el cultivo de las nuevas variedades de patatas...”. Pero le denegaba el uso del titulo de Proveedor de la Excelentisima Diputación de Bizkaia. No obstante y en atención a “...la importancia que va tomando el cultivo de la patata...,...y a que el Sr. Vitoria es acreedor del estimulo y la recompensa del País...,...por su laboriosidad y amor a la tierra nativa...”, el 7 de Febrero de 1884, el Vice-Presidente de la Comisión Sr. J. Abasolo, enviaba un oficio a las alcaldías de la provincia recomendando aquellas variedades para que hicieran ensayos en sus cultivos. 
 
Hasta aquí una pequeña referencia a una pequeña industria alimenticia, que desarrolló su iniciativa en la Vega de Santa Eugenia (Romo), en épocas tan lejanas como la de 1884. Estos datos están extraídos del expediente del Archivo Foral de Bizkaia: “Administración de Bizkaia / Sector Primario, Industria y Comercio / AX00557/014”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada