MEMORIAS DE GETXO

jueves, 4 de octubre de 2018

ACONTECERES DEL ÚLTIMO CUARTO DEL SIGLO XIX EN GETXO -57-



En la anterior entrada veíamos cómo al terminarse los remates anunciados por el Ayuntamiento para la obra de conducción de agua potable al barrio de Algorta se obtenía mejor precio que lo presupuestado.

Para poder hacer frente a las obras de conducción de aguas el consistorio de Getxo tomó la decisión, el 15 de abril de 1886, de realizar un empréstito de 600 obligaciones de 250 pesetas cada una: “...A fin de atender con su producto las obras que se están ejecutando para la traída de aguas potables a esta Anteiglesia...” Habían acordado en el pleno sacar por primera vez 150 acciones a subasta, para satisfacer los primeros pagos de aquellas obras. El 19 de abril de 1886, el Ayuntamiento de Getxo, insertaba en el “Noticiero Bilbaíno” el siguiente anuncio: “...El Ayuntamiento de esta Anteiglesia sacará a pública subasta el día 1º de Mayo próximo, a las cuatro de la tarde, por el sistema de pliegos cerrados, la adjudicación de 110 obligaciones de a 250 pesetas nominales cada una, del empréstito acordado emitir con destino al pago de material y obras del abastecimiento de aguas a la población. Los que deseen tornar parte en la subasta pueden acercarse a la Secretaría de este Municipio, donde se les enterará de todos los pormenores del asunto…” Firmaba el anuncio el Alcalde D. José Antonio Aldecoa.

El 21 de abril de 1886 la llamada casa “Alango-Valle-Nueva” era registrada a nombre de Dña. Juliana de Oriosolo y Cortina. Esta casa estaba en el barrio de Alango de Algorta.

El 6 de mayo de 1886 el vecino de Getxo D. Antonio Arechavala presentaba en el Gobierno Civil un proyecto solicitando autorización para construir un balneario en la playa de Erega en Algorta. La noticia aparecía recogida en la sección “Gacetilla” del “Noticiero Bilbaíno”. Se trataba del primer Balneario de baños de mar de la localidad el “Balneario la Perla”.


Los viajeros del tranvía eran de verdad muy olvidadizos, ya que la Compañía que gestionaba el Tranvía de Bilbao a Las Arenas y Algorta, notificaba a principios de mayo que habían aparecido en sus carruajes diversos enseres, los cuales habían sido entregados a la Santa Casa de Misericordia de Bilbao: “...1 sombrero, 1 par de pendientes, 2 boinas, 2 libros, 1 funda de escopeta, 1 jarra de cristal (rota), 3 zapatos, 2 pañuelos de lana, 1 navaja, 9 pares de alpargatas, 2 pares de medias, 15 pañuelos, 1 guante, 2 chaquetas, 1 trapo, 1 cesta, 4 paraguas y 1 saco de noche. En conjunto 49 objetos, más una peseta en metálico...”

Algunas calles del Puerto Viejo de Algorta parece que se encontraban en un estado lamentable, ya que D. Julián Mandaluniz junto a otros vecinos remitía una carta al Ayuntamiento solicitando: “...Se proceda a la reforma y arreglo del empedrado del trayecto de la calle que va desde la tienda donde vive la “Pasiega” hasta el final de la “Calleja”, y llamamos la atención de mal estado en que se halla para el vecindario...” Al parecer un caño que se encontraba en el primer punto evacuaba aguas fecales haciendo poco transitable dicha calle.

En esas mismas fechas de principio de mayo de 1886, los montes de Baserri eran objeto de reclamaciones por parte de algunos de los vecinos, ya que el mal estado y su vegetación amenazaba las viviendas de los moradores: “...D. Idelfonso Arrola de esta vecindad en concepto de apoderado de su padre político D. Juan Manuel de Aqueche, solicita el deslinde, por al parte que le toca al municipio, de un monte argomal llamado Urbiarte, sito en Aurrecomendi, frente al caserío Esesumaga...”

El 13 de mayo de 1886 el vecino de Las Arenas D. Santos Larrazabal solicitaba: “...Permiso para hacer un salón de recreo en el terreno de mi madre política Dña. Felipa Bustingorri...”


El camino o calle que se había construido desde el establecimiento de Baños de Mar Bilbainos hasta la ermita de Santa Ana, en octubre de 1883, era frecuentemente utilizado por carruajes que deterioraban dicha vía, por lo que el Ayuntamiento decidió : “...Que en el camino que se construyó desde el establecimiento de los Sres. de Aguirre hasta la ermita de Lamiaco, por la que transitan carros y carruajes causando grande perjuicios y desperfectos en la vía, y teniendo en cuenta que dicha calle no fue construida para semejante tránsito si no para paseo de personas, acuerda este Ayuntamiento desde ahora prohibir el tránsito de toda clase de carros, coches y demás vehículos por la referido calle. Par dar aviso a los transeúntes se pondrán dos rótulos en ambos extremos de la calle, advirtiendo a los infractores de la multa...”

El 20 de mayo de 1886 se recibía una notificación del Gobierno Civil, en la que se indicaba que para las obras de conducción de aguas potables: “...Previniendo lo dispuesto por la Dirección General de Obras Públicas, el pasado 28 de abril, que no existen para el aprovechamiento de esta localidad, otras aguas que las de los manantiales Basarte, Arechavale y Jauncoerreca de la jurisdicción de Berango...”

Los vertidos de las aguas fecales era algo que empezaba a preocupar al Ayuntamiento y algunos vecinos solicitaban permiso para conectar sus salidas a la red municipal, el 20 de mayo era Dña. Fidela Aldecoa quien solicita el permiso: “...Para dar salida a todas sus aguas sucias, de sus dos casas de Arrisurieta, injertando a su costa en el caño del municipio frente a Calvetena...”

La sensibilidad social, ya desde el Siglo XIX, estuvo muy arraigada en nuestro pueblo. Es por ello que el 27 de mayo de 1886, los vecinos de Algorta D. Pedro Larrondo, D. Antonio Arechavala y D. José Olivares, solicitaban al Ayuntamiento celebrar una reunión el domingo 30 de mayo: “...En los salones de la Casa Consistorial (San Nicolás), en su sala mayor, con objeto de dar cuenta del proyecto concebido de fundar una Sociedad Cooperativa de Socorros Mutuos, en la población de Algorta...” Se trataba de la sociedad llamada “La Fraternidad”, el objetivo de dicha entidad a decir de los estatutos presentados era: “...Proporcionar a todos sus individuos una pensión cuando se hallen enfermos o imposibilitados de trabajar, además de facilitarles una instrucción adecuada...”


A principio de julio de 1886, en combinación con el tranvía de Bilbao a Algorta, se establecía un servicio diario de carruajes entre Algorta y Plencia, con salidas desde Algorta a las 9:30 y 18:30 y desde Plencia a las 6:00 y 17:00. El precio del recorrido desde Bilbao a Plencia era de 2 pesetas. Por aquellas fechas, según lo publicado por el “Noticiero Bilbaíno”, el 6 de junio, la Compañía del Tranvía tenía un Capital social de 1.250.000 pesetas; un fondo de reserva. 250.000; no tenía deuda hipotecaria; una deuda flotante de 185.078,50 pesetas; los efectos ajenos eran de 1.000 pesetas; lo que arrojaba un montante total de 1.656.078.50 pesetas.

En la próxima entrada veremos cómo los dineros de la Fundación de Niñas Pobres eran gestionados por el Ayuntamiento de Getxo. Y que al estar las obras de traída de aguas potables muy adelantadas, el consistorio se veía en la necesidad de sacar a remate las 450 obligaciones del empréstito acordado.

2 comentarios:

  1. No se porque se dice cuando el 6 de mayo de 1886, Antonio Arechavala solicita autorización para construir un balneario en la playa de Erega en Algorta, que:
    Se trataba del primer Balneario de baños de mar de la localidad el “Balneario la Perla”
    Cuando mas abajo se menciona
    El camino o calle que se había construido desde el establecimiento de Baños de Mar Bilbainos hasta la ermita de Santa Ana, en octubre de 1883…
    Luego en 1883 ya existía Baños de Mar Bilbainos anterior a Balneario la Perla de solicitud en el año 1886

    ResponderEliminar
  2. Porque me ha faltado la coletilla de Algorta.

    ResponderEliminar