MEMORIAS DE GETXO

domingo, 18 de febrero de 2018

ACONTECERES DEL ÚLTIMO CUARTO DEL SIGLO19 EN GETXO -XX-



En la anterior entrada veíamos cómo a nuestro Pueblo le llegaba la hora de las clases de educación para adultos. Cómo el paso de carruajes deterioraba la plazuela de Ereaga. Y cómo en los carnavales, la banda municipal se preparaba para salir de estudiantina por el pueblo, para obtener algunos recursos que sirvieran para aliviar sus gastos. En esta veremos como se premiaba a los niños de las escuelas municipales y como algunos filántropos de Algorta creaban un hospital cerca de San Ignacio.

Y los premios para los niños y niñas de las escuelas municipales aparecían en nuestro municipio de la mano de nuestros ediles: “...«se compraron diversos objetos por un valor de 129 pesetas, a fin de que sean premiados los niños de ambos sexos, de las cuatro escuelas públicas que sostiene este Ayuntamiento»...” También era premiadas las niñas pobres de la Fundación Andrés Cortina y Piñaga, aunque no parece que las 50 pesetas que se dedicaron a dicha fundación agradaron a los responsables de la misma, ya que protestaron ante el Ayuntamiento !Probablemente por considerar que de alguna forma, al separar los premios del resto de las escuelas se les estaba discriminando!.

El estado de los caminos de nueva construcción preocupaba a nuestros ediles en diciembre de 1879. Por ello procedieron a prohibir el tránsito por el camino peatonal de Ereaga de: “...«todo ganado vacuno, caballar, asnal y de cerda»...”Pero no era la única sujeta a prohibición, ya que también se prohibía: “…«el paso de todos los carros y carretillas , aunque fueran de mano, por las aceras de la calle San Nicolás»...”

En diciembre de 1879 D. Francisco Ciriaco de Menchaca, profesor de arquitectura, firmaba un escrito referido a la Escuela de Náutica del Puerto Viejo de Algorta, en el que se decía: “...«Habiendo acordado la Ilustre Corporación Municipal de la Anteiglesia de Guecho, el habilitar y poner el Edificio de la Escuela de Náutica de su jurisdicción de modo que pueda, con la decencia necesaria hacer los estudios de Pilotaje para la dirección de buques en la mar»...” En ella se guardaba, en un lugar prominente, en un armario, los instrumentos de Pilotaje.

El 18 de diciembre de ese año, los mozos del municipio que habían servido en las milicias Liberales, se veían compensados: “...«el Ayuntamiento quedó enterado de las disposiciones superiores, que aparecen insertadas en el Boletín Oficial del día 13, sobre la exención que rige sobre mozos quintos y marinos, de los hijos de los que con las armas defendieron, en la última guerra civil, los intereses del Rey legitimo de la Nación»…”


Terminaba el año 1879 con noticias sobre la beneficencia, la cual ayudaba a los más pobres, a través de algunos de esos filántropos como D. Francisca de Abaroa, que abrió a sus expensas un hospital frente al actual Ayuntamiento, cuyas llaves entregaron sus testamentarios D. Mariano de Arana y D. Luciano de Alday al Consistorio el 24 de diciembre de 1878. Cuando nuestro pueblo contaba con los siguientes habitantes por barrio:

Getxo (Andra Mari) contaba con 780 habitantes.

Algorta contaba con 1564 habitantes.

Las Arenas tan solo tenía 157 habitantes.

Empezaba 1880 con noticias de prohibiciones, ahora eran las tabernas y sus horarios de cierre las llamadas a penalización: “...«Teniendo en cuenta algunas quejas obtenidas a consecuencia de la deshora en que cierran por la noche las tabernas y casas de bebidas de esta Anteiglesia, y considerando los males y disgustos que pueden producir…, este Ayuntamiento acuerda se publiquen y coloquen en sitios acostumbrados los bandos ordenando queden desiertas de toda gente extraña a la familia que ocupan todas las tabernas y casas de bebidas de esta jurisdicción a las nueve de la noche»...” Las penalizaciones más fuertes recaían sobre los dueños de las casas de bebidas, que eran multados con 5 pesetas, a los usuarios se les multaba con 1 peseta.


En Algorta algunas obras finalizaban su construcción: La rampa y paredón del Puerto de Algorta el 19 de enero de 1880, habían sido realizadas por D. Gregorio de Bengoa. Así como las de la calle de San Nicolás y su caño, que ejecutó D. Teodoro Uztueta; obras que se realizaron frente a la casa Bartoloena, frente a Jardingana, que habían consistido entre otras cosas en la colocación de unas verjas para protección del caño. También finalizaban las obras de construcción de la fuente de la campa de Santa María, cuyo artífice fue D. Ignacio Echeandía; obra por al que hubo que indemnizar con 8 pesetas de maíz al inquilino de la heredad D. José Antonio de Cortina. Y finalmente las de la fuente de Sarri, cuya obra fue realizada por D. Sebastián de Aguirremota.

Las obras del tranvía ya empezaban a avanzar hacia Algorta desde el lugar desierto que entonces era la Avanzada (el triángulo). El Ayuntamiento aprobaba el trazado del tranvía hasta la Plaza de Santucu (Alango), el 19 de enero de 1880. Los trazados fueron presentados por el ingeniero D. Laureano Gómez Santa María.

La venta de carnes frescas, que al parecer en verano incomodaban a los vecinos de Algorta, fue uno de los temas que tuvo que abordar el consistorio, ya que un vecino D. Ángel Barcena, solicitaba la venta de las mismas en una caseta de madera que iba a colocar en Mantequena (una tejavana situada en la entonces calle Carreras al Castillo, actual Erementariena). Era a finales de enero de 1880, y el Ayuntamiento acordaba: “...«conceder permiso solo hasta el 31 de mayo próximo, debiendo desaparecer y dejar aquel lugar como estaba al principio, para evitar que se convierta en un foco de insectos que incomoden y molesten a los vecinos»...”

El 5 de febrero de 1880 el consistorio trataba sobre la solicitud de la Compañía del Tranvía, para llevar la vía del tranvía hasta Amesti, dejando el tema sobre la mesa para tratar ese asunto en una Junta Municipal, que se iba a celebrar el día 7, y a la que iban a asistir la Asamblea de Vocales Asociados. En marzo de 1880 ya se preveía la llegada del tranvía a Algorta.


Y como ya estaban próximos los carnavales, D. Idelfonso Arrola músico mayor de la banda solicitaba: “...«que la banda salga de estudiantina por carnavales para obtener algunos recursos que sirvan para aliviar los gastos sufridos en establecer dicha banda»...” Sin embargo, le era denegado realizar un baile que habían solicitado por carecer de local propio.

De cara al próximo verano el consistorio veía la necesidad, por la afluencia de veraneantes, realizar un muelle que permitiera pasar desde Ereaga hasta el Puerto de Algorta, por lo que encargó un estudio económico al maestro de obras D. Francisco Ciriaco de Menchaca.

El 4 de marzo de 1880 el Ayuntamiento acordaba que se guardara en la Secretaría Municipal un cuaderno o libro titulado “Colección de los informes y documentos más interesantes que constan en las actas del Ayuntamiento Invicta Villa de Bilbao”. En el se recogía el periodo administrativo comprendido entre abril de 1877 y el 30 de junio de 1879 (Bilbao 1877-Librería de la viuda de Delmas, correo 4).

El 18 de marzo de ese mismo año por algunas quejas de vecinos y por otra presentada por los cortadores de Bilbao sobre los inconvenientes que provocaba la celebración de las ferias de ganado de Las Arenas, que se venían celebrando el segundo y cuarto domingo de mes: “...«la celebración a horas impropias de las ferias de ganado, se celebre a horas más propias para poder verificar las compras y ventas...” Por lo que el consistorio decidía: “...teniendo presente las quejas presentadas por algunos vecinos, que desde el próximo abril en adelante, se celebren las ferias de ganado solamente el segundo y cuarto jueves de mes, desde la una de la tarde en adelante»...” Publicaron aquel acuerdo en el Noticiero Bilbaino.


En la próxima entrada veremos cómo con la llegada de la Semana Santa, el Ayuntamiento se preparaba para organizar el desfile de la procesión. Cómo naufragaba en la Galea la lancha del practico de la Cofradía de Algorta D. Eustaquio Encera. Y cómo los veraneantes acudían en tropel a nuestras afamadas playas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario