MEMORIAS DE GETXO

viernes, 27 de julio de 2018

LAS FIESTAS CAMPESTRES DE ALGORTA



Las Fiestas Campestres de Algorta, así se llamaba a las Fiestas de San Ignazio de Algorta entre los años 1876-80, debido a que en esa época los campos libres abundaban en nuestro barrio y no había problema para elegir un sitio adecuado donde celebrarlas.

Las efemérides se realizaban tanto en la zona denominada “El Castillo” (Usategi) cómo en San Ignazio. Y aunque en 1876 se determinaba que las romerías se iban a celebrar en el “Castillo” y una segunda en la “Avanzada”, parece que la cosa, que no fue del agrado de la vecindad, provocó que el sindico D. Juan Francisco de Sarria expusiera en un pleno el sentir del vecindario: “...que las romerías debieran celebrase según costumbre en la campa del Castillo y no en la Avanzada…, así mismo el consistorio declara que habiendo visto con sorpresa el disgusto que ha causado en varios vecinos, acuerda dejar sin efecto el cambio de localización de dichas romerías...” Aquella propuesta fue aprobada y las romerías continuaron durante años celebrándose en aquel punto, tocando la banda los días de fiesta, día y noche, por 700 reales de vellón.

En esos años algunas fondas colgaban el cartel de “completo”. Era el caso de la “Fonda de las Elorrianas” denominada entonces “La Buena Vista”. Eran años en los que para alquilar una vivienda que se considerara adecuada para pasar el verano, por las familias pudientes de Bilbao, más si esta era próxima a la playa de Ereaga, debían de tener un pequeño terreno y un aljibe de agua, ya que todavía el liquido elemento no llegaba a las casas y había que recogerla en las fuentes públicas del barrio.

En 1878 se colocaba la primera piedra de la iglesia de San Ignazio, por lo que al año siguiente con motivo de la celebración del primer aniversario y para solemnizar el acontecimiento, el jueves 31 de julio, se celebraba una gran fiesta. La romería, que tuvo lugar en la plaza del santo, duró hasta el anochecer, momento en que las fiestas se trasladaron a la plaza del mercado, la llamada de la “Constitución” en San Nicolás, que había sido decorada con una iluminación Veneciana.

Las fiestas de San Nicolas también tenían su espacio festivo en la plaza del mercado. En 1879 los días 12 y 13 de agosto se iban a celebrar con gran boato tras la misa en San Nicolás de Bari (Algorta), las celebraciones que iban a incluir cucaña y diversos festejos (La samaritana, andarines ensacados,..). Las romerías contaron con la asistencia de la banda del regimiento Toledo.


En 1880, la víspera de San Ignazio se inauguraba el tranvía desde la Avanzada hasta Algorta, así que las fiestas de aquel año contaron con mayor asistencia de gentes llegadas de Bilbao, Las Arenas y Portugalete. Fiesta que contó con la actuación de la banda de música, aurreskularis, una iluminación con elegantes farolas y el lanzamiento de vistosos fuegos de artificio. Las romerías se alargaron hasta las 23:30 de la noche.

Y cómo no, los militares también tuvieron su participación en las fiestas. El día 12 de agosto, desde la batería San Ignacio, se lanzaban cañonazos avisando a la población previamente con la izada de un pabellón, avisando a las embarcaciones menores del riesgo de transitar durante los ejercicios de tiro. Aquellas prácticas, al parecer no eran bien vistas por al población afectada, máxime cuando en noviembre de 1883 que: “...Con motivo del ejercicio de tiro al blanco desde la Campa del Castillo al mar, reventaron en el aire varias bombas esparciendo sus cascotes entre la población, lo cual motivo gran desasosiego entre la población, por cuanto alguno de los restos que pesaba más de 12 libras, cayo sobre alguna casa cercana a la iglesia de San Nicolás...”

Muchas fueron las celebraciones festivas de Algorta. Seguiremos hablando de ellas en las siguientes entradas, de éstas y de otras realizaré un recorrido histórico, incluyendo todas las referencias de archivo así como de prensa a lo largo de la historia de nuestro Pueblo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario