MEMORIAS DE GETXO

jueves, 10 de septiembre de 2015

LA ESCUELA DE ARTES Y OFICIOS DE GETXO



Una de las nuevas modalidades de enseñanza que surge en Francia a mediados del siglo XIX y en el estado español a comienzos del XX, fueron las Escuelas de Artes y Oficios. Y es precisamente a comienzos de este siglo cuando tomará cuerpo dicha enseñanza en Getxo.

Pero demos algún paso atrás para ver la segregación que se producía entre hombres y mujeres. Mientras que a lo largo del XVIII y buena parte del XIX, las mujeres no tenían derecho a la educación, reservándoles el papel de trabajadoras domésticas al cuidado de la familia, al considerar que no necesitaban de una enseñanza reglada. Su centro de educación era el hogar, y en algunos casos, pocos, y para personas de alto poder adquisitivo, eran determinadas instituciones las que les preparaban para ser complacientes y sumisas.


En el período comprendido entre 1860 y1930, la tasa de alfabetización de las mujeres tan solo alcanzaba el 13,16%. En 1887 la alfabetización de los hombres era un 25% mayor que en las mujeres. Y a pesar de ser Bizkaia una de las provincias con tasas más altas de alfabetización, no se producirá un salto cualitativo en las mujeres hasta comienzos del siglo XX. En el cuadro inferior podemos ver las fechas de creación de algunas de las Escuelas de Artes y Oficios de Bizkaia.


Los antecedentes de esta escuela en nuestro municipio se remontan a 1900. El Ayuntamiento de Getxo el 21 de julio de 1900 acordaba por unanimidad la creación de la Escuela de Artes y Oficios de Getxo. Para ello, se creó una comisión encargada de estudiar su implantación. Para recabar experiencias ya existentes se dirigió al consistorio de Portugalete, solicitando información de la escuela que ya existía en la villa jarrillera, la cual envió un presupuesto de obras e instalación, el Reglamento y otros documentos como el aviso que iban a poner en la prensa con el anuncio de la apertura de curso.

Tras el estudio de este material elaboraron su propio presupuesto de instalación y establecimiento de una Escuela de Artes y Oficios en Algorta. En el mismo señalaban que los costes de obras ascendían a 1783 pesetas, el presupuesto anual de sostenimiento de la misma (sueldo de profesores, alquiler del local, consumos de agua, luz, alumbrado y limpieza) ascendería a 6040 pesetas. Preveían que la financiación fuera al 50% entre Diputación y Ayuntamiento.

La celeridad con la que se llevó el asunto, hizo que el 6 de agosto de 1900 saliera en la prensa el anuncio para el arriendo de los locales. La contestación también fue rápida ya que el mismo día se recibían dos propuestas, una de Domingo Ochoa (Director del Colegio San Bernardo) y otra de Francisco Elorriaga. Fue este último el elegido. El local estaba situado en la Avenida Basagoiti.




Rápidamente se elaboró el Reglamento de la Escuela de Artes y Oficios de Getxo, en el se decía: “...tiene por objeto facilitar la adquisición de cocimientos necesarios para obtener el título de Maquinista Naval...”. Dicho centro tenía al frente un consejo de dirección compuesto por (Presidente, vicepresidente, secretario-contador, tesorero e inspector de semana), este último tenía como cometido acudir diariamente a la escuela y examinar el progreso de los alumnos. En el apartado referido a la enseñanza se establecían dos clases:

Para los obreros (hombres) con tres niveles:

1º Lectura, escritura, aritmética y geometría, como preparatorias.
2º Aritmética y geometría plana.
3º Geometría del espacio y nociones descriptivas.
4º Física y nociones de mecánica.
5º Dibujo lineal, geométrico, de adorno y de figura.


Para las Mujeres, tan solo eran dos los niveles de enseñanza:

1º Corte de vestidos de hombre y de mujer.

2º Manejo de maquinas de coser.

Quedaba claro, como decía al principio, el rol asignado a cada género en aquel primer Reglamento. Respecto de la rigidez de la época en cuanto a premios y castigos, vasta con ver lo que se indicaba en su capitulo VII (Recompensas y Castigos, ver fotografía inferior). Firmaban el mismo el 23 de septiembre de 1900 el Alcalde D. Juan Bautista Ibarra, el secretario D. José de Abarrategui, los miembros de la Comisión D. Francisco Goicoechea e Higinio Cereceda; otra de las firmas era la del Gobernador D. José Galvan.


Años más tarde volvíamos a tener noticia de dicha escuela, esta vez por la prensa, el 1 de enero de 1930 quedaba abierta la matricula para la asistencia a las clases de las Escuelas de Artes y Oficios. En aquella época detentaba la alcaldía D. Juan L. Prado Mathurin, de la agrupación “Partido Unitario Guecho”. Para entonces la enseñanza constaba de dos secciones, una llamada “Obrera”, en Algorta, y otra “Comercial”, en Las Arenas.

La denominada “Sección Obrera” estaba destinada exclusivamente para los chicos. Las clases se daban en la escuela municipal, constaba de dos cursos, cuyo plan de estudios era:

Curso primero:

Nociones de gramática con aplicación especial a la escritura, ortografía y ejercicios de lectura.
Nociones de aritmética práctica.
Nociones de geografía industrial española. Dibujo lineal.

Curso segundo:

Nociones de geometría práctica.
Nociones de higiene industrial.
Nociones de legislación obrera.
Dibujo lineal.

La segunda de las secciones, la de Las Arenas, denominada “Sección Comercial”, estaba destinada exclusivamente a la enseñanza especial de la mujer. Se daba en las escuelas públicas del mencionado barrio, bajo el siguiente plan de estudios:

Curso primero:

Nociones de gramática con aplicación especial de escritura, ortografía y ejercicios de lectura.
Mecanografía, primer curso.
Inglés, primer curso.

Curso segundo:

Correspondencia comercial y organización de oficinas.
Mecanografía, segundo curso, y taquigrafía.
Segundo curso de inglés.

En aquellas clases se podía ver con claridad el papel que se continuaba asignando a cada genero.


Para aquellos que deseaban inscribirse para la obtención de las enseñanzas, debían de efectuarlo, todos los días laborables, hasta el día 10 de enero inclusive, de nueve a doce de la mañana y de cuatro a seis de la tarde, en las oficinas municipales o en la Conserjería de la Plaza del Mercado de Las Arenas. La certificación de Inscripción era facilitada y canjeada por la de la matrícula una vez comenzadas las clases, previo pago de los derechos que se fijaban, los cuales eran devueltos a la finalización del curso, a todos aquellos alumnos que durante el mismo no hubieran incurrido en un determinado número de faltas de asistencia injustificadas.

Las clases de las escuelas de Artes y Oficios comenzaron su andadura el lunes 13 de enero de 1930 en Algorta y las Arenas. Mientras, el lunes 27 de enero salían a subasta la adjudicación de las obras de urbanización de las calles de Las Mercedes, Urquijo y Paulino de Mendibil del barrio de Las Arenas. El martes 25 de febrero se elegía nuevo alcalde en la persona de Manuel de Eguia e Iturain. Comenzaba marzo con la urbanización de la Vega de Santa Eugenia, en la zona donde iba a instalarse el frontón y la Capilla de los Ángeles. La duración de los alcaldes era corta, ya que el día 24 de marzo entraba el nuevo capitular Pedro de Kareaga.


Y hasta aquí una pequeña reseña sobre aquella Escuela de Artes y Oficios, que a principios del siglo XX continuaba asignado a las mujeres un papel secundario y auxiliar de los hombres, segregando dentro de la escuela a ambos sexos.


1 comentario: