MEMORIAS DE GETXO

lunes, 21 de septiembre de 2015

LOS TAMARINDOS DE CHURRUCA



Los tamarindos de Churruca, esa especie de árboles, que curiosamente son de origen tropical y que ocupan laderas y parques a lo largo de Getxo, fueron plantados en la plaza de Evaristo Churruca por las manos de unos pequeños escolares durante la celebración de la “Fiesta del Árbol”, en 1929.

Fiesta de vieja tradición, que en muchos lugares del mundo terminó por institucionalizarse como una actividad escolar recibiendo el nombre de “Fiesta del Árbol”. Desde Nebraska, país que instauró la celebración del “Arbor Day” por primera vez un 10 de abril de 1872, pasando por Cincinnati (Ohaio 1882), Irlanda (1904), Noruega (1910) y más cerca, Deusto, en febrero de 1899. Tendrían que pasar 57 años para que una imagen de esa fiesta tuviera lugar en nuestro pueblo de Getxo. Esta tradición se siguió practicando en las primeras décadas del siglo XX.


Fiesta que, como si fuera un remake de cuando Máximo Aguirre empezó a urbanizar la zona de Baños de Mar Bilbainos para fijar las tierras del barrio de Areeta-Las Arenas y llevó a los niños del barrio, en 1929, a celebrar dicha actividad. Eran las cuatro de la tarde de un 7 de marzo cuando se concentraron los alumnos de las escuelas públicas y privadas con sus respectivos maestros en la que luego iba a ser la Plaza de Evaristo Churruca. Celebraban a la vez la Fiesta del Árbol y la de la Mutualidad Escolar (Institución fundada en París en 1881 por un filántropo llamado Cavé). El régimen de mutualidad escolar fue regulado en el Estado por un Real Decreto del 7 de julio de 1911.


En la Fiesta, ligada a la actividad escolar, se solían servir meriendas a los niños participantes, (dicen que la merienda era opípara !seguro que dependía de la zona en la que se celebrara).

Como era preceptivo en la época (Dictadura de Primo Rivera) los alumnos fueron acompañados por autoridades civiles, militares y eclesiásticas. La fiesta fue amenizada por la Banda de Música Municipal de Getxo, que acompañó a un coro mixto de escolares. A los niños se les entregó una libreta de Ahorro Escolar con un sello de 50 céntimos, donación de la “Caja de Ahorros Vizcaina”. Después, un grupo de niños y niñas previamente seleccionados, procedieron a la plantación de cincuenta tamarindos.


En la actualidad y a lo largo de los años, esta fiesta se ha venido celebrando por la comunidad de escolares de Getxo, como la celebrada en el parque de Malakate en 1980, cuyas fotos podemos ver sobre estas líneas.

Hasta aquí un pequeño relato que nos lleva a pensar que quizá gracias a aquellos pequeños, hoy podemos disfrutar de la sombra que nos ofrecen esos casi centenarios árboles, que ornan esta espléndida plaza de Churruca y que podemos ver en la fotografía que acompaña al encabezamiento de esta entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada